Amabo * Obama

Hace ya dos meses publicaba yo aquí un post sin texto,

Obama – “Yes, we can”

Eran cuatro vídeos de campaña sobre el personaje.

Esta tarde, cuando estaba frente a la tele esperando el momento, mi hija me pidió ver “La Bella y la Bestia”, por supuesto en su versión Disney.

No dejan de ser extraños y mágicos los caprichos del deseo infantil, que encadenan y subordinan, sin saberlo, historias tan diversas, aparentemente, como la proclamación de un emperador moderno y nuevo, y una antigua historia de amor y desamor, de belleza y de fealdad, de magia y realidad, de tristeza y de felicidad.

Luego, ya por la noche, escuché los comentarios, fragmentos del discurso, y ese paseo en coche cerrado, hermético. Por suerte, alcancé a verlos salir del coche y pasear abrazados y sonrientes:


Así que llegada la noche, mientras el mundo, exhausto, descansa de Obamas y obamas, me he puesto a darle vueltas:

de obama a amabo.

Por suerte, después usé el buscador y encontré, no hay nada nuevo bajo el sol, quien ya escribió sobre esto: Carlos Cabanillas, desde su bitácora, nos regaló hace cuatro meses su Amabo Obama, repleto de referencias clásicas.

No me atreveré, pues, a añadir nada acerca de palíndromos, conjugaciones y versos de Virgilio, pero sí podré, de nuevo en madrugada, pensar, soñar:

en conjugar amor en tiempo de futuro,
en cambiar la O de odio por la A de amor,
que los cuentos antiguos pueden ser posibles,
que la maldición puede ser vencida por amor,
y que belleza y la bondad están en nuestro interior.

Amabo Obama,
quizás esta noche, en mil lugares del mundo,
en mil acentos y lenguas, entonen conmigo esta frase:
Obama, amabo te, cure filium meum.

Anuncios
Published in: on 21 enero 2009 at 1:03 am  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://discentia.wordpress.com/2009/01/21/amabo-obama/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentarios

  1. Einstein decía: “Si quieres que tu hijo sea sabio, cuéntale historias y si quieres que sea más sabio todavía, cuéntale más
    historias. Cuéntales a los niños historias cada día, cuentos y más
    cuentos de hadas”.

    Tu hija, Pedro, parece que va por el camino de la sabiduría al elegir un cuento de hadas en lugar de la coronación de un nuevo emperador.

    No sé si esta nueva promesa negra conseguirá hacer nuestros sueños realidad. Confío en que cuando llegue su inspiración, nos encuentre trabajando (Picasso dixit) a todos por ese otro mundo posible.

    Sin lugar a dudas, tus post son diferente, Pedro. Gracias.

    Un abrazo

  2. Siempre creativo y sorprendente, tú, no Obama, conste.

    Ojalá, la ilusión que a much@s nos ha contagiado Obama se vaya haciendo realidad en los próximos años.

    Un abrazo, Montse.

  3. Se me están quedando sin respuesta muchos de los amables comentarios a este blog, así que pido disculpas y os agradezco las palabras, Cheli y Montse.

    Me alegro de acertar de vez en cuando aunque sólo fuese para leeros aquí de vez en cuando.

    Lo bueno que tiene Obama es que empezando donde empieza, desde abajo, es difícil que no mejore algo. Así lo espero.

  4. Hola, Pedro. Es lindo leerte. Nace una chispa de color, donde predominaban los grises! 😉
    K


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: