En Huelga General

Hoy, 29 de septiembre de 2010, es día de huelga general en España.
Dicen los periódicos que esta es la séptima huelga general en el periodo democrático. Las anteriores de 24 horas fueron en 1985, 1988, 1994 y 2002, hubo una de media jornada en 1992, y otra de una hora en 1978.
Así pues, desde el 2002 han pasado 8 años desde la última, y, aunque sí he escrito sobre huelgas en este blog, propias y ajenas, hasta ahora no lo he hecho sobre una huelga general.
Una huelga que, como las anteriores, gira en torno a una reforma laboral propuesta por un gobierno, que, miren ustedes, recorta derechos, acorta despidos, alarga jubilaciones y complementa la bajada porcentual de sueldos que se nos hizo en junio a los funcionarios.
Durante los días anteriores he estado valorando el secundarla o no: su utilidad, el coste económico y personal, su finalidad, … he leído diferentes artículos y opiniones:
Desmontando excusas para ser un esquirol el 29-S.
Once minutos para la huelga general.
Yo voy a la huelga.
Alternancia política e indefensión ciudadana.
Nuevos tiempos, nuevos métodos.
– 29-S: Una huelga general legítima y necesaria.
Hay motivos para ir a la huelga.
Derechos y deberes de los que irán o no a la huelga.
Manifiesto Ciudadano por la Huelga General.
“La única huelga inútil es la que no se hace”.
Los sindicatos de profesores prevén un importante seguimiento de la huelga.
Razones para NO ir a la huelga.
Por qué no iré a la huelga general.
He dudado…
Y he escrito:
Porque he trabajado y cotizado 29 años y aún quieren q lo haga otros 17,de los que me contarán sólo los últimos,…hoy estoy en #huelgageneral

Porque pese a mis años de trabajo se me recortan mis garantías y se facilita mi despido cuando no les haga falta…hoy estoy en #huelgageneral

Porque sin recortar derechos laborales han despedido a 2.000.000 de personas y con la reforma serán aún más… hoy estoy en #huelgageneral

Porque la reforma deja a mis hijos un mercado donde sus derechos laborales no contarán, y prepara otros recortes…hoy estoy en #huelgageneral

Porque, como en 1929, no se arregla una crisis despidiendo gente, cercenando derechos y sembrando hambre… hoy estoy en #huelgageneral

Porque mientras tengamos un modelo económico basado en servir y no en crear estaremos a expensas de los demás… hoy estoy en #huelgageneral

Porque esta crisis acentúa las desigualdades económicas y ninguna medida de esta reforma las corrije… hoy estoy en #huelgageneral

Porque partidos políticos, banca, empresariado y también sindicatos se han mostrado incompetentes y mentirosos… hoy estoy en #huelgageneral

Porque no se juega ni se trata de cifras, porcentajes ni índices, sino de la vida de millones de personas… hoy estoy en #huelgageneral

Porque tras años de congelaciones de sueldos y subidas bajo el IPC se nos baja el sueldo un “porcentaje” lineal… hoy estoy en #huelgageneral

Porque miro más allá de la hipoteca de mi casa, cuyo exagerado precio fijó (y fijará) mi banco y “el mercado”… hoy estoy en #huelgageneral

Porque vivo en un país que ha dejado de lado la educación para crear empleos basura que cualquiera puede cubrir…hoy estoy en #huelgageneral

Para defender mis derechos laborales del siglo XXI uso los recursos del siglo XIX. Eso es lo que hemos progresado. Gracias. #huelgageneral

“Y lo dejo. Para defender mis derechos laborales del siglo XXI usaré los recursos del siglo XIX. Eso es lo que hemos progresado. Gracias.”
Y así he llegado a hoy, miércoles. Por esas razones escritas y por otras que no he sabido escribir:
Hoy estoy en huelga.
Anuncios
Published in: on 29 septiembre 2010 at 1:05 am  Comments (1)  

La huelga – en modo impermeable

Hoy no fui a la huelga.
No me parecía hoy la estrategia más adecuada.
Otras veces he escrito sobre huelgas, ajenas y propias.
Me resulta extraño escribir sobre algo que uno no ha hecho, aunque ciertamente mucha gente lo hace, pero la lectura del breve post de Ana Aldea “La huelga”, en su blog “En modo esponja” me llevó primero a comentar en Twitter y luego a  comentar allí mismo mi opinión.
Lo que hago ahora aquí es compartir lo comentado en el blog de Ana Aldea.
Al final, copio el texto de Ana, aunque animo a pasar por su blog y compartir allí vuestras opiniones.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Como una cuchillada: cortita y superficial.
Así lo he escrito en Twitter tras leerte.

Nunca me han gustado las generalizaciones: es como mezclar mil colores, al final queda el color mierda.

Mezclas médicos/as, profesorado, policías, administrativos/as, subsecretarios/as, asesores/as y les asignas un único apelativo, “funcionarios”, y un único objetivo: tener el pan garantizado. Dices que aquí no se sirve a nadie y que somos insolidarios.

Bien: hoy no fui a la huelga, no me parece la mejor estrategia, pero defiendo el derecho de otros/as a hacerla.

En 20 años es la primera vez que se reduce el sueldo. Hemos tenido congelaciones y subidas ridículas, pero nunca habíamos acabado el año cobrando menos. Y además un %, bonita progresividad, diferente para un funcionario mileurista, que los hay, que para un alto cargo.

Esos mismos sueldos y pensiones mileuristas de las que han vivido muchas familias con sus miembros en paro.

Y somos (son hoy) insolidarios… ¿más que los controladores, que los empleados de empresas privadas, que cualquier otro trabajador que quiere mantener su sueldo?

En los presupuestos del Estado hay muchos otras partidas donde recortar. Lo explica mejor que yo Ramón Castro .

Se ha elegido a los funcionarios primero. Somos dóciles y cobardes. Luego vendrán otros recortes laborales. Para todos y todas.

Entonces, seguramente, volveremos a hablar de solidaridad.

……………………………………………………………………………………………………………………………………




Hoy los funcionarios van a la Huelga. La bajada máxima de los sueldos más altos será de un 5% .
Mientras, los que no somos funcionarios no sabemos si tendremos trabajo el mes que viene, mucha gente ha perdido su empleo y a otros muchos se les acaba la presentación de desempleo. Pero los que irán a la calle hoy son los únicos que saben a ciencia cierta que no van a perder su empleo.
Y luego, los sindicatos nos hablarán de la solidaridad de la clase trabajadora. Si fuesen como en Europa, “Civil servants” entendenrian lo que significa. Pero aqui ser funcionario no es servir a nadie, es tener el pan garantizado.
Enhorabuena, funcionarios, hoy nos dais a todos una lección de solidaridad.

Published in: on 8 junio 2010 at 9:23 pm  Comments (1)  

IBERIA Fly-by-night

(En mi diccionario de inglés, “fly-by-night” se traduce por:
1 adj informal, de poca confianza, nada confiable.
2. n persona informal, casquivano, persona nada confiable.)


Esta es la historia de un vuelo de tarde que terminó nocturno.
El relato de un vuelo de dos horas y media que llegaron a dieciséis.
O de tres horas de espera ante un mostrador… de información.
De trescientas personas hacinadas en el aeropuerto de Granada.

De un vuelo con mujer e hijos en el que terminé viajando sólo.
De un viaje de cinco horas en autobús, intentando dormir.
De un aeropuerto vacío, modernísimo, caro e inútil,
donde llegas y nadie te explica… nada.

Pero luego caminas, y miras, y ves otras tristes historias:


Y sigues, y buscas un vuelo que te lleve a casa.
Y a las cuatro y media de la madrugada,
con tu tarjeta de embarque en la mano,
suplicas entrar en un avión del que nadie te avisó.

Y entras, y miras al cielo, y sonríes, y te sientas.
cierras los ojos, y de nuevo intentas dormir,
y piensas en aquellas personas que quedaron allí,
con sus propias historias, con sus propios amores.
Y el avión despega, dejando atrás ese día de pesadilla.


Al salir el sol estás de nuevo en tu cálida y húmeda isla canaria.
Te acercas a reclamar al mostrador y dicen que tu vuelo no aparece.
Tan sólo ha sido un sueño, piensas, y miras, y pisas fuerte el suelo.
Y te despides con “¡buenos días, mejor que ayer, qué pesadilla!”.

Y caminas hacia la salida, hacia la mañana húmeda.
Te sientas en la guagua con destino a tu casa, y piensas:
“¿Cuantos años se repetirán estas historias?
¿Cuánta gente sufrirá esta vez?”
mientras repasas las horas, mientras miras el mar.


Y cuando llegas a casa, aún dudas si tu llave abrirá esa puerta,
si encontrarás a tus hijos dormidos, si podrás al fin dormir,
si al despertar habrás olvidado tu propio
Iberia fly-by-night,
si los miles de pasajeros que quedaron allí, esperarán, como tú,
hasta la próxima vez, hasta la próxima huelga,
y si ésta, como mi vuelo, parecerá que nunca existió.

Published in: on 12 enero 2009 at 2:28 am  Comments (6)  

IBERIA Fly-by-night

(En mi diccionario de inglés, “fly-by-night” se traduce por:
1 adj informal, de poca confianza, nada confiable.
2. n persona informal, casquivano, persona nada confiable.)


Esta es la historia de un vuelo de tarde que terminó nocturno.
El relato de un vuelo de dos horas y media que llegaron a dieciséis.
O de tres horas de espera ante un mostrador… de información.
De trescientas personas hacinadas en el aeropuerto de Granada.

De un vuelo con mujer e hijos en el que terminé viajando sólo.
De un viaje de cinco horas en autobús, intentando dormir.
De un aeropuerto vacío, modernísimo, caro e inútil,
donde llegas y nadie te explica… nada.

Pero luego caminas, y miras, y ves otras tristes historias:


Y sigues, y buscas un vuelo que te lleve a casa.
Y a las cuatro y media de la madrugada,
con tu tarjeta de embarque en la mano,
suplicas entrar en un avión del que nadie te avisó.

Y entras, y miras al cielo, y sonríes, y te sientas.
cierras los ojos, y de nuevo intentas dormir,
y piensas en aquellas personas que quedaron allí,
con sus propias historias, con sus propios amores.
Y el avión despega, dejando atrás ese día de pesadilla.


Al salir el sol estás de nuevo en tu cálida y húmeda isla canaria.
Te acercas a reclamar al mostrador y dicen que tu vuelo no aparece.
Tan sólo ha sido un sueño, piensas, y miras, y pisas fuerte el suelo.
Y te despides con “¡buenos días, mejor que ayer, qué pesadilla!”.

Y caminas hacia la salida, hacia la mañana húmeda.
Te sientas en la guagua con destino a tu casa, y piensas:
“¿Cuantos años se repetirán estas historias?
¿Cuánta gente sufrirá esta vez?”
mientras repasas las horas, mientras miras el mar.


Y cuando llegas a casa, aún dudas si tu llave abrirá esa puerta,
si encontrarás a tus hijos dormidos, si podrás al fin dormir,
si al despertar habrás olvidado tu propio
Iberia fly-by-night,
si los miles de pasajeros que quedaron allí, esperarán, como tú,
hasta la próxima vez, hasta la próxima huelga,
y si ésta, como mi vuelo, parecerá que nunca existió.

Published in: on 12 enero 2009 at 2:28 am  Comments (6)