"Terminators" y "Titanics" educativos

“… Si estais leyendo esto, sois la Resistencia”
“Llevamos mucho tiempo luchando, y todos hemos perdido mucho, a tantos seres queridos. Pero no estáis solos. Hay reductos de la resistencia por todo el planeta. Estamos al límite. ”
“Se avecina una tormenta en el horizonte. Una epoca de penurias y dolor. 
Se ha ganado esta batalla, pero la guerra contra las máquinas se recrudece. …   
No hay mas destino que el que nos forjamos.”
(Terminator Salvation)

Este es un post en construcción. O quizás, tal como van los tiempos en educación y economía, sería mejor llamarlo en destrucción, o en liquidación.

Pero, aún a medio hacer, no quería perder este título cinematográfico y demoledor.

¿Es la educación pública actual un “Titanic” acosado por “terminators”, por políticas o economías de hielo?

¿Podemos analizar la situación de la educación según las películas de James Cameron?

Ahí lo dejo. Por ahora.
Luego vuelvo a destruir un poco más.

Actualización 1: ante el cartel de arriba, alguien me ha comentado que falta Gabilondo, ministro de Educación. En realidad está, pero dentro del barco, o fuera cuando se hunda, ya que es el actual capitán de este Titanic de la Educación Pública:

El argumento es sencillo: 
Ante la proliferación de barcos educativos, el gobierno decide construir el Titanic de la Educación Pública, un enorme barco repleto de compartimentos, capaz de contener a miles de personas y llevarlos a puerto sin posibilidad de hundirse.
El problema es que es un barco tan grande que enseguida se llena de departamentos, compartimentos, asignaturas, administraciones,autonomías, educaciones primarias, secundarias, profesionales, universitarias y centros de primera clase, de segunda y hasta de tercera. 
Enseguida se producen tensiones, ya que pasar de una sección a otra, de una autonomía a otra, de un ciclo educativo a otro o de un centro a otro supone pasar unas puertas que no son iguales para todos, por lo que el barco se llena de rejas y candados y de normas diferentes según donde se esté. Por otro lado, las sucesivas reformas son costosas y no todas las secciones pueden afrontarlas.
El pasaje, alumnado y profesorado, importan poco en este barco. Se le asigna un departamento u otro, se controla su número y porcentajes, se llevan de un lugar a otro según esté el panorama educativo.
Y el destino, bueno, el destino nadie sabe muy bien adónde va este barco educativo. Siempre hacia delante, dicen. A veces sigue la senda de otros barcos, otras da vueltas, otras se para ante las protestas del pasaje, a veces vuelve atrás a puertos ya pasados…
Y al frente del Titanic se ponen sucesivos capitanes y capitanas, con distintas o a veces nulas experiencias en manejo de barcos educativos de menor calado. El actual, Gabilondo, ha dirigido barcos más pequeños universitarios y propone un pacto para definir el destino del Titanic de la Educación Pública. Acuden de distintas secciones y autonomías, pero no consiguen ponerse de acuerdo.
Mientras tanto, los hielos de la crisis se aproximan al barco y unos personajes, llamados Terminators se asoman entre ellos. Tienen poder y determinación, y prefieren barcos más pequeños, privados y exclusivos para unos pocos y otros normalitos para el resto del público, con pocos tripulantes y mucho pasaje, y que gaste poco… 
Y mientras, el Titanic de la Educación Pública continua navegando hacia los hielos…
(Continuará…)
Anuncios
Published in: on 16 septiembre 2011 at 12:49 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://discentia.wordpress.com/2011/09/16/terminators-y-titanics-educativos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentarios

  1. Te diría que me va gustando cómo lo narras porque está muy bien escrito 🙂 Pero en realidad no me gusta nada, nada… ¡Porque todo lo que cuentas es cierto! Y más, que sin duda irás añadiendo…La duda es: ¿podrá la marinería y parte del pasaje (que es muy bonito que bastante alumnado y familias se estén uniendo) retirar los hielos y empujar a los terminators…? Parece que solo tenemos unas pértigas de madera, debiluchas…Pero, por primera vez, sabemos ponernos de acuerdo, sabemos vernos unos a otros, sabemos empujar. ¿Y yo que todavía guardo ilusión de que se puede?¡Gracias a la gente de Madrid y también a la de Galicia por ser ejemplo! :)))

  2. ¿Sueñan los androides (Terminators de tu relato) con ovejas eléctricas? Pues me temo que el poder les ha convertido en Blade Runners educativos.Quizá, como replicantes, deberíamos preguntarles "¿Nunca han retirado a un humano por error?"Una lástima…


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: