CULPABLE

Hoy, según Facebook, soy un presunto violador (de la propiedad intelectual).
Mi delito: ilustrar un año de Internet en el Aula con la canción de Jorge Drexler “La Infidelidad en la Era Informática”. El juicio y la sentencia han sido rápidos, sin defensa: retirada del vídeo y aviso pertinente. Ahora debo demostrar que podía usar esa canción. He escrito a Jorge Drexler en su web. Por el mismo motivo, por otro vídeo, lo he hecho en la web de Chambao. No espero gran cosa.
Vivimos tiempos extraños. Leyes y tribunales que encierran la cultura bajo un canon. Nuevas inquisiciones y policías tecnológicas. Permisos para compartir imágenes. Todo tiene un precio. Sustituimos redes abiertas por redes comerciales y capadas. Bajo la amenaza de no sé qué herejías, delitos y protecciones “intelectuales” se orquestan campañas y leyes que suprimen libertades, que silencian conocimientos. Viva lo privado, abajo lo público. Ya no veremos niños en las pantallas, sólo burkas y máscaras. Todos somos culpables hasta que no demostremos lo contrario.
Culpables de dejarnos arrebatar libertad, conocimiento y comunidad.
No, no me siento feliz hoy, no.

Anuncios
Published in: on 12 marzo 2009 at 11:37 pm  Comments (7)  

The URI to TrackBack this entry is: https://discentia.wordpress.com/2009/03/12/culpable-2/trackback/

RSS feed for comments on this post.

7 comentarios

  1. Me ha gustado este post, Pedro. Comparto tu indignación. Sin embargo creo que el poder de la red es enorme. Algo podemos hacer. Con respecto a Facebook, qué piuedo decirte ,a Chelucana le censuraron un video sobre la lactancia materna …por pornografía. Increíble la falsa moralina de los señores/as propietarios de esta red.

  2. Pedro, siento lo ocurrido.
    Si te parece usar una mia, adelante.
    No creo que en la SGAE vayan a tomar en consideración la recaudación de un pobrecito autor de los de la tabla hacia el final, y si se preocupan ¡por fin me habrán hecho caso!
    Puedes contactar conmigo, ya sabes donde.
    Un abrazo
    Chema Lara

  3. Una aclaración: este post nació como un comentario al estupendo “Usad Internet como os de la gana” de Aníbal de la Torre.

    Esperando por su publicación, decidí copiarlo en mi blog.

    Gracias Manuel, y gracias Chema por tu ofrecimiento. Me temo, como te dije en Twitter, que Facebook no me dejaría igualmente publicarlo por estar “sometido” a derechos.

    Yo no soy el perjudicado. Puedo poner el vídeo en mi ordenador y emocionarme viéndolo con la música de fondo que yo quiera y cuando yo quiera. Los perjudicados/as son quienes podían verlo, compartirlo o recordar y sentir lo mismo.

    Se penaliza el uso, pero no el abuso. Se criminaliza por adelantado. Se impide la libre difusión de la cultura con criterios exclusivamente recaudadores y monetarios. Lo privado frente a lo público. El público, el consumidor, frente a la comunidad.

    Algo habrá que hacer, digo yo.

    De momento, me sumerjo en los mares de CC (no confundir con el partido Coalición Canaria, que gobierna por aquí :-D) y las Creative Commons.

  4. Pues a mí en Facebook me cuelgan cualquier día, porque nunca tengo en cuenta eso de los derechos protegidos, no comparto nada públicamente, sólo con mis amigos, y lo que trato es que todos podamos disfrutar de lo que considero “cultura”: cuadros, música, textos.
    El día que los de FB me tiren de las orejas, borro todo el material que tenga ahí (aunque imagino que una cosa es que yo lo borre de mi página y otra cosa es que quede borrado físicamente) y los mando a paseo.
    Vale, los derechos de un autor están claros: yo no puedo comerciar con su obra, pero por qué no poder disfrutarla, compartirla, comentarla, fomentarla?. Si es que encima son idiotas!.
    Una cosa es el dinero que procede de la explotación de una obra, obviamente para el autor. Y otra es el derecho a la cultura, a observarla, disfrutarla y compartirla. Espero que algún día (aunque no sé cómo ni cuándo) a esa mafia de la SGAE y similares alguien los ponga en su sitio.
    Todo mi apoyo Pedro.

  5. Pues yo no subo contenidos míos a facebook. Lo uso exactamente como un patio de vecinos, saludom, intercambio regalos chachi y me voy. Para seguir a la gente que me interes a uso twitter o los googlereader- En fin, me parece que facebook es una trampa para atrapar nuestros datos, concoer nuestras relaciones, distribuir publicidad no deseada… Y lo peor que no sé si puedo darme de baja.
    Siento lo ocurrido y me siento perjudicada por ello. Es indignante.

  6. pedro, no eres culpable de nada, si preguntas por qué? y más aún, en dónde? y para quién?, las respuestas son suficientemente inválidas 😉
    sitios habrá para compartir, digo yo, como siempre ha sido, entre amigos…
    jo con la difusión de la cultura!!
    viva el “open knowledge” 😉 (“open your mind” diría yo a esta gentuza ;-))

  7. Pedro, tené cuidado, cuando vayan amigos a tu casa, no pongas música. Yo por las dudas contribuyo mensualmente con mi pago a SADAIC (el ente que acá recauda derechos de autor) porque imaginá que pongo música fuerte, y escuchan los vecinos, ah, no, no quiero cometer ningún delito. Además, vivo con mi esposo y mi hijo… si compro un cd, ¿cómo hago para que ellos no lo escuchen? Ah, y prestarle un libro a alguien… no, no presto, no voy a violar los derechos de autor.

    Es que somos consumidores, Pedro, eso es lo que nos define. Hace tiempo que dejamos de ser ciudadanos.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: