"La Mar de Arte"

Desde que en 2010 decidir abrir mi blog “Acuarelas y apuntes” para publicar allí mis dibujos y acuarelas, he procurado separar mis trabajos artísticos allí de mis reflexiones discentes y docentes aquí en “Discentia”.
Sin embargo, y puesto que en el catálogo digital de la exposición colectiva “La Mar de Arte” se enlaza a este blog al pulsar mi nombre, me siento “obligado” a copiar aquí el post que escribí en julio sobre esta “aventura”, quedando aún pendiente el relato de cómo terminé llevando en mano las cuatro acuarelas a la Galería Javier Román de Málaga (aunque, aclararé, allí sólo dos se exponen y las otras dos quedan en reserva).
Como la exposición se clausura el próximo 5 de septiembre, queda poco para saber el desenlace. De momento, esto es lo que escribí en julio:
“La Mar de Arte” 
(Escrito el 31 de julio de 2013 en “Acuarelas y apuntes”)








La Mar de Arte, un álbum en Flickr.


El próximo viernes, 2 de agosto, se inaugura en Málaga, en la Galería Javier Román, la exposición “La Mar de Arte”, donde se expondrán cuatro acuarelas mías, “Niños jugando”, “En las olas”, “La Graciosa tras las olas” y “limpiando pescado”.

Mi primera exposición, “Lánzate”, en Teguise, Lanzarote, fue algo familiar: entre mi mujer, mis hijos y yo llevamos las acuarelas, las colgamos en la pared de la pizzería de una amiga, y repartimos información de puerta en puerta. Fue en diciembre de 2011. 


Esta es diferente. Es una colectiva y la galería se puso en contacto conmigo. Lo primero fue preguntarles “¿es a mí?” me dijeron que sí, que habían visto mi obra en Internet y que les había gustado. 
“La Mar de Arte” me gustó como título. Muchas de mis acuarelas y dibujos, pese a ser yo de Jaén, han nacido cerca del mar y en estas islas canarias, como mis hijos. 
La primera acuarela que me vino a la cabeza fue una que ya tenía pintada, “Niños jugando”. Representa a unos niños, entre ellos mis dos hijos, jugando en unos charcos de la Playa de las Canteras:


20130731-222958.jpg 
Lo que vino después fue ponerme a pintar las 3 acuarelas restantes, eligiendo la cercanía del mar como referencia. 

Cómo llegaron las cuatro acuarelas a Málaga, pasando por Barcelona, Valencia y Granada, es otra historia que espero saber contar más adelante. 

El viernes se inaugurará esta exposición colectiva. Yo no podré estar. Es una galería pequeña, pero muy digna, cerca del Teatro Cervantes de Málaga. Quizás alguno de mis dos hermanos que viven allí pueda acercarse y contarme cómo vio mis acuarelas allí expuestas. No sé si gustarán ni si se venderán. 

Aún así, sin saberlo aún, creo que esta pequeña aventura y reto ha merecido la pena.

Published in: on 30 agosto 2013 at 2:37 am  Dejar un comentario  

Cuaderno de Viaje

Ahí lo ven. Ese es mi pequeño cuaderno de viaje. Dibujos y acuarelas. Momentos vividos y evocados.
Este post bien podría estar en mi otro blog, “Acuarelas y Apuntes”, y seguramente lo estará, aunque de otra manera, pero está aquí en Discentia porque este cuaderno de viaje es para mí también de aprendizaje.
Me escribía hace un rato Lourdes Barroso, tras ver este cuaderno, “…Los artistas percibís el mundo de otra manera y vuestra obra nos permite al resto disfrutarlo…”

“…si llego a serlo… te diría que lo percibimos parecido, pero nos paramos, miramos e intentamos capturar esa visión.” le respondí.
Percibir, aprender, expresar. 
Dibujar, pintar, es eso para mí: repetir ese aprendizaje infantil de mirar, tocar, coger y lanzar.
Hoy en día viajamos con la cámara, con el móvil. Es nuestro ojo. Volvemos de viaje con cientos de fotografías, pero apenas nos hemos parado, apenas hemos tocado o cogido, apenas podemos lanzar más que alguna frase hecha y cientos de imágenes planas.
Este verano he aprendido. Me he parado, con mi libreta. He mirado. He pasado minutos mirando, decidiendo qué quiero agarrar, con qué color pintarlo, equivocándome, acertando, divirtiéndome, lanzando mis dibujos, compartiéndolos, viviendo.
Aprendiendo.

>2010: Desván de "inutilidades"

>

“Inutilidades” llamo yo a todas esas pequeñas cosas a las que dedico mi tiempo, y que aparentemente no sirven para nada, que no figurarán en ningún curriculum, ni cobraré nunca por ellas,
Son todas esas pequeñas tareas que asumo o acepto, que me invento, que pruebo y que comparto con quien quiera aceptarlas, recibiendo, que no es poco, agradecimiento, ánimo y dosis de afecto, aunque mucho haya de ser a distancia.
En este post reúno para mí, quizás para esos días en que me digo que no hago nada, que no sirvo para nada y que pierdo mi tiempo, un bazar de imágenes y proyectos que tienen un valor, quizás no medible en horas, en dinero o en méritos, pero un valor par mí… sentimental, y artístico.
Y como en un desván están, medio desvanecidas por el tiempo. Y no me pidan ni orden, ni razones, ni justificaciones, ni clasificaciones. Todas estas “inutilidades”, y otras que no aparecen aquí, forman parte de mis tiempos “perdidos”, unas fueron más afortunadas, otras más discretas, unas divertidas, otras melancólicas, unas difíciles, otras de una sencillez pasmosa. Aquí dejaré una muestra:
Hace un año, escribí un post, “Potachovizad@s”, que es el reflejo de una de mis máximas “inutilidades”, más de 500 (no me hagan contarlos) avatares de distintas personas, coloreados, adornadas con gafas y portátiles. Aún tengo peticiones de personas (discúlpenme) que no he podido “potachovizar”. Hoy no sé si seré capaz de continuar. 
En Febrero, cuando se empezaba a hablar de la ley Sinde, y ante el cierre de una cuenta de Twitter, escribí otro post: INTERNET… ¿AMORDAZADA? con otra pequeña inutilidad, un gif animado que me llevó mi tiempo elaborar… e insertar:
Ese mes también elaboré mi primer video técnico y lo posteé en “4 Lápices capacitivos para iPhone, iPod (¿e iPad?)”





Published in: on 29 enero 2011 at 3:39 am  Comments (27)  

>Concurso de Pintura al aire libre “Mar de Velas”

>

Nota previa: este post es copia de otro que he escrito en mi blog “Acuarelas y Apuntes”. Lo traigo a Discentia porque es también una historia de aprendizaje.

mardevelas
Hace dos semanas, como ya conté en otro blog,”Acuarelas y apuntes“, me presenté a un concurso de pintura al aire libre en Las Palmas de Gran Canaria.

El pasado sábado participé  en Las Palmas de Gran Canaria en otro concurso de pintura al aire libre, “Mar de Velas”.

La temática y el entorno era el del muelle deportivo, ya que coincide con el 25 aniversario de la regata trasatlántica ARC, que une las islas de Gran Canaria y la caribeña de Santa Lucía, lo que le da un aspecto festivo, colorista y concurrido al muelle deportivo de Las Palmas de Gran Canaria.

Muelle 2009El año pasado me presenté también. Mi cuadro, “Muelle Deportivo” fue seleccionado y expuesto, pero al final no se llevó premio alguno.
Y este año, como en el concurso de Mesa y López, decidí hacerlo en acuarela. Me presenté temprano, y estuve sacando algunas fotos:

Muelle 1
Vista del Muelle Deportivo

amanecer
Amanecer en el muelle
Desde temprano, había ganas de pintar. Se inscribieron un centenar de pintores y pintoras. Y ya habían algunos preparando lienzos y esperando a sellar…

Sellado
Sellando lienzos
El día amaneció nuboso, apagado y cambiante. Me situé al extremo del muelle, donde estaban atracados muchos veleros de la regata:

Muelle 2
Muelle Deportivo, el tema principal
El tema me gustaba, pero la luz no era como imaginé. El sol se asomaba entre nubes densas, incluso comenzó a llover un poco. Mal día para acuarelas. Esperé. Intenté incluso algún dibujo…

Apunte
Apunte inicial

Hacía frío. Decidí caminar y visitar… bueno… imaginen… ya saben…

En el paseo vi caballetes por todas partes. Refugiados del día desapacible, muchos habían escogido pintar bajo techo. Me resultó extraño ver tanto pintor “al aire libre” pintando en “interior”.
Pintando bajo techo
Pintando bajo techo

Pintando en la terraza
Pintando en la terraza
Pintando en el club
Pintando en el club

Pintando bajo toldo
Pintando bajo toldo
Pintando en la calle
Pintando en la calle

Me gustaron los cuadros que vi.

Incluso estuve tentado a abandonar.

No tenía nada pintado, era media mañana y llovía finamente.

Salí a la calle. Aún quedaban algunos valientes pintando.

Decidí intentarlo.

El problema de haber sacado tantas fotos con el móvil es que enseguida me quedé sin batería, y las fotos se han hecho un auxiliar “casi” imprescindible para mi pintura: detalles, encuadres, colores los obtengo de las fotos, aunque el resultado final dependa de mi mano y del capricho del agua y los colores.

Volví al punto de partida cargado con el caballete, el papel sin pintar y mi mochila de pintura. Miré los barcos. Había pensado en un tema sencillo, pero aquello me pedía pintarlo.

Y empecé, el dibujo, el barco cercano, los mástiles, el muelle lejano, la ciudad, el cielo… y el barquito con la vela roja. Lo había visto la tarde anterior. Lo recordaba. No es fácil ver un barco con la vela roja. Pensé que era un buen mensaje. Contaba una historia. Al menos para mí.

Y luego vino pintar el cielo gris y azul, como dos cortinas dejando escapar el sol, el reflejo amarillo, el verde de las aguas, los reflejos, los mástiles y las banderitas multicolores. Pasaron las horas, casi sin darme cuenta. Llegaron mi mujer y mis hijos. Les gustó lo que vieron. Me animé. Un nuevo paseo y los toques finales.

No había cámara. ni móvil. Tampoco había Twitter para contarlo. Llegó el momento de presentar y exponer el resultado en plena calle. Las horas de espera. La gente pasando. La acuarela, pequeña y luminosa entre lienzos enormes y empastados. La gente se paraba. el jurado también, con sus carpetas, miraba mi obra.

Para calmar mis nervios, pinté una pequeña acuarela:
Exposición al aire libre
“Mar de velas”. Exposición al aire libre. 13 noviembre 2010

Finalmente, con el iPod, mi mujer pudo rodar un vídeo, del que pude extraer una imagen de mi acuarela, “Vela Roja”:

Vela Roja
“Vela Roja”. Acuarela. 13 noviembre 2010. 50×70 cm.
La acuarela ya no la tengo.

Cuando, finalmente, solo, mi familia ya se había marchado, dijeron los números de los 22 cuadros seleccionados, mi cuadro, el 48, estaba entre ellos.

El viernes 19, a las 20:00 horas, siempre más o menos, dirán si recibe alguno de los premios. Si es así, estaré doblemente alegre.

Y no sólo porque será expuesto igualmente, sino porque, de alguna manera, ya he ganado: he pintado, he expresado, he aprendido.

En la exposición de Turner que visité en el Prado aprendí de él, no a pintar, que para eso necesitaré años, pero sí a observar, expresar y competir, primero contra mí mismo y luego contra los elementos, aprendiendo siempre algo nuevo.

En ello estoy.
Published in: on 16 noviembre 2010 at 2:54 am  Comments (3)