El País de los Estudiantes

Una vez más este año se convoca El País de los Estudiantes.
El plazo de inscripción finaliza el 27 de febrero.
Yo participé el curso pasado. Antes lo hice en 2005 y 2006.
Para quien no lo conozca, el objetivo es crear un periódico escolar con distintas secciones y elementos, imágenes, multimedia… usando el ordenador a través de una plataforma creada para ello. Lo que ven aquí es la portada de nuestra revista del concurso del año pasado:
Ahora estoy pensando en participar… y no me queda mucho. Hasta el 27 de febrero.
Para quien no lo sepa, soy profesor de dibujo, y cuando les planteo a mis alumnos elaborar un periódico me miran con cara rara… pero bueno, mal que bien he conseguido terminar tres periódicos, y no es fácil.
El concurso del año pasado me dejó un sabor agridulce, y no es porque no ganásemos.
Pero me dicen que mi visión es la del vaso vacío, y debe ser, así que he preferido preguntar a mis alumnos del año pasado, y estos son fragmentos de lo que me escribieron:
“Ventajas: trabajo en equipo, aprendimos a buscar información, a utilizar programas informáticos, aprendimos cosas, temas medioambientales, políticos, nos dimos cuenta de las diferentes opiniones y que todas son relevantes, lo desinformados que estábamos…”
“Desventajas: perdimos clases de una materia fundamental como Dibujo Técnico, no todos los compañeros mostraron el mismo interés, no hubo tiempo suficiente…”
“… fue una tarea gratificante ya que pude expresar mi opinión sobre diversos temas de mi agrado… tuve bastante libertad de expresión y creo que eso me permitió influir en la conciencia de los pocos que me leyeron… parecerá poca cosa pero para novatos en el mundo del periodismo como nosotros significa mucho.”

“…podríamos haberlo hecho mejor, aunque siempre estuvo en nuestra contra la falta de tiempo y quizás de interés de algunos. En otras circinstancias que tuvierámos más colaboración de otros profesores o nos impartiesen menos deberes habríamos tenido un mejor rendimiento para trabajar el periódico.”
“…Ha sido una experiencia más, a pesar de de no haber ganado el concurso, hemos ganado fluidez a la hora de trabajar en equipo, al comunicarnos y al habler entre todos lo que íbamos a hacer… jugar con el periodismo ha sido divertido, aunque un poco complicado.”
” La experiencia fue fundamentalmente constructiva, desde el punto de vista de la expresión, el trabajo en equipo, la síntesis de información…”
“… me gustó la oportunidad de “meternos en el papel” de algún modo de un periodista, siendo así conscientes del trabajo y esfuerzo que supone publicar, redactar una simple noticia, pero se tenía que haber organizado o planteado de mejor forma la actividad.”
“Cabe mencionar el hecho poco acertado por parte de “El País” de premiar en repetidas ocasiones, incluso en años consecutivos, al mismo IES, dejando así sin oportunidad a otros “novatos” que no están al tanto de la dinámica del concurso.”

Poco puedo – ni debo – añadir yo mucho más a lo anterior, porque precisamente es lo que ellos escriben lo importante de este concurso: darse cuenta, trabajar en equipo, ser críticos, compartir información.
Sí que creo que, por desgracia, en este y otros concursos, la “brecha digital” existente entre centros educativos de diferentes niveles socioeconómicos y académicos se acentúa aún más. Y la colaboración entre profesorado también es vital, y va más allá de pasarse un texto para incluirlo o no. Se trata de motivar, animar, participar, colaborar…
Dicho todo eso, aunque sólo sea porque pasado casi un año mis alumnos aún lo recuerdan como algo especial, porque se trata de HACER, de aprender haciendo, SÍ, creo que una vez más, y van cuatro, este curso participaré en el País de los Estudiantes.
Ojalá pudiera conseguir que mis compañeros y mis alumnos de este curso lo viesen igual.
Y para terminar, en homenaje a lo que fuimos capaces de HACER el curso pasado, inserto aquí la revista que hicimos, en dos plataformas, Slideshare y Scribd, y si no se pueden ver, cosas de Blogger, espero que sí, al menos parecerán sus enlaces:
Revista “El Pais de los Estudiantes” 2013 – IES El Rincón from Pedro Villarrubia

Revista El País de los Estudiantes 2013 – IES El Rincón by pvillarrubia

//www.scribd.com/embeds/208268646/content?start_page=1&view_mode=scroll&access_key=key-fn8vhj14b3cs80shm8f&show_recommendations=true

Published in: on 21 febrero 2014 at 1:26 am  Comments (1)  

La pancarta del Día de la Paz

Ahí está… la pancarta que mañana llevaremos a la manifestación del Día Escolar por la paz y la No Violencia.

Muchas manos, muchas horas, muchas ganas hicieron falta…

Parece fácil dar seis clases al día allí con la pancarta al fondo de la clase, sobre unas mesas… durante… una semana…

Parece fácil bajarles los carteles a Tecnología para ponerles palos para llevarlos mañana con la pancarta… y volverlos a subir para pegarles otros carteles por detrás… y retocarlos.

Parece fácil irnos mañana para la calle Triana con 4 cursos de tercero de la ESO y recorrerla hasta San Telmo entre miradas de la gente para leer un manifiesto… y volvernos después…

Parece fácil pensar, como me dijo un alumno, si no es una hipocresía hacer esto una vez al año mientras callamos el resto del año… que es como pensar si todo esto merece la pena…

Y veo la pancarta y pienso… sí… sí que merece la pena, aunque sólo sea por preguntarnos esto… aunque sólo sea por comprobar que un trapo blanco puede cambiarse con colores e ideas… que aún podemos salir con él a la calle, aunque quizás mañana alguna mujer me pregunte otra vez, como el año pasado, qué hacemos nosotros allí, como si fuese fácil…

Pero mañana… bueno… ya hoy… ya se verá…

Saludos.

¿Se puede dar clase sin abrir la boca?

Se puede.
Yo hoy lo hice.
La verdad que soy persona de pocas palabras y el dedicarme a la educación me ha obligado a hacer denodados esfuerzos por hablar… y por hacerme entender. 
Pero hoy, a primera hora, decidí no hablar a uno de mis grupo de 3º de ESO, el mismo que el lunes a última hora no me dejó hablar a mí. Pero para ello, tuve que prepararlo antes:

La noche anterior

Primero, ayer por la noche preparé un documento, una prueba con 10 puntos entre ejercicios y preguntas que tenían que completar, y que cabía en medio folio:
Luego, busqué algunas aplicaciones que me permitieran comunicarme sin hablar, utilizando mi iPhone o mi iPad. Tras un vistazo, las que más se adaptaban eran de tres tipos:
1 – Banners: que permiten mostrar un mensaje deslizante palabra a palabra en la pantalla.
2 – Prompter: que, como a los locutores de la tele, permiten ver el texto, y frases deslizándose.
3 – Texto a voz: que permiten leer un texto con voz. Aunque ya el iOs tiene esa opción, en español sólo tiene voz femenina, lo que se prestaba a risas y distracciones en clase.
Así que, buscando y probando aquellas que eran de prueba o gratis elegí estas tres:
1 – Best Bannergratuito, aunque limitado a un sólo mensaje.
2 – i-Prompt Pro – limitado y orientado a usar el iPad con otros accesorios, permite varios mensajes.
3 – Voice Dream – permite bajar una voz masculina y aunque la versión gratuita se interrumpe, sirve.

La clase de hoy

Cuando llegué a clase escribí en la pizarra el mensaje: 
NO voy a hablar hoy – HAGAN SU EXAMEN

Los alumnos y alumnas iban entrando y yo les señalaba la pizarra, y entre asombrados y comentando entre ellos les fui repartiendo una copia del documento y un folio a cada uno.
Cuando preguntaban algo, yo escribía en la pizarra “LEAN”, y seguía callado.
Al rato les mostré el mensaje con Best Banner en el iPad, que miraron sorprendidos.
Luego conecté el iPad con el adaptador al cañón de la clase y proyecté así el mensaje:
Como aún seguían preguntando cosas, decidí usar Voice Dream, conectando unos altavoces al iPad, y se asombraron al oír, leído y en pantalla, el mismo documento que tenían delante. De vez en cuando las frases se paraban y yo tenía que volver a activar la lectura pulsando con el dedo, pero funcionó:
Finalmente, más para probar que por necesidad, usé i-Prompt Pro. El mensaje era más legible y rápido que con Best Banner: 
Algunas aclaraciones puntuales las añadí escribiendo en la pizarra, moviendo las manos o la cabeza  o señalando. 
Y finalmente, recogí los ejercicios, y sin una palabra, me despedí y me marché. 
La clase había transcurrido tranquila y casi silenciosa. 
No como el lunes.
Published in: on 27 noviembre 2013 at 10:23 pm  Comments (3)  

Liquidación por cierre: Educación como ganadería

Una vez escribí que yo veía la educación más como una agri-Cultura o jardinería, donde a cada planta (alumno) debías dar lo que necesitaba y pedía, partiendo del terreno (familiar o social) en que vivía, y no como una Gana-dería. 
Sin embargo, por desgracia, lo cierto es que la Educación es cada vez más una cuestión de ganado y de ganancias, de masificación y matadero, que de diversidad y cultura. 
Lo hemos creado poco a poco, sin darnos cuenta, pero aquí lo que tenemos -y tendremos- es una educación alienante e inútil creada para unos exámenes estúpidos e inútiles. 
Ayer tuve que escucharlo por enésima vez: los resultados en la PAU como el gran valor educativo de un centro. 
Y durante muchos años, ayer fue la última ocasión, he tenido que soportar las amargas quejas del profesorado de “comunes” (lengua, historia, matemáticas, inglés) -generalmente de Bachillerato- sobre el gran número de sus alumnos y el agravio con otras materias -optativas- que tienen, tenemos, menos alumnado. 
Y he callado. 
Quizás por respeto, quizás por cansancio, quizás por desprecio, pero en este mi blog en liquidación hoy ya no quiero callar. 
No he sido yo quien ha creado este sistema de optatividad y exámenes inútiles. Cuando empecé a dar clase -dibujo técnico en FP – mis clases estaban llenas de alumnos y yo circulaba entre las mesas enseñando y corrigiendo errores gráficos.
Sucesivas reformas hubo después: primero quitaron el dibujo de la FP, luego agruparon al profesorado de Dibujo Técnico y Artístico, luego hicieron optativas las materias que impartíamos, luego les pareció poco y las hicieron discontinuas, en el futuro parece que las harán… innecesarias. 
Pero aún teníamos alumnado que quería -necesitaba- asistir a nuestras asignaturas, y entonces crearon las “necesidades docentes”: la Plástica y Dibujo Técnico son asignaturas caras y raras, requieren  profesorado, espacios y práctica, algo de lo que carecen nuestros centros, es mejor un aula “normal” para todo.
Pero es que además, miren por dónde, las asignaturas “comunes” (lengua, historia, matemáticas, inglés…) no obtenían resultados. Los alumnos podían aprender a crear y a dibujar, pero no sabían ni escribir, ni memorizar, ni hacer cálculos sencillo, menos aún entender o hablar en inglés. 
Así que había que, estamos en España, “premiar” la incompetencia: a peores resultados, más horas y más profesorado y más horas inútiles de gramática, polinomios, Shakespeare o reyes godos.
Pero al parecer eso tampoco era suficiente y crearon las competencias. Ahora los otros profesores deberían supervisar, y evaluar, la competencia lingúistica y matemática. Ellos no supervisarían la artística, claro, eso era mucho.
Y para el inglés, qué mejor que crear las secciones “bilingües”, ese sistema que permite seleccionar al “mejor” alumnado dentro de un centro público y segregarlo del resto.
Pero además había que fomentar lo más fácil, el Bachillerato de Humanidades. Porque el Bachillerato técnico, científico o el de Artes, qué difíciles, pues cuanto menos, mejor. Para eso ya están Alemania o Francia. Y la FP, mejor dejarla para el alumnado peor, o el que no pueda hacer Bachillerato, de Humanidades claro, y la FP teórica, si puede ser, porque es más barata. Y de prácticas, mano de obra barata y dócil para las empresas .
Y el resto de materias de Bachilleraro, pues a la suerte, según le de al inspector/a ese año, o a la Directiva, ya saben, “las necesidades docentes” que dicen… 
Un ejemplo, real: yo, este año, yo, profesor de dibujo, asumí llevar la revista del instituto. Pedí a diversos departamentos “comunes” que me facilitaran artículos de sus alumnos, escritos, análisis, textos en inglés, lo que quisieran. No me llegó nada, o casi nada: cuatro líneas, algún comentario. Demasiados exámenes, demasiados “problemas”, demasiada gramática, demasiada teoría… demasiada PAU, pero poca práctica y menos creatividad. 
Otro ejemplo, real: este año, yo, profesor de Dibujo, asumí participar en el concurso El País de los Estudiantes. Ese concurso requiere el uso de ordenadores. Difícil. Y la colaboración de otros departamentos. Al final tuve que descartar 3º de ESO y completar el periódico digital… con mis alumnos de Dibujo Técnico.
Así que yo, con esos pocos alumnos de Bachillerato a los que les dejaron “escoger”, qué gran mentira, Dibujo Técnico, con los alumnos de la ESO que escogieron, qué gran mentira, Plástica, intenté que creasen, que dibujasen, que practicasen, que se expresasen, incluso que llegasen a entender gráficamente.. 
Pero mis mejores alumnas y alumnos, muy pocos, los de Bachillerato científico, a los que intenté este curso enseñar Dibujo Técnico, tras dos años sin dibujar, cosas de la optatividad, desde 3º de la ESO, y que sueñan con hacer Arquitectura o Ingeniería, el curso que viene les denegarán que yo les enseñe Dibujo Técnico, “por necesidades docentes”. 
Y si se “empeñan”, tendrán que hacerlo por las tardes, o a distancia, fuera de horario, “por necesidades docentes”. Y mientras, yo, en el centro, si no hay horas de la ESO, por “necesidades docentes”, haré guardias de pasillo. 
Pero eso sí, las aulas del Bachillerato de Humanidades estarán llenas a reventar de ese alumnado que “optó” por lo fácil, por la teoría, por los exámenes de memoria, por las gramáticas, por las listas de problemas-tipo repetidos, por el alumnado pasivo y por la mínima práctica. 
Y otra vez, el próximo curso, tendré que escuchar a otro docente sus quejas sobre sus esfuerzos con “tanto” alumnado, frente a otras materias… 
Y yo… bueno, yo no sé si callaré entonces como callé ayer.

Quizás no, quizás no lo haga, me levante y le diga: 
“Tranquilo, poco a poco serán tu materia y otras tres las que quedarán, y el alumnado entrará en ellas como ganado, al que le daréis sus dosis justas de cara al examen, alumnado que no será capaz ni de crear, ni de expresarse, ni de razonar la inutilidad de la formación que le diréis, ellos han “escogido”, preparado para esas “pruebas de PAU” que les llevarán directamente al matadero educativo de la Universidad o FP de pago, listos y dóciles para hacer lo que les quieran decir”. 
Y quizás también añada: 
“No me cuentes nada sobre la calidad de tu alumnado y las pruebas de PAU. Ayer asistí a la orla de fin de curso. Y me basta con ver y oir.” 
 Saludos
Published in: on 29 junio 2013 at 11:11 am  Comments (1)