Creer … o crear

Todo lo que tu “opinas” sobre educación artística son creencias 🙂
Con esta frase y esta sonrisa terminaba Jordi Adell una conversación conmigo en la que impliqué también a Manuel Iriarte y a Pitu Martinez, y que comenzó, creo, con mi comentario al post de Miguel Ángel Santos Guerra, “La fagocitosis del innovador”:
“Yo,cuando me jubile (de “A”,naturalmente,si me dejan jubilarme),escribiré post optimistas como este: http://j.mp/q8X8md
Tengo suerte. Suelen responderme a mis discutibles opiniones personas respetables con mayor prestigio y preparación. No puedo citarlas a todas, pero se me ocurren ahora, el mismo Adell, Piscitelli, Aníbal de la Torre, Rosa María Torres, Esperanza Román, Dolors Reig, Araceli Pérez… y muchos y muchas más.
Aunque es fácil que termine por desesperarles y acaben diciéndome, como Jordi: “Vale. Tu cerebro es diferente al del resto del mundo.” 
Puede ser. Lo cierto es que, tras toda una conversación sobre creer, sobre ideas y creencias terminé yo también ironizando con un “¡Cuánto daño ha hecho la educación religiosa, Dios mío!!”
Creer. Creencias.
Me aportaba Jordi la definición de la RAE, que copio aquí:
Creencia. (De creer). 1. f. Firme asentimiento y conformidad con algo. 2. f. Completo crédito que se presta a un hecho o noticia como seguros o ciertos. 3. f. Religión, doctrina. 4. f. ant. Mensaje o embajada. 5. f. ant. salva (‖ prueba que se hacía de la comida y bebida).
Firme asentimiento y conformidad… completo crédito… religión, doctrina…
No consigo ver todo eso, las creencias, asociado a la educación, aunque según parece, es un tema en el que se ha trabajado mucho. Tampoco “creo” que lo que yo “opino” sobre la educación artística u otros conceptos sean “creencias”.
Pero también es posible que mi lenguaje esté configurado según la educación religiosa que recibí en mi infancia, y la palabra “creer” la vea y entienda yo en ese contexto.
Son tiempos de milenarismo, de crisis. 
Ayer vi la intervención de Bill Drayton en Educared sobre “empatía”y qué quieren que les diga, me pareció escuchar a un misionero laico exponiendo su misión: pequeños cambios, creencias, fe, caridad, conformidad, defensa de lo existente, de la historia… Cosas mías.
Lo cierto es que vivo en un estado de incredulidad: en la política, en la economía, en los medios, en la religión, también en la educación. Y parece que no debe ser bueno ni moderno ni aconsejable en estos tiempos. 
Mejor en estos tiempos alojarse en los brazos amorosos de una creencia que me tranquilice y me deje creer en lo que escucho, que me de “esperanzas” en el “cambio”, una “sharía, una fe, seguir a alguien en quien creer y luego dedicarme a “convertir”, “convencer”, “evangelizar”, “vender” educación…


Pues NO: frente a creer, CREAR.

Abandono la idea de escribir otra serie sobre “criticando a los que creen”. Otros han escrito mejor que yo sobre el tema, y en todo caso yo respeto toda creencia, educativa o no, lo que no significa que no aprecie el daño que han hecho y harán las creencias, el firme asentimiento y conformidad, el completo crédito, la religión y la doctrina, religiosa o pedagógica, las sectas, los grupitos, los/as “expertos”, las leyes”crediticias”o de fe, las consignas y contra-consignas, a la educación y que no esté dispuesto a manifestarlo a quien me quiera escuchar, y a llevar las creencias a donde deben estar, a las casas, a las iglesias y a otras instituciones que las asuman, pero no a la educación.
Frente a creer, crear.
Y crear implica para mí actuar, no teorizar. Experimentar, no copiar. Analizar, no asentir. Crear ideas nuevas, discutir antiguas y aplicar las mejores, no repetir mantras ni adaptar decálogos.
Y crear implica espíritu crítico, inconformismo, análisis, disciplina, pero también visión, escucha, colaboración, acción.
Crisis. Crítico. 
De esta crisis se saldrá con imaginación. Curiosamente, con la misma que se está expulsando de los currículos, de las escuelas, de los medios, de la economía y claro, de la política, y no con la fe.
Creer trae gurus, líderes, asentimiento, decálogos, discusiones, enfrentamientos, batallas, blanco o negro.
Crear trae genios, equipos, disensión, imágenes, debates, colaboración, encuentros, y colores, muchos colores.
Y no me resisto, aun cuando mi cerebro sea bastante diferente, a traer aquí otras palabras ajenas, que no hay que creer, sólo leer, pensar… y crear:
“La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.
“Es en la crisis donde nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.”
“En tiempos de crisis la imaginación es más efectiva que el intelecto”.
“La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche.”
“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo.”
Albert Einstein


(Post inspirado por Jordi Adell, agradeciéndole su paciencia, aunque discrepe 😉

Anuncios
Published in: on 26 octubre 2011 at 5:34 am  Comments (5)  

The URI to TrackBack this entry is: https://discentia.wordpress.com/2011/10/26/creer-o-crear/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentarios

  1. Hola Pedro,¿Podrías citar alguna investigación empírica que demuestre que lo que afirmas en tu post son algo más que opiniones, es decir, creencias? :-)Saludos,Jordi.

  2. Me temo que no, Jordi.Ya sabrás que las investigaciones, universitarias o no, y más si son empíricas, basadas en la mera práctica o rutina, obedecen o otros "intereses", siendo más lucrativos y meritorios los relativos a justificar creencias y acatamientos que a promover creaciones y disensos.Es mi opinión. Saludos y bon dia.

  3. Exacto. A todos nos ocurre lo mismo: construimos nuestros conocimientos a lo largo de la vida en función de los que vemos, experimentamos, creamos, leemos,pensamos, etc. Por eso ningún ordenador, hasta que llegue la singularidad al menos, puede realizar nuestro trabajo. La investigación, universitaria o no, es un actividad humana y está sujeta a todas las limitaciones, intereses, bondades y maldades de los seres humanos. Pero entre una investigación bien realizada, metodológicamente correcta, y una creencia muy extendida, yo casi que me quedo con la primera, o al menos, la segunda recibe una marca de "cuidado con esto" en mi cabeza. Si recibe varias más, la descarto e intento reconstruir el sistema con lo que dice la investigación.Interesante debate :-)Saludos.

  4. LOS VALORES SUPREMOS DE LA TRASCENDENCIA HUMANA Y LA SOCIEDAD PERFECTA DEBEN ORIENTAR LOS OBJETIVOS DEL CURRÍCULO ESCOLAR LAICO, A FIN DE ALCANZAR LA SUPRA HUMANIDAD. El cristianismo se inició como un movimiento laico: La paideia griega, tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), utilizando las enseñanzas sapienciales de la filosofía para motivar a los jóvenes a esforzarse en la practica del altruismo, el misticismo y el activismo social, intensos; a efecto de alcanzar la trascendencia humana y la sociedad perfecta. El apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo. Tarea a la que se avocaron: San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría (utilizando el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,) a fin de alcanzar los fines últimos de la paideia griega siguiendo a Cristo. Meta que no se ha logrado debido a que la mitología del Antiguo Testamento y su religión basura judeo cristiana, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores. http://es.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DE-LAS-RAICES-CRISTIANAS-DE-EUROPA-LAICA

  5. JAQUE MATE A LA DOCTRINA JUDAIZANTE DE LA IGLESIA QUE HA CONVERTIDO AL CRISTIANISMO EN RELIGIÓN BASURA Y, LA EDUCACIÓN RELIGIOSA EN POTENTÍSIMA INCUBADORA DE GENERACIONES DE ESTULTOS EN GRAN ESCALA. El análisis racional de los elementos que integran la triada pre-teológica judeo cristiana (la descripción neutra del fenómeno espiritual, su explicación y su aplicación), nos permite criticar objetivamente el profetismo judío y la cristología de San Pablo que fundamentan la doctrina judaizante de la Iglesia; y visualizar: 1) que las directrices de los ancestros de Israel (patriarcas, profetas, reyes y jueces) contenidas en el Antiguo Testamento, son opuestas a las enseñanzas de Cristo, ya que en lugar de promover el amor misericordioso y la hermandad universal, promueven el racismo, el despojo, el sometimiento y/o exterminio de los pueblos no judíos; 2) la omisión capital que cometió Pablo en sus epístolas al mutilar al cristianismo de la doctrina de la trascendencia humana (instruida e ilustrada por Cristo) que se alcanza practicando las virtudes opuestas a nuestros defectos hasta adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos), dándonos acceso a las potencialidades del espíritu a medida que nos vamos desarrollando espiritualmente; 3) la urgente necesidad de formular un cristianismo laico enmarcado en la doctrina y la teoría de la trascendencia humana (sustentada por filósofos y místicos, y su veracidad comprobada por la trascendencia humana de Cristo); a fin de afrontar con éxito las corrientes de la nueva Era y la modernidad, que amenazan con sofocar al cristianismo y la espiritualidad. http://es.scribd.com/doc/73946749/Jaque-Mate-a-La-Doctrina-Judaizante-de-La-Iglesia


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: