IBERIA Fly-by-night

(En mi diccionario de inglés, “fly-by-night” se traduce por:
1 adj informal, de poca confianza, nada confiable.
2. n persona informal, casquivano, persona nada confiable.)


Esta es la historia de un vuelo de tarde que terminó nocturno.
El relato de un vuelo de dos horas y media que llegaron a dieciséis.
O de tres horas de espera ante un mostrador… de información.
De trescientas personas hacinadas en el aeropuerto de Granada.

De un vuelo con mujer e hijos en el que terminé viajando sólo.
De un viaje de cinco horas en autobús, intentando dormir.
De un aeropuerto vacío, modernísimo, caro e inútil,
donde llegas y nadie te explica… nada.

Pero luego caminas, y miras, y ves otras tristes historias:


Y sigues, y buscas un vuelo que te lleve a casa.
Y a las cuatro y media de la madrugada,
con tu tarjeta de embarque en la mano,
suplicas entrar en un avión del que nadie te avisó.

Y entras, y miras al cielo, y sonríes, y te sientas.
cierras los ojos, y de nuevo intentas dormir,
y piensas en aquellas personas que quedaron allí,
con sus propias historias, con sus propios amores.
Y el avión despega, dejando atrás ese día de pesadilla.


Al salir el sol estás de nuevo en tu cálida y húmeda isla canaria.
Te acercas a reclamar al mostrador y dicen que tu vuelo no aparece.
Tan sólo ha sido un sueño, piensas, y miras, y pisas fuerte el suelo.
Y te despides con “¡buenos días, mejor que ayer, qué pesadilla!”.

Y caminas hacia la salida, hacia la mañana húmeda.
Te sientas en la guagua con destino a tu casa, y piensas:
“¿Cuantos años se repetirán estas historias?
¿Cuánta gente sufrirá esta vez?”
mientras repasas las horas, mientras miras el mar.


Y cuando llegas a casa, aún dudas si tu llave abrirá esa puerta,
si encontrarás a tus hijos dormidos, si podrás al fin dormir,
si al despertar habrás olvidado tu propio
Iberia fly-by-night,
si los miles de pasajeros que quedaron allí, esperarán, como tú,
hasta la próxima vez, hasta la próxima huelga,
y si ésta, como mi vuelo, parecerá que nunca existió.

Published in: on 12 enero 2009 at 2:28 am  Comments (6)  

IBERIA Fly-by-night

(En mi diccionario de inglés, “fly-by-night” se traduce por:
1 adj informal, de poca confianza, nada confiable.
2. n persona informal, casquivano, persona nada confiable.)


Esta es la historia de un vuelo de tarde que terminó nocturno.
El relato de un vuelo de dos horas y media que llegaron a dieciséis.
O de tres horas de espera ante un mostrador… de información.
De trescientas personas hacinadas en el aeropuerto de Granada.

De un vuelo con mujer e hijos en el que terminé viajando sólo.
De un viaje de cinco horas en autobús, intentando dormir.
De un aeropuerto vacío, modernísimo, caro e inútil,
donde llegas y nadie te explica… nada.

Pero luego caminas, y miras, y ves otras tristes historias:


Y sigues, y buscas un vuelo que te lleve a casa.
Y a las cuatro y media de la madrugada,
con tu tarjeta de embarque en la mano,
suplicas entrar en un avión del que nadie te avisó.

Y entras, y miras al cielo, y sonríes, y te sientas.
cierras los ojos, y de nuevo intentas dormir,
y piensas en aquellas personas que quedaron allí,
con sus propias historias, con sus propios amores.
Y el avión despega, dejando atrás ese día de pesadilla.


Al salir el sol estás de nuevo en tu cálida y húmeda isla canaria.
Te acercas a reclamar al mostrador y dicen que tu vuelo no aparece.
Tan sólo ha sido un sueño, piensas, y miras, y pisas fuerte el suelo.
Y te despides con “¡buenos días, mejor que ayer, qué pesadilla!”.

Y caminas hacia la salida, hacia la mañana húmeda.
Te sientas en la guagua con destino a tu casa, y piensas:
“¿Cuantos años se repetirán estas historias?
¿Cuánta gente sufrirá esta vez?”
mientras repasas las horas, mientras miras el mar.


Y cuando llegas a casa, aún dudas si tu llave abrirá esa puerta,
si encontrarás a tus hijos dormidos, si podrás al fin dormir,
si al despertar habrás olvidado tu propio
Iberia fly-by-night,
si los miles de pasajeros que quedaron allí, esperarán, como tú,
hasta la próxima vez, hasta la próxima huelga,
y si ésta, como mi vuelo, parecerá que nunca existió.

Published in: on 12 enero 2009 at 2:28 am  Comments (6)  

Vuelvo… a Gran Canaria

No, no vuelvo a Granáa, que este verano, por primera vez en muchos años, no visité.

Pero me intento curar algo la melancolía con este vídeo en blanco y negro (y algo estrecho en su visualización) de hace casi 40 años (1969):

He vuelto en cambio, eso sí, a Gran Canaria, a la en estos días apenada isla, he vuelto a mi casa, en un barco desde Lanzarote, donde pasamos este mes de agosto, alejados un poco de todo, descansando, caminando, leyendo…

No me pidan pues mucho más todavía, que, como esa gaviota, me encuentro aún flotando por encima de las olas.

Saludos.

Published in: on 1 septiembre 2008 at 2:23 pm  Comments (4)  

Vuelvo… a Gran Canaria

No, no vuelvo a Granáa, que este verano, por primera vez en muchos años, no visité.

Pero me intento curar algo la melancolía con este vídeo en blanco y negro (y algo estrecho en su visualización) de hace casi 40 años (1969):

He vuelto en cambio, eso sí, a Gran Canaria, a la en estos días apenada isla, he vuelto a mi casa, en un barco desde Lanzarote, donde pasamos este mes de agosto, alejados un poco de todo, descansando, caminando, leyendo…

No me pidan pues mucho más todavía, que, como esa gaviota, me encuentro aún flotando por encima de las olas.

Saludos.

Published in: on 1 septiembre 2008 at 2:23 pm  Comments (4)