De Vuelta con el Cuaderno

No suelo mezclar los post en este blog “Discentia”, mi blog de aprendizaje, y “Acuarelas y apuntes”, mi blog artístico.
Sin embargo, en esta ocasión ambos ámbitos se mezclan. He regresado hace unos días de Zaragoza, donde acudí a un curso sobre “Arquitectura en Cuaderno”, y, pese a llevar toda mi vida dibujando, me he sentido más aprendiz que nunca, y esa sensación, entre curiosa, admirada, humilde, y frustrante a la vez, hacía tiempo que no la sentía.
Los últimos años había asistido a otros eventos educativos, o de TIC, donde la gente siempre es increíble y lo más importante de ellos, pero no sé si las máquinas, o esa soberbia que te da el pulsar una tecla y que algo aparezca, o esa frase ingeniosa que colocas en una pantalla, me hacían creer ser un sabio y no un aprendiz, eventos donde el tiempo se te pasaba buscando, y no encontrando, hablando o escuchando, pero raramente observando, asombrándote, haciendo, creando.
Algo tiene el dibujo y el arte que nos devuelve a lo más primario e infantil, que nos agranda ojos y orejas, y nos hace admirarnos una y otra vez. Lo mucho o lo poco se queda ahí, en un papel, a nuestra vista y a la de los demás. Quizás por ello comienza el Arte a estar ausente de nuestros aprendizajes. Somos nuevos dioses a los que hoy los dedos o las teclas nos permiten acariciar mil y una sabidurías ocultas a los demás, almacenarlas y procesarlas, aunque raramente hagamos algo por aprender de ellas, ni por cambiar nuestro entorno, ni por cambiarnos a nosotros mismos.
Y es por todo eso que creo oportuno traer aquí el post humilde y asombrado que he publicado en “Acuarelas y Apuntes”: “De Vuelta con el cuaderno”:

Anuncios
Published in: on 7 julio 2012 at 10:38 pm  Dejar un comentario  

>Sobre escribir… o no escribir… esa es la cuestión.

>

Llevo un fin de semana pensando en escribir… o no escribir.
Y es que mis últimos escritos salen negros y amargos, como el café.
He pensado esperarme.
O quizás dejarlo. Esto de escribir no es lo mío. Escribo aquí para aprender.
He pensado en qué dirá quien me lea, otra vez, negro y amargo. (Lo que piense, aunque importante, si no lo escribe, no me hará tanto daño).  He pensado en eso que llaman hoy “mis seguidores… y seguidoras” (¿seguirme? ¡si no voy a ninguna parte!…). He pensado en si me harán agrios comentarios, o peor aún, si se callarán. 
Silencio.
He pensado también en quienes he conocido en estos años, en qué opinarán sobre ello y en qué afectará a esos lazos de amistad, más o menos firmes, que he establecido en este tiempo. He pensado también si callarán.
Silencio.
He pensado en dedicarme a otras labores: dibujar, pintar, leer, escuchar música, ver tele, ordenar pdfs, diseñar pruebas de evaluación, leer todo lo que sale en Twitter, probar esas 20 o 30 herramientas maravillosas que cambiarán mi forma de enseñar…
Hasta he pensado en ser “bueno”,”optimista”, “positivo”,… y callar.
Silencio.
Pero siento que no puedo.
Escribir…
O no escribir…
Y es que hay silencios propios y ajenos que son clamorosos.
Published in: on 8 mayo 2011 at 7:42 pm  Comments (4)  

>2010: Desván de "inutilidades"

>

“Inutilidades” llamo yo a todas esas pequeñas cosas a las que dedico mi tiempo, y que aparentemente no sirven para nada, que no figurarán en ningún curriculum, ni cobraré nunca por ellas,
Son todas esas pequeñas tareas que asumo o acepto, que me invento, que pruebo y que comparto con quien quiera aceptarlas, recibiendo, que no es poco, agradecimiento, ánimo y dosis de afecto, aunque mucho haya de ser a distancia.
En este post reúno para mí, quizás para esos días en que me digo que no hago nada, que no sirvo para nada y que pierdo mi tiempo, un bazar de imágenes y proyectos que tienen un valor, quizás no medible en horas, en dinero o en méritos, pero un valor par mí… sentimental, y artístico.
Y como en un desván están, medio desvanecidas por el tiempo. Y no me pidan ni orden, ni razones, ni justificaciones, ni clasificaciones. Todas estas “inutilidades”, y otras que no aparecen aquí, forman parte de mis tiempos “perdidos”, unas fueron más afortunadas, otras más discretas, unas divertidas, otras melancólicas, unas difíciles, otras de una sencillez pasmosa. Aquí dejaré una muestra:
Hace un año, escribí un post, “Potachovizad@s”, que es el reflejo de una de mis máximas “inutilidades”, más de 500 (no me hagan contarlos) avatares de distintas personas, coloreados, adornadas con gafas y portátiles. Aún tengo peticiones de personas (discúlpenme) que no he podido “potachovizar”. Hoy no sé si seré capaz de continuar. 
En Febrero, cuando se empezaba a hablar de la ley Sinde, y ante el cierre de una cuenta de Twitter, escribí otro post: INTERNET… ¿AMORDAZADA? con otra pequeña inutilidad, un gif animado que me llevó mi tiempo elaborar… e insertar:
Ese mes también elaboré mi primer video técnico y lo posteé en “4 Lápices capacitivos para iPhone, iPod (¿e iPad?)”





Published in: on 29 enero 2011 at 3:39 am  Comments (27)  

Astenia veraniega

Lo bueno de tener un blog es que llevas un registro de tu actividad, o falta de ella.
Andaba preocupado por mi falta de productividad en junio, y repasando mi “historial” descubro que el año pasado sólo escribí un post en junio y otro en julio. 😉
No, no soy especialmente productivo. Mis entradas han pasado de 94 en 2008 a 43 en 2009, y este año sólo llevo (con esta) 25.
Parte de la causa está en Twitter. 21787 “tuits” de 140 caracteres son muchos. Posiblemente más de 10000 tuits ajenos marcados como favoritos, unos leídos y otros por leer, también.
De hecho, en muchos de mis post ya aparecen (véanse estos tres últimos) lo que he escrito, o leído, ya en Twitter.
Y es que mucho de lo que encuentro ya escrito, o lo que yo mismo escribo o enlazo, parece que sacia mis ganas de escribirlo o desarrollarlo más. También, tener más de 2000 lectores potenciales, de los que en algunos casos recibo respuesta inmediata, parece que obliga a una mayor urgencia.
Otro aspecto en lo que también flaqueo es en la lectura de blogs. Mi lector de RSS, casi abandonado, al que doy vistazos rápidos, aumenta sus post no leídos cada día. Me cuesta centrarme en su lectura. Sí que acudo, aunque no con gran concentración, cuando en Twitter se indica un enlace o se abre un debate.

Supongo que, sin saberlo, siempre he sido más de “microblogging”. Incluso, antes de usarlo, mis post (salvo excepciones) querían ser breves y visuales.

El otro día (en Twitter) escribí
“desde el 8 de junio sin postear y padezco borrachera bloguera: dudo escribir sobre exaltación de la amistad,imágenes dobles o autocompasión.”

Les dejo. He de escribir otro otros tres post. Maldita astenia.
Published in: on 27 junio 2010 at 1:08 pm  Comments (4)