Mi primera lección de dibujo

A veces conviene volver a las raíces.
A veces conviene repetirse.
A veces conviene recordar.

Recordar cómo mi madre me enseñó a dibujar árboles. Era yo muy pequeño. Es una lección que nunca olvidaré: sentados los dos en un banco, una libreta, unos lápices.

– “Fíjate, Pedro, ¿ves ese árbol?”
– “Sí, mamá, es muy grande.”
– “Vamos a dibujarlo, Pedro. Pero no te fijes en el árbol. Fíjate en una sola hoja. Síguela con la mirada. ¿la ves?”
– “Sí, mamá.”
– “Dibújala. Y sigue con la que está a su lado. Una hoja cada vez…”

Seguí dibujando un buen rato, sin ver el árbol, sólo una hoja cada vez…
Cuando le mostré el dibujo a mi madre y me volví a mirarlo, tenía delante de mí el mejor dibujo de árbol que había hecho jamás, pero sobre todo, había aprendido una lección que aún no he olvidado: había viajado por unos minutos a un mundo de hojas, brisas, luces, formas y colores que nunca me ha abandonado.

Anuncios
Published in: on 28 mayo 2009 at 12:48 am  Comments (5)  

The URI to TrackBack this entry is: https://discentia.wordpress.com/2009/05/28/mi-primera-leccion-de-dibujo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentarios

  1. Quien siente su profesión así, no tiene más remedio que ser un maestro como la copa de un pino.
    🙂

  2. Hermosa historia Pedro y ¡qué gran maestra! así no es de extrañar que un tal Pedro sea una persona con una gran sensibilidad y unos ojos capaces de mirar más allá, siempre más allá, buscando una Ítaca en cada cosa, en cada gesto, en cada palabra:
    Més lluny, heu d’anar més lluny
    dels arbres caiguts
    que ara us empresonen,
    i quan els haureu guanyat
    tingueu ben present no aturar-vos.
    ¿Verdad que no necesitas traducción?

  3. Maravilloso Pedro. Leí una vez que un maestro decía a sus alumnos: no empolléis, tan sólo dejaros llevar por la pasión; sólo eso merecerá la pena.
    Está claro cuál es la tuya. Maestro.

  4. Hermosísima historia. Palabras impregnadas de ternura y cariño, una lección de un maestro del dibujo y de la vida. Cuánto se aprende contigo, Pedro, y qué valioso. Muchísimas gracias de todo corazón a tu madre por sus enseñanzas y a ti por compartirlas. Tu dibujo es genial. ¡Qué sensibilidad! Un fuerte abrazo.

    P.D.: Conforme iba leyendo el post me iba imaginando el excelente vídeo que se podría hacer con él.

  5. ¡vaya post más cojonudo!(con perdón)


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: