Universitarios y universitarias

     Dice el nuevo ministro Wert en su comparecencia que en España hay demasiados universitarios/as.
     Esto lo cuenta y comenta mi amiga María en su blog “Dimes y Diretes. No me he resistido a comentar allí -y animo a que lo hagan- y al terminar he decidido traerlo aquí en forma de post.
     Para quienes no lo sepan aún, mi ignorancia es más amplia que mi sabiduría, y utilizo este blog para aprender escribiendo lo que puedo, y como puedo, sobre aquello que me preocupa e interesa. Así comento en blogs amigos, y así lo escribo aquí:
     Veamos…“Muchos,… pocos…” 
     Lo que tienen los sociólogos como Wert es que todo lo analizan en porcentajes… 
¿mucho aquí, y según qué índices? ¿europeos? ¿y del norte o del sur?
   Lo que hay, sr. Wert, o mejor, lo que NO hay aquí, es Trabajo, sea para universitarios/as o no universitarios/as. Nuestro paro millonario absorbe a ambos/as. 
     Lo que NO hay aquí es un mínimo tejido productivo. Lo que había, poco, pero había, agrícola, minero, industrial y pesquero lo vendieron ustedes y sus antecesores por un plato de lentejas/fondos subvencionados, por unas prejubilaciones acallabocas. Quienes firmaron aquellas prejubilaciones aseguraron quizás su futuro, pero no el de sus hijos/as. No su Trabajo.
     Y a cambio del Trabajo perdido les ofrecieron Educación, primero “obligatorizando” la ESO, luego multiplicando las universidades. Universidades en todos los sitios, titulaciones para todos/as, con una selectividad eternamente absurda y sus viejas carreras, eso sí, con másters y posgrados. 
– ¿Universidades para el trabajo? no, universidades para títulos, para becas infames, para subempleo, para oposiciones. 
– ¿Universidades para desarrollo e investigación? no, universidades baratas, de poco gasto, de tesis kilométricas y teorías del rábano y las hojas. 
– ¿Universidades universales, de proyectos “europeos” o “internacionales”? No, universidades de intercambio de estudiantes, de Congresos inútiles, de viajes a ninguna parte. 
– ¿Universidades de creación de empleo, de riqueza, de patentes? no, universidades de subvenciones, de contratos basura, de compra de tecnología externa. 
     Y mientras, en la calle, para el resto de jóvenes el trabajo, nos decían, y peor, aún nos dicen, es el turismo y la construcción, la venta de propiedades, la especulación, y también, la política. ¿Y nos extrañamos de que hayan tantos/as universitarios/as? Yo me extraño de que hayan tan pocos/as. 
     Miren, para mí existen tres cosas: Cultura, Educación y Trabajo. 
     La Cultura es común, aunque diversa y abierta, y es la que nos permite crear, disfrutar, compartir, ser civilizados, desarrollarnos como ciudadanos. Este país no es aún un país culto
     La Educación, permitiéndonos conocer y valorar esa Cultura común, nos lleva aún más allá, a ser capaces de descubrir y desarrollar nuestras capacidades personales, permitiéndonos desarrollar un Trabajo, ganarnos la vida y enriquecer, en muchos sentidos, a los demás. Este país no es aún un país educado
     El Trabajo nos permite transformar o mejorar nuestro entorno, crear algo nuevo o aportar un valor añadido por el que obtendremos una ganancia justa, para nosotros y para los demás, que nos permita disfrutar de nuestra Cultura y desarrollar nuestra Educación. El Trabajo, el tejido productivo, ha de crearse en función de la Cultura y de la Educación de sus ciudadanos. 
Y este no es aún un país trabajador
     Estos tres factores están para mí relacionados y son los que permiten que un país avance, que sea culto, educado y trabajador. El gobierno, la Universidad también, como un factor más, y los ciudadanos han de saber entender y desarrollar la Cultura, la Educación y el Trabajo
     Si lo conseguimos, y espero que algún día lo hagamos, no habrán muchos universitarios/as, habrán pocos. 
     Como en otros países.
Anuncios
Published in: on 6 febrero 2012 at 4:04 am  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://discentia.wordpress.com/2012/02/06/universitarios-y-universitarias/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentarios

  1. Se puede decir más alto, pero no más claro. En mi Facultad docenas de estudiantes tienen una o dos titulaciones previas. Veterinarios, educadores sociales, periodistas, publicistas que se apuntan al Grado de Maestro. ¿Vocación, necesidad…? Simplemente están en el paro, y nadie va a quedarse en su casa esperando un milagro. Algunos son jóvenes, otros pintan canas, pero todos están ahí deseando que su esfuerzo se vea compensado con un puesto de trabajo, aquel que no pudieron conseguir con lo que inicialmente pensaron que era su vocación. Lamentable, pero real.A.G.

  2. Hablando de estudiantes recuerdo esta frase:" El niño no es una botella que hay que llenar, sino un fuego que es preciso encender…" MontaigneLos universitarios no son botellas que hay que llenar, sino fuegos que es preciso encender. Pero si no les damos madera…trabajo… se van a empezar a consumir. Veo el futuro lleno de humo, muy negro. ¿Qué podemos hacer para evitarlo?


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: