Romance de los Mossos

27 de mayo de 2011

(No sé si será un homenaje, quizás no lo sea. Este romance está basado, casi todas las palabras son de él, todo el ritmo y la idea, en el “Romance de Guardia Civil española” de Federico García Lorca, publicado en 1928, hace… 83 años).

Sus cascos bien negros son. 
Y sus furgonetas negras. 
En sus chalecos relucen 
manchas de sangre y de cera. 
      *
Tienen, por eso no lloran, 
de plomo las calaveras. 
Con el alma de charol 
vienen por la calle entera. 
      *
Jorobados y nocturnos, 
por donde animan ordenan 
silencios de goma oscura 
y miedos de fina arena. 
      *
Pasan, si quieren pasar, 
y ocultan en la cabeza 
una vaga astronomía 
de pistolas inconcretas.
      *
¡Oh ciudad allí acampada! 
En las esquinas leyendas. 
La luna y la calabaza 
con tus frutas y conservas. 
      *
¡Oh acampada Barcelona! 
¿Quién te vió y no te recuerda? 
Ciudad de paz y de almizcle, 
tiene sus torres de tela.
      *
Cuando llegaba la noche, 
noche que noche nochera, 
acampados en sus tiendas 
forjaban soles y lemas. 
      *
Ciudadanos olvidados, 
llamaban a todas las puertas. 
Cantos de grupos cantaban 
más allá de las fronteras. 
      *
El viento, vuelve desnudo 
la esquina de la sorpresa, 
en la noche platinoche 
noche, que noche nochera.
      *
¡Oh ciudad allí acampada! 

En las esquinas leyendas. 
Apaga tus verdes luces
que los mossos ya te llegan. 
      *
¡Oh acampada Barcelona!  
¿Quién te vió y no te recuerda? 
Dejadla cerca del mar, 

sin peines para sus crenchas.
      *
Avanzan de dos en fondo 
a la ciudad de la fiesta.
Un rumor de bolas negras 
invade sus cartucheras. 
      *
Avanzan de dos en fondo. 
Hacia las torres de tela. 
El cielo, se les antoja, 
una vitrina de espuelas.
      *
La ciudad libre de miedo, 
multiplicaba sus puertas. 
cientos de mossos de escuadra
entran a saco por ellas. 
      *
Los relojes se pararon, 
y el agua de las botellas 
se disfrazó de noviembre 
para no infundir sospechas. 
      *
Un vuelo de gritos largos 
se levantó entre las telas. 
Las porras cortan las brisas 
que los cascos atropellan. 
      *
Por las calles de penumbra 
huyen jóvenes y viejas 
con sus cabellos dormidos 
y paz en sus manos llenas. 
      *
Hoy las calles bloqueadas 
los mossos vuelven siniestras, 
dejando detrás fugaces 
remolinos de dolencias. 
      *
En la Plaza Cataluña 
ciudadanos se congregan. 
algunos, llenos de heridas, 
sus manos levantan plenas. 
      *
Tercos fusiles agudos 
en la mañana resuenan. 
Las gentes curan heridos 
con salivilla de estrella. 
      *
Pero los mossos de escuadra
avanzan sembrando penas, 
donde joven y desnuda 
la imaginación se expresa. 
      *
Jóvenes de la acampada, 
gimen mirando su tienda 
como la rompen y llevan
alegando que es limpieza. 
      *
Otras muchachas corrían 
perseguidas por sus trenzas, 
en un aire donde estallan 
rosas de pelotas negras. 
      *
Cuando desde los tejados 
surgieron gritos de pena, 
la mañana meció hombros 
en largo perfil de piedra.
      *
¡Oh ciudad allí acampada! 
Los mossos por fin se alejan 
por un túnel de silencio 
mientras lágrimas te cercan.
      *
¡Oh, acampada Barcelona! 
¿Quién te vio y no te recuerda? 
Que te busquen en mi frente. 
juego de luces y telas.


No sé si es un homenaje, quizás sea lo contrario.
Pido perdón si lo ven así.
Un 5 de junio como hoy de 1898 nació Federico García Lorca.
En 1928 escribió “Romance de la Guardia Civil española”.
Lo que allí describe me recordó el pasado 27 de mayo en Barcelona.
De la muerte de García Lorca aún no sabemos gran cosa.
Malditos los pueblos que matan a poetas.
Aún más malditos los que olvidan sus palabras.
De hace 83 años.

Nota: si quieren comentar, la manera más cómoda es hacerla como usuario anónimo, poniendo su nombre o no en el comentario. Blogger tiene la mala costumbre de pedirles contraseña de Google y si no, pedirles abrir una cuenta.

Anuncios
Published in: on 5 junio 2011 at 1:44 pm  Dejar un comentario