¿Se puede dar clase sin abrir la boca?

Se puede.
Yo hoy lo hice.
La verdad que soy persona de pocas palabras y el dedicarme a la educación me ha obligado a hacer denodados esfuerzos por hablar… y por hacerme entender. 
Pero hoy, a primera hora, decidí no hablar a uno de mis grupo de 3º de ESO, el mismo que el lunes a última hora no me dejó hablar a mí. Pero para ello, tuve que prepararlo antes:

La noche anterior

Primero, ayer por la noche preparé un documento, una prueba con 10 puntos entre ejercicios y preguntas que tenían que completar, y que cabía en medio folio:
Luego, busqué algunas aplicaciones que me permitieran comunicarme sin hablar, utilizando mi iPhone o mi iPad. Tras un vistazo, las que más se adaptaban eran de tres tipos:
1 – Banners: que permiten mostrar un mensaje deslizante palabra a palabra en la pantalla.
2 – Prompter: que, como a los locutores de la tele, permiten ver el texto, y frases deslizándose.
3 – Texto a voz: que permiten leer un texto con voz. Aunque ya el iOs tiene esa opción, en español sólo tiene voz femenina, lo que se prestaba a risas y distracciones en clase.
Así que, buscando y probando aquellas que eran de prueba o gratis elegí estas tres:
1 – Best Bannergratuito, aunque limitado a un sólo mensaje.
2 – i-Prompt Pro – limitado y orientado a usar el iPad con otros accesorios, permite varios mensajes.
3 – Voice Dream – permite bajar una voz masculina y aunque la versión gratuita se interrumpe, sirve.

La clase de hoy

Cuando llegué a clase escribí en la pizarra el mensaje: 
NO voy a hablar hoy – HAGAN SU EXAMEN

Los alumnos y alumnas iban entrando y yo les señalaba la pizarra, y entre asombrados y comentando entre ellos les fui repartiendo una copia del documento y un folio a cada uno.
Cuando preguntaban algo, yo escribía en la pizarra “LEAN”, y seguía callado.
Al rato les mostré el mensaje con Best Banner en el iPad, que miraron sorprendidos.
Luego conecté el iPad con el adaptador al cañón de la clase y proyecté así el mensaje:
Como aún seguían preguntando cosas, decidí usar Voice Dream, conectando unos altavoces al iPad, y se asombraron al oír, leído y en pantalla, el mismo documento que tenían delante. De vez en cuando las frases se paraban y yo tenía que volver a activar la lectura pulsando con el dedo, pero funcionó:
Finalmente, más para probar que por necesidad, usé i-Prompt Pro. El mensaje era más legible y rápido que con Best Banner: 
Algunas aclaraciones puntuales las añadí escribiendo en la pizarra, moviendo las manos o la cabeza  o señalando. 
Y finalmente, recogí los ejercicios, y sin una palabra, me despedí y me marché. 
La clase había transcurrido tranquila y casi silenciosa. 
No como el lunes.
Published in: on 27 noviembre 2013 at 10:23 pm  Comments (3)  

Doce nuevos MicroCuentos en Twitter

Ayer retomé la sana costumbre de escribir MicroCuentos en Twitter. También los publiqué en Facebook.
Los 140 caracteres estimulan la precisión y la brevedad, y el tema, siendo estas noches de ánimas y difuntos, se prestaba a darles un tono oscuro. Acabo de publicar los últimos dos y esta es una nueva docena de relatos o MicroCuentos que sumar a los otros ya publicados aquí:
Oyó golpes. Despertó. Estaba oscuro, húmedo, en una caja. Se abrió y vió otra cara. Gritaron. Alguien encontró sus cuerpos. Muertos. #relato
Nunca había oído a sus perros tan inquietos… 
De repente, silencio. Agarró su fusil,… ya era tarde, sólo vio brillar sus colmillos. #relato
Odiaba los bichos. Dormía entre mosquiteras, todo cerrado. 
Tardaron en encontrarlo, una mosquitera al cuello, comido por insectos. #relato
El”kommandant”revisaba concienzudo cada rincón. No quería errores. 
No oyó la puerta metálica cerrarse, sólo el leve silbido del gas. #relato
De noche, perdido, lloraba. No podía gritar. Sintió una mano tirar de él hacia dentro de un árbol. Encontraron al niño allí, dormido. #relato
Noche. Ella, sentada en su tabla. Algo rozó su pierna. Llegó la gran ola. Surfeó.
En la orilla su tabla mostraba un enorme mordisco. #relato
Retratos de sus antecesores. Pronto estaría el suyo. El ministro oyó un estruendo. La arista de un cuadro se clavó entre sus cejas. #relato
“Una misión fácil”…”sin peligro, Tetis está muerto”…
“¿Y por qué siento ese intenso frío en la nuca?”…”¿Dónde estás,…quién hay ahí?” #relato
Vértigo. Sudaban sus manos. Al fondo, el vacío. Una piedra cayó. 
Cerró los ojos y sintió el aire. Había llegado a la cima. Sonrió. #relato
Miró de reojo. Acarició su arma. Llamó a la puerta. Un fogonazo. 
En el suelo, desangrándose, aún pudo ver sus zapatos, de reojo. #relato
Fantasmas. Dolor. Tiró el lienzo en blanco al suelo. 
Amaneció allí encima, su silueta dibujada con su propia sangre, con sus dedos. #relato
Otra tiza más… risas… el maestro… se giró. Sonrió. La luz se fue. Gritos. 
El alumno colgaba en la pizarra,… su boca… llena de tizas. #relato
Published in: on 2 noviembre 2013 at 2:05 pm  Comments (1)