El Día de la Marmota (25 años / 2 )


“El día de la Marmota” es una película de 1993 que aquí se llamó “Atrapado en el tiempo”, con esa sutileza que caracteriza a nuestros distribuidores, quizás porque aquí pocos sabemos lo que es una marmota.
Como toda buena película, ésta puede tener diversas lecturas: cómica, romántica, crítica y hasta metafísica. La trama, para quien no la conozca es alguien que se ve condenado a repetir el mismo día una y otra vez… hasta que consigue cambiar.
En estos días en que reflexiono, o lo intento, sobre mis 25 años como profesor, y quizás también por ser en estas frías fechas cuando transcurre la película, me ha venido a la cabeza, dándole mi propia lectura… educativa.
Y es que tiene esto del trabajo docente mucho de estar atrapado en el tiempo, del reloj que repite las horas, los días, los centros, las aulas, de cursos, recursos y discursos repetidos,… y sí, también alumnos que repiten.
Pasan los años, los cursos, las legislaturas, y parece que todo vuelve a comenzar cada mañana, cada curso, que nada se aprendió de lo de ayer, que te vuelven a repetir y a repetirte.
Cambian alumnos, compañeros, centros, leyes y gobiernos, lo que antes eran diapositivas ahora son cañones (de luz), a las fotocopias les sustituyeron los pdfs y a la televisión y el video Youtube, pero básicamente todo se repite.
Y hay algo que no cambia: la progresiva disminución del tiempo, valoración y esfuerzo dedicado a las Artes y la Cultura en nuestra educación. 
Desde que aprobé las oposiciones de Dibujo de FP, hace ya 25 años, ha habido una continua disminución de horas… y de compañeros. He trabajado en departamentos de Dibujo de hasta 5 profesores y hoy en día raro es encontrar algún profesor/a de dibujo que no trabaje solo/a en su centro, como esa rara especie en extinción, que se mantiene … como algo anecdótico.
Estos días, en un nuevo día de la marmota, como ya lo hicimos estos años cada vez que una ley nos cambiaba las reglas y las horas, hoy los pocos profesores que aún quedamos de disciplinas artísticas, Música, Dibujo, nos movilizamos para pedir que con esta nueva/vieja ley LOMCE no desaparezcan, aún más, horas de enseñanzas artísticas, primero en Primaria y luego en Secundaria.
Pero me temo lo peor, porque ¿qué se puede esperar en un país donde sus maestros reciben una preparación artística más que discutible, donde no existe especialidad de maestro en artes plásticas, y lo que es más grave, a pocos le importa que sea así?. Si el maestro/a apenas aprecia el arte o lo ve como algo molesto innecesario o repetitivo, ¿qué formación artística podemos esperar?
Así que hay algo que no se repite: cada curso mis alumnos/as de 1ºESO llegan a clase cada vez más sin conocer los colores, los materiales, sin ilusión por crear, sin saber usar un pincel, sin usar el lápiz más que para arrojarlo a sus compañeros, sin bloc de dibujo, casi sin ideas ni originalidad, y lo que es peor: sin autoestima.
No es extraño pues, que en los trabajos artísticos de mis alumnos de ESO constate curso tras curso como bajan su calidad, técnica, originalidad y autoexigencia.
Pero es que al año siguiente, en 2ºESO no darán Plástica, darán Música, que seguramente odiarán tras no haberla dado en 1º, … y en 3º y 4º… quién sabe ya lo que darán.
Lo he repetido muchas veces, aquí en el blog, a quien me ha querido escuchar, el disparate de estos currículos de horas menguantes y el desprecio constante por la creación, por el Arte y la Cultura en la educación. Un pueblo sin Cultura es un pueblo aún más pobre.
Pero me canso.
Me canso de repetir una y otra vez que las materias artísticas requieren un proceso (incubación, preparación, ejecución y crítica) que necesita tiempo y que incita a crear, actuar, estimarse.
Porque cada día, cada curso, cada ley, cada maestro y hasta cada alumno me repetirán lo mismo: esto no es importante, no es necesario, no es imprescindible.
El día de la marmota.
Otra vez.
Así que estos días, cuando me miro al espejo, en que me he dejado barba, tengo que asegurarme que al menos algo sí ha cambiado: YO
Published in: on 8 febrero 2015 at 9:47 pm  Comments (1)  

25 años

25 años no es nada… menos de la mitad de mi vida.
Hace 25 años, el 7 de julio de 1989 dice en el dibujo, estaba yo dibujando con mi bolígrafo negro el patio del Instituto Mesa y López de Las Palmas de Gran Canaria.
Me presentaba a mis primeras – y únicas- oposiciones a profesor de Dibujo de Formación Profesional, estaba esperando a aquello que llamaban “encerrona”, y mientras mis compañeros de promoción paseaban o mataban sus nervios como podían, yo… dibujaba.
Mucho pasó desde entonces. Nunca antes de entonces había pensado en dar clases. Aprobé a la primera y sin experiencia y quedé el primero en los ejercicios de aquella oposición. Luego, en el concurso, los puntos por la experiencia docente de otro compañero me relegaron a una digna segunda posición. 
Lo que pasó desde entonces, 25 años, no sé resumirlo en un solo post, pero sí quiero contarlo, así que, como he hecho otras veces, iré contando esta historia personal en partes.
Espero tener memoria, pericia y constancia, y a ustedes les pido… paciencia. Saludos
Published in: on 21 septiembre 2014 at 5:15 pm  Comments (2)  

Liquidación por cierre: "La Golondrina"

Cuando se cierra un blog, le vienen al autor pequeñas historias que estaban almacenadas u olvidadas, que nunca publicó, quizás por estar viejas o descoloridas, o fuera de lugar, quizás porque sólo interesaban al autor, que las guardó pensando compartirlas en otro momento, o que las publicó en algún otro lugar menos… serio, o menos importante. 
Por eso ahora yo, como autor de este blog, las pongo en mi escaparate con el letrero “Liquidación por cierre”. Esta es una de esas historias:

“La golondrina”

Hace unos días Lola, Lola Prieto publicó unas fotos de su ventana, donde habían anidado unas golondrinas.
Aquellas fotos me recordaron una triste historia de niño: 
Veraneábamos entonces en los Villares, en Jaén, una casa o balneario con piscina. 
Tendría yo unos 7 u 8 años, y, por un eczema en la rodilla, no podía bañarme, mientras mis hermanos entraban y salían del agua como niños que eran. 
Al caer la tarde me entretenía viendo como polillas e insectos daban vueltas alrededor de una farola, mientras las golondrinas a toda velocidad las capturaban. El vuelo vertiginoso y los giros de las golondrinas me tenían asombrado y entretenido. 
Una tarde aparecieron por allí unos niños del pueblo, más mayores. En sus bolsillos, tirachinas. Apuntaban a las golondrinas compitiendo a ver quién era capaz de derribarlas. Mi corazón se encogía viendo pasar las piedras rozando a aquellas aves prodigiosas. 
No recuerdo ahora si fue esa misma tarde o se repitió otras más. Lo que sí sé es que finalmente una golondrina cayó, con su pecho ensangrentado y sus alas yertas. 
 Me acerqué. Nunca había visto una golondrina tan de cerca. Ni tan quieta. 
Entré en la casa llorando, recuerda mi madre aún hoy que no había manera de calmarme, mientras les contaba como podía lo que había visto. Intentaron convencerme de que no habían sido aquellos niños, que había muerto sin más, un accidente quizás, pero yo no lo aceptaba. Yo sabía lo que había pasado.
Pedí a mi madre una caja. Al salir, los otros niños ya se habían ido. Puse la golondrina en aquella caja, esperando que aquel pájaro se moviese de nuevo, que se escapase, pero no fue así. 
Entré de nuevo en la casa con la caja. No recuerdo que pasó después. 
Creo que no volví a mirar aquella farola ese verano.
Aquel día aprendí algo muy triste sobre la crueldad y la muerte.

Published in: on 22 junio 2013 at 5:46 pm  Comments (2)  

Anda luz

Un 28 de febrero, en 1994, escribí -y leí, subido a unos escalones, en el descansillo que usábamos de salón de actos, ante mis alumnos de Huétor Tájar (Granada), entre otras cosas, lo siguiente:
“…Pero ¿qué es ser andaluz? una luz que anda, algo que se siente, una noche de luna, el pescaíto al borde del mar, el sonido de una guitarra, un traguito de vino al mediodia, la risa o el baile, una oración, son cosas que no se pueden medir, no se pueden comprar, sólo sentir.”
(El texto completo lo añado al final de este post.)
Ayer se celebró el día de Andalucía. Yo nací en Jaén. Soy andaluz.
Ayer me reencontré con Carlos Cano.
En 1975 nos trasladamos a Granada. Amo Granada, pero me sentía un inmigrante en mi propia tierra. La víspera de mi 16 cumpleaños murió Franco. Por aquellos años en Granada yo escuchaba cantar a Carlos Cano canciones de dignidad andaluza, y a Jarcha, y a Aguaviva y sus poetas andaluces,
Viví mi adolescencia en Granada, de desamores y melancolías por Jaén, paseando por sus calles, visitando aquella inmensa Alhambra y sus alrededores, caminando, leyendo a Lorca y Miguel Hernández:
No pude votar en las elecciones del 77, pero sí en los referéndums de la Constitución del 78 y de Andalucía de 1980. Asístí a mis primeros mítines, y escuché a Carlos Cano cantar “Verde, blanca y verde” o la “Murga de los currelantes”. Allí escuché canciones como esta, “Por un poder andaluz”:
Lo que yo recuerdo de aquel referéndum que ayer se conmemoraba como “Día de Andalucía” es la ceremonia de la confusión, un referéndum con una pregunta larguísima y confusa, donde votaron muertos y se desdijeron partidos, un referendum que se perdió en Almería, pero que luego se convirtió en victoria, con unos votos al nacionalismo andaluz que cada cual contó y manejó a su manera, con políticos que cambiaron de bando y de opinión, con olvidos interesados,… lo recuerdo así, confuso, porque ese mismo 1980 yo mismo terminé mi carrera y empecé mi servicio militar, en dos partes, con el golpe del 81 en medio, y el final en 1982, viviendo y sirviendo de alférez en Las Palmas de Gran Canaria.
Cuando resumo mi vida, digo que llevo 30 años en Canarias. La historia completa es mucho más compleja y no es motivo de este post. He venido a Canarias muchas veces, incluso desde que estaba en el vientre de mi madre, pero tres veces he venido a “vivir” en Canarias: por “deber”, el ejército, por “trabajo”, y por “amor”, y dos he regresado a Andalucía. Ganó el amor, y aquí sigo.
En 1993, tras 11 años de emigración, y por motivos muy personales, regresé a Andalucía. Había cambiado Andalucía desde el 82. Y como yo, también Carlos Cano había cambiado, ya no llevaba el pelo largo, ya no cantaba aquellas canciones. Cantaba otras como estas, “la metamorfosis”:
Más adelante, ni siquiera cantó estas, se volcó hacia el pasado, a rescatar y revivir la copla olvidada. No es mi música preferida, aunque reconozco que la cantó como nadie. Ayer releía sus declaraciones, su último artículo, la carta a su hijo Pablo, lo que opinaba sobre Andalucía. Carlos Cano, decía allí, dejó de interpretar en directo “la Verdiblanca” porque él no cantaba “canciones de sueños a un pueblo que no tiene ganas de soñar”.
Había desencanto en sus palabras, algo que me llega mucho hoy, estando lejos de mi Andalucía. No soy nacionalista, como él decía mejor que yo, soy de pueblos y no de patrias, de paisajes antes que de países, de sentimientos antes que de mandamientos, pero me duele Andalucía, porque, como yo escribía ayer en Twitter, su himno me sabe a arcaico, a origen de himno religioso, a machista y a anticuado y me recuerda que los problemas de ayer de Andalucía aún siguen allí. No pondré aquí ese himno manoseado y utilizado muchas veces interesadamente, sino, teniendo reciente el Carnaval, lo que una reflexiva chirigota de Cádiz, los Yesterday, cantaba en 1999 en su “Pasodoble de Andalucía”:
Así pues, en 1993 regresé a Andalucía, probé la “autonomía”, el andalucismo de ferias, procesiones y toros y la “Junta”, el nuevo caciquismo y amiguismo y la depredación de los paisajes y de la historia. Cierto que había cosas que habían cambiado, pero otras no, e incluso, en democracia, me parecían peor. Viví las carencias de un centro educativo improvisado, los fiascos post-Expo, la desigualdad, la burocracia y un nuevo centralismo. No me gustó. No fue ese el motivo, sino el amor, pero en 1997 regresé a Canarias, a Las Palmas de Gran Canaria. Hasta hoy. 
Pero soy andaluz. Una luz que anda. Es un sentimiento. Y en 1994, ilusionado aún, escribí y leí esto a mis alumnos y compañeros en Huétor Tájar. Con esto termino. Sean comprensivos/as. Hace 18 años de estas palabras:
EL DIA DE ANDALUCIA

Cuando, hace unos dias, pensábamos si ibamos a celebrar el dia de Andalucia en el lnstituto con algo especial, se nos ocurrieron varias actividades, entre ellas comenzarlas con una charla sobre Andalucía.

Y bueno, lo lógico sería hablar sobre la historia, la cultura, la geografía andaluza; pero como esta charla la voy a dar yo, permitidme que os hable de otra cosa: la Andalucía sentimental, la Andalucía que yo siento. La historia, la geografía andaluza, la veréis a menudo en vuestros estudios y en vuestra vida, pero los sentimientos los sentiréis siempre, cada uno los suyos, y de los míos os voy a hablar, si me dejáis.

Os voy a hablar de mis recuerdos y mis sentimientos, asi que no me pidáis exactitud. Este es mi primer “día de Andalucía” en Andalucía después de mucho tiempo. En el año 81 salí de Granada y me fui a vivir a una preciosa isla que es Gran Canaria, donde he estado hasta este curso. Allí, los amigos que iba haciendo, al saber de donde era, me decían: 
“¿Andaluz? ¡anda, cuéntate un chiste!” -“No, si yo no sé contar chistes…”,
“¡Pues báilate una sevillanas !” -“No, es que no sé”,
“¡Pues cántanos algo flamenco !” -“Es que yo…”
Así que terminaban diciéndome: “¡Tú no eres andaluz!” y yo decia: “Bueno, pues no seré andaluz…” y encogiéndome de hombros acababa la conversacion.
Cuando el año pasado me despedía de mis amigos desde el barco, me decian: “¡Adiós, andaluz !”

Entonces, ¿qué es ser andaluz?
A mí, que me gusta jugar con las palabras, me gusta pensar que andaluz es una luz que anda, algo que se mueve e ilumina. Seguramente los lingüistas dirán que eso es un disparate, pero a mí me gusta esa imagen, por eso he traído esta vela y este candelabro: “Una luz que anda…”

Y, ¿qué es esto del 28 de febrero? muchos de vosotros estaríais mojando pañales en 1980, pero yo sí me acuerdo, porque fue una de las primeras veces que fui a votar y seguramente la que más sentí. Tenía 20 años entonces y votábamos los andaluces un referéndum con una papeleta donde ponía una pregunta larguísima que no había manera de leer de un tirón y donde, si votabas sí estabas diciendo que querías las mismas condiciones que otros pueblos de España, que no éramos ciudadanos de segunda. Ese día dicen que votaron hasta los muertos.

El resultado del referéndum fue que el gobierno se asustó del nacionalismo andaluz y decidió dar un estatuto de primera y no de segunda. Al día siguiente los que habian estado en contra se compraron un traje rociero y un sombrero cordobés y se apuntaron todos al nacionalismo andaluz. Lo que pasó después Io sabéis mejor vosotros que yo.

Pero ¿qué es ser andaluz ? una luz que anda, algo que se siente, una noche de luna, el pescaíto al borde del mar, el sonido de una guitarra, un traguito de vino al mediodía, la risa o el baile, una oración, son cosas que no se pueden medir, no se pueden comprar, solo sentir.

Somos Ia Andalucía de los artistas. Mientras otros pueblos fabricaban cañones o máquinas, aquí había poetas, pintores, músicos. Mientras otros pueblos rompían montañas para hacer grandes monumentos, aquí con barro, madera y yeso se levantaban palacios. Mientras en Europa las tribus luchaban a caballo, aquí hacía tiempo que la gente sabía convivir en las ciudades. Y aunque parezca que hemos perdido la batalla de las máquinas y las guerras, aún tenemos a salvo el sentimiento, y podemos ensefiar la poesía y la belleza de este mundo, que no es poco.

Y es que, para mí eso de ser andaluz no es algo cerrado, algo pequefio. Miraros vosotros: rubias, morenos, altos, bajos, todos distintos y sin embargo todos andaluces, tristes, alegres, callados, habladores, y andaluces. Algunos pueblos quieren ser todos iguales, hablar una sola Iengua, tener un color de piel, un uniforme. Y a veces se matan por ello. Yo creo que los andaluces no, sabemos lo que somos y queremos ser universales, acogemos y respetamos, y muchos pueblos han pasado por aquí y de todos hemos aprendido y les hemos enseñado. Yo creo que nosotros no queremos ser los únicos andaluces sino que toda la humanidad sepa ser andaluza. Y es que somos muy exagerados.

Por eso, ahora que otros quieren que seamos alemanes o japoneses, que dejemos el vino y nos pasemos al whisky, que comamos hamburguesas en vez de tortilla, que no vayamos a los toros, que bailemos chunda-chunda porque bailar sevillanas no es moderno, que nos peguemos por diez billetes, o que insultemos a los que no son andaluces, hay que sonreir y esperar, porque algun día los japoneses bailaran sevillanas y los alemanes pescaran al sol con algún amigo negrito. Y todos serán andaluces, ¿o no?
Published in: on 29 febrero 2012 at 10:06 am  Comments (1)