Mi primera lección de dibujo

A veces conviene volver a las raíces.
A veces conviene repetirse.
A veces conviene recordar.

Recordar cómo mi madre me enseñó a dibujar árboles. Era yo muy pequeño. Es una lección que nunca olvidaré: sentados los dos en un banco, una libreta, unos lápices.

– “Fíjate, Pedro, ¿ves ese árbol?”
– “Sí, mamá, es muy grande.”
– “Vamos a dibujarlo, Pedro. Pero no te fijes en el árbol. Fíjate en una sola hoja. Síguela con la mirada. ¿la ves?”
– “Sí, mamá.”
– “Dibújala. Y sigue con la que está a su lado. Una hoja cada vez…”

Seguí dibujando un buen rato, sin ver el árbol, sólo una hoja cada vez…
Cuando le mostré el dibujo a mi madre y me volví a mirarlo, tenía delante de mí el mejor dibujo de árbol que había hecho jamás, pero sobre todo, había aprendido una lección que aún no he olvidado: había viajado por unos minutos a un mundo de hojas, brisas, luces, formas y colores que nunca me ha abandonado.

Anuncios
Published in: on 28 mayo 2009 at 12:48 am  Comments (7)  

The URI to TrackBack this entry is: https://discentia.wordpress.com/2009/05/28/mi-primera-leccion-de-dibujo-2/trackback/

RSS feed for comments on this post.

7 comentarios

  1. Quien siente su profesión así, no tiene más remedio que ser un maestro como la copa de un pino.
    🙂

  2. Hermosa historia Pedro y ¡qué gran maestra! así no es de extrañar que un tal Pedro sea una persona con una gran sensibilidad y unos ojos capaces de mirar más allá, siempre más allá, buscando una Ítaca en cada cosa, en cada gesto, en cada palabra:
    Més lluny, heu d’anar més lluny
    dels arbres caiguts
    que ara us empresonen,
    i quan els haureu guanyat
    tingueu ben present no aturar-vos.
    ¿Verdad que no necesitas traducción?

  3. Maravilloso Pedro. Leí una vez que un maestro decía a sus alumnos: no empolléis, tan sólo dejaros llevar por la pasión; sólo eso merecerá la pena.
    Está claro cuál es la tuya. Maestro.

  4. Hermosísima historia. Palabras impregnadas de ternura y cariño, una lección de un maestro del dibujo y de la vida. Cuánto se aprende contigo, Pedro, y qué valioso. Muchísimas gracias de todo corazón a tu madre por sus enseñanzas y a ti por compartirlas. Tu dibujo es genial. ¡Qué sensibilidad! Un fuerte abrazo.

    P.D.: Conforme iba leyendo el post me iba imaginando el excelente vídeo que se podría hacer con él.

  5. ¡vaya post más cojonudo!(con perdón)

  6. Hola PedroEs la primera vez que me atrevo a dejarte un comentario en tu blog . Me ha emocionado este post . Si eres capaz de escribir un post como este no me extraña nada que seas capaz de transmitir emociones como las que expresas con palallbras o por medio de tus dibujos.Enhorabuena , Pedro , sigue siéndo como eresUn cariñoso saludo

  7. Gracias, María José, y así aprovecho para agradecer también a los otros amigos que han comentado el post.Lo cierto es que aprender a expresar emociones es un aprendizaje para toda la vida, y no siempre soy ni he sido capaz. Pero cuando uno consigue recordar la infancia, y en eso los hijos y los niños ayudan muchísimo, resulta más fácil hacerlo.Gracias.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: