El País de los Estudiantes

Una vez más este año se convoca El País de los Estudiantes.
El plazo de inscripción finaliza el 27 de febrero.
Yo participé el curso pasado. Antes lo hice en 2005 y 2006.
Para quien no lo conozca, el objetivo es crear un periódico escolar con distintas secciones y elementos, imágenes, multimedia… usando el ordenador a través de una plataforma creada para ello. Lo que ven aquí es la portada de nuestra revista del concurso del año pasado:
Ahora estoy pensando en participar… y no me queda mucho. Hasta el 27 de febrero.
Para quien no lo sepa, soy profesor de dibujo, y cuando les planteo a mis alumnos elaborar un periódico me miran con cara rara… pero bueno, mal que bien he conseguido terminar tres periódicos, y no es fácil.
El concurso del año pasado me dejó un sabor agridulce, y no es porque no ganásemos.
Pero me dicen que mi visión es la del vaso vacío, y debe ser, así que he preferido preguntar a mis alumnos del año pasado, y estos son fragmentos de lo que me escribieron:
“Ventajas: trabajo en equipo, aprendimos a buscar información, a utilizar programas informáticos, aprendimos cosas, temas medioambientales, políticos, nos dimos cuenta de las diferentes opiniones y que todas son relevantes, lo desinformados que estábamos…”
“Desventajas: perdimos clases de una materia fundamental como Dibujo Técnico, no todos los compañeros mostraron el mismo interés, no hubo tiempo suficiente…”
“… fue una tarea gratificante ya que pude expresar mi opinión sobre diversos temas de mi agrado… tuve bastante libertad de expresión y creo que eso me permitió influir en la conciencia de los pocos que me leyeron… parecerá poca cosa pero para novatos en el mundo del periodismo como nosotros significa mucho.”

“…podríamos haberlo hecho mejor, aunque siempre estuvo en nuestra contra la falta de tiempo y quizás de interés de algunos. En otras circinstancias que tuvierámos más colaboración de otros profesores o nos impartiesen menos deberes habríamos tenido un mejor rendimiento para trabajar el periódico.”
“…Ha sido una experiencia más, a pesar de de no haber ganado el concurso, hemos ganado fluidez a la hora de trabajar en equipo, al comunicarnos y al habler entre todos lo que íbamos a hacer… jugar con el periodismo ha sido divertido, aunque un poco complicado.”
” La experiencia fue fundamentalmente constructiva, desde el punto de vista de la expresión, el trabajo en equipo, la síntesis de información…”
“… me gustó la oportunidad de “meternos en el papel” de algún modo de un periodista, siendo así conscientes del trabajo y esfuerzo que supone publicar, redactar una simple noticia, pero se tenía que haber organizado o planteado de mejor forma la actividad.”
“Cabe mencionar el hecho poco acertado por parte de “El País” de premiar en repetidas ocasiones, incluso en años consecutivos, al mismo IES, dejando así sin oportunidad a otros “novatos” que no están al tanto de la dinámica del concurso.”

Poco puedo – ni debo – añadir yo mucho más a lo anterior, porque precisamente es lo que ellos escriben lo importante de este concurso: darse cuenta, trabajar en equipo, ser críticos, compartir información.
Sí que creo que, por desgracia, en este y otros concursos, la “brecha digital” existente entre centros educativos de diferentes niveles socioeconómicos y académicos se acentúa aún más. Y la colaboración entre profesorado también es vital, y va más allá de pasarse un texto para incluirlo o no. Se trata de motivar, animar, participar, colaborar…
Dicho todo eso, aunque sólo sea porque pasado casi un año mis alumnos aún lo recuerdan como algo especial, porque se trata de HACER, de aprender haciendo, SÍ, creo que una vez más, y van cuatro, este curso participaré en el País de los Estudiantes.
Ojalá pudiera conseguir que mis compañeros y mis alumnos de este curso lo viesen igual.
Y para terminar, en homenaje a lo que fuimos capaces de HACER el curso pasado, inserto aquí la revista que hicimos, en dos plataformas, Slideshare y Scribd, y si no se pueden ver, cosas de Blogger, espero que sí, al menos parecerán sus enlaces:
Revista “El Pais de los Estudiantes” 2013 – IES El Rincón from Pedro Villarrubia

Revista El País de los Estudiantes 2013 – IES El Rincón by pvillarrubia

//www.scribd.com/embeds/208268646/content?start_page=1&view_mode=scroll&access_key=key-fn8vhj14b3cs80shm8f&show_recommendations=true

Anuncios
Published in: on 21 febrero 2014 at 1:26 am  Comments (1)  

Internet Manifesto in Education

(Excuse my English. Any improvement translation is welcome)

Internet Manifesto in Education
How should work education today.
Seventeen statements.

(Adapted from a translation of the Internet Manifesto, oriented to journalism, and published by 15 journalists and bloggers of new German media.
http://www.internet-manifesto.org/)

1. The Internet is different.
It produces different public spheres, different terms of trade and different cultural skills. Schools must adapt their work methods to today’s technological reality instead of ignoring or challenging it. It is their duty to develop the best possible education based on the available technology. This includes products and new educational methods.

2. The Internet is a education pocket-sized center.
The web rearranges existing educational structures by transcending their former boundaries and fields. The publication and dissemination of media contents are no longer tied to schools and educational institutions. Education’s self-conception is—fortunately—being cured of its gatekeeping function. All that remains is the education´s quality through which education distinguishes itself from mere instruction and memorization.

3. The Internet is our society is the Internet.
Web-based platforms like social networks, Wikipedia or YouTube have become a part of everyday life for the majority of people in the western world. They are as accessible as the telephone or television. If schools want to continue to exist, they must understand the lifeworld of today’s users and embrace their forms of communication. This includes basic forms of social communication: listening and responding, also known as dialog.

4. The freedom of the Internet is inviolable.
The Internet’s open architecture constitutes the basic IT law of a society which communicates digitally and, consequently, of education. It may not be modified for the sake of protecting the special commercial or political interests often hidden behind the pretense of public interest. Regardless of how it is done, blocking access to the Internet endangers the free flow of information and corrupts our fundamental right to a self-determined level of education.

5. The Internet is the victory of education.
Due to inadequate technology, educational institutions, research centers, public institutions and other organizations compiled and classified the world’s information up to now. Today every citizen can set up her own personal news filter while search engines tap into wealths of information of a magnitude never before known. Individuals can now informed and educated themselves better than ever.

6. The Internet changes improves education.
Through the Internet, schools can fulfill its social-educational role in a new way. This includes presenting education as an ever-changing, continual process; the forfeiture of print media’s inalterability is a benefit. Those who want to survive in this new world of information need a new idealism, new ideas and a sense of pleasure in exploiting this new potential.

7. The net requires networking.
Links are connections. We know each other through links. Those who do not use them exclude themselves from social discourse. This also holds for the websites of educational facilities, the relationship between them, and their educational communities.

8. Links reward, citations adorn.
Search engines and aggregators facilitate quality education: they boost the findability of outstanding content over a long-term basis and are thus an integral part of the new, networked public sphere. References through links and citations—especially including those made without any consent or even remuneration of the originator—make the very culture of networked social discourse possible in the first place. They are by all means worthy of protection.

9. The Internet is the new venue for democratic discourse.
Democracy thrives on participation and freedom of information. Transferring the training in democratic values and its discussion and debate from schools to the Internet and expanding on this discussion by involving the active participation of the educational community is one of education’s new tasks.

10. Today’s academic freedom means freedom of opinion.
The Internet overrides the technological boundaries between the amateur and professional. This is why the privilege of freedom of opinion must hold for anyone who can contribute to the fulfillment of educational duties. Qualitatively speaking, no differentiation should be made between paid and unpaid teachers, but rather, between good and poor teaching.

11. More is more – there is no such thing as too much education.
Once upon a time, institutions such as the church prioritized power over personal awareness and warned of an unsifted flood of information when the letterpress was invented. On the other hand were the pamphleteers, encyclopaedists and journalists who proved that more information leads to more freedom, both for the individual as well as society as a whole. To this day, nothing has changed in this respect.

12. Tradition is not a business model.
Money can be made on the Internet with educational content. There are many examples of this today already. Yet because the Internet is fiercely competitive, business models have to be adapted to the structure of the net. No one should try to abscond from this essential adaptation through policy-making geared to preserving the status quo. Education needs open competition for the best refinancing solutions on the net, along with the courage to invest in the multifaceted implementation of these solutions.

13. Copyright becomes a civic duty on the Internet.
Copyright is a cornerstone of information organization on the Internet. Originators’ rights to decide on the type and scope of dissemination of their contents are also valid on the net. At the same time, copyright may not be abused as a lever to safeguard obsolete supply mechanisms and shut out new distribution models or license schemes. Ownership entails obligations.

14. The Internet has many currencies.
Educational online services financed through adverts offer content in exchange for a pull effect. A reader’s, viewer’s or listener’s time is valuable. In education, this correlation has always been one of the fundamental tenets of financing. Other forms of refinancing which are educationally justifiable need to be forged and tested.

15. What’s on the net stays on the net.
The Internet is lifting education to a new qualitative level. Online, text, sound and images no longer have to be transient. They remain retrievable, thus building an archive of contemporary history. Education must take the development of information, its interpretation and errors into account, i.e., it must admit its mistakes and correct them in a transparent manner.

16. Quality remains the most important quality.
The Internet debunks homogenous bulk goods. Only those who are outstanding, credible and exceptional will gain a steady following in the long run. The educational demand has increased. Education must fulfill with it and abide by its own frequently formulated principles.

17. All for all.
The web constitutes an infrastructure for social exchange superior to that of 20th century mass media: When in doubt, the “generation Wikipedia” is capable of appraising the credibility of a source, tracking news back to its original source, researching it, checking it and assessing it—alone or as part of a group effort. Educators who snub this and are unwilling to respect these skills are not taken seriously by these Internet users. Rightly so. The Internet makes it possible to communicate directly with those once known as targets—students, readers, listeners and viewers—and to take advantage of their knowledge. Not the teachers who know it all are in demand, but those who communicate and investigate.

Published in: on 19 septiembre 2009 at 1:27 pm  Dejar un comentario  

El Manifiesto de Internet (en Educación).

(Aclaración previa: Hace unos días ha circulado por medios periodísticos “El Manifiesto de Internet“, publicado por 15 periodistas y bloggers conocidos en la esfera de los nuevos medios alemanes. Creo que periodismo y educación tienen mucho que ver, y sus crisis no son nada lejanas, así que, con la alevosía de mis años, he decidido adaptar este manifiesto a la educación)
Manifiesto de Internet en Educación
Cómo debería funcionar la educación hoy.
Diecisiete declaraciones.

(Adaptación de una traducción del Manifiesto de Internet, orientado al periodismo, y publicado por 15 periodistas y bloggers conocidos en la esfera de los nuevos medios alemanes. )
1. Internet es diferente.
Internet genera diferentes esferas públicas, diferentes términos y diferentes habilidades culturales. Los centros educativos deben adaptar sus métodos de trabajo a la realidad tecnológica actual en lugar de ignorarla o desafiarla. Es su deber desarrollar la mejor forma de educación posible basada en la tecnología disponible. Esto incluye productos y métodos educativos nuevos.

2. Internet es un centro educativo de bolsillo.
La web reacomoda las estructuras educativas ya existentes trascendiendo sus antiguas fronteras y ámbitos. La publicación y diseminación de los contenidos han dejado de estar atados a los centros e instituciones educativas. La autoconcepción de la educación está —afortunadamente— siendo privada de su función de centinela. Todo lo que nos queda es la calidad educativa a través de la cual la educación se diferencia de la mera instrucción y memorización.

3. Internet es nuestra sociedad, nuestra sociedad es Internet.
Las plataformas basadas en la web como las redes sociales, Wikipedia o YouTube se han vuelto parte de la vida cotidiana de la mayoría de las personas del mundo occidental. Éstas son tan accesibles como el teléfono o la televisión. Si los centros educativos quieren seguir existiendo, deben entender el universo conjunto de los usuarios actuales y abrazar sus formas de comunicación. Esto incluye formas básicas de comunicación social: escuchar y responder, también conocido como diálogo.

4. La libertad de Internet es inviolable.
La arquitectura abierta de Internet constituye la ley IT básica de una sociedad que se comunica digitalmente y, consecuentemente, de la educación. No puede ser modificada por el mero propósito de proteger los intereses comerciales o políticos frecuentemente escondidos detrás de la ficción del interés público. Sin importar cómo esté hecho, bloquear el acceso a Internet pone en peligro la libre circulación de la información y corrompe nuestro derecho fundamental a decidir nuestro propio nivel de educación.

5. Internet es la victoria de la educación.
Por causa de una tecnología insuficiente, los centros educativos, los centros de investigación, las instituciones públicas y otras organizaciones han sido las encargadas de compilar y clasificar la información mundial hasta ahora. Hoy en día cada ciudadano puede montar su propio filtro personal de informaciones mientras que los motores de búsqueda explotan la abundancia de información con una magnitud nunca antes vista. Los individuos ahora pueden informarse y educarse mejor que nunca.

6. Internet cambia/perfecciona la educación.
Gracias a Internet, los centros educativos pueden cumplir con su rol social-educativo de una nueva manera. Esto incluye presentar la educación como un proceso continuo y de cambio constante; la confiscación de la inalterabilidad del conocimiento es un beneficio. Aquellos que quieran sobrevivir en este nuevo mundo de información necesitan de un idealismo rejuvenecido, con nuevas ideas y un sentido de placer al explotar este nuevo potencial.

7. La red requiere establecer contactos.
Los enlaces son conexiones. Nos conocemos a través de enlaces. Aquellos que no los usan se excluyen a sí mismos del discurso social y educativo. Esto también se aplica a los sitios web de los medios educativos, a la relación entre ellos y con sus comunidades educativas, y entre sí.

8. Los enlaces retribuyen, las citas adornan.
Los motores de búsqueda y los agregadores facilitan la educación de calidad: elevan el hallazgo de contenido excepcional sobre una base a largo plazo y por lo tanto son una parte integral de la nueva esfera pública conectada. Las referencias a través de enlaces y menciones —especialmente aquellas hechas sin ningún consentimiento o siquiera remuneración de su creador—hacen, en primer lugar, posible la cultura misma del discurso social conectado. Ellos son, en todos los casos, dignos de protección.

9. Internet es la nueva sede del discurso democrático.
La democracia prospera con la participación y la libertad de información. Transferir la formación democrática y en valores, y su discusión y debate, desde los centros educativos hacia Internet y expandirse en ésta discusión involucrando la participación activa de la comunidad educativa y la tolerancia, es una de las nuevas tareas de la educación.

10. Hoy libertad de cátedra significa libertad de opinión.
Internet invalida los límites tecnológicos entre el amateur y el profesional. Esta es la razón por la que el privilegio de la libertad de opinión debe aplicarse para cualquiera que desee contribuir al cumplimiento de los fines educativos. Cualitativamente hablando, no debería existir diferencia alguna entre docentes remunerados y no remunerados, sino entre docentes buenos y docentes malos.

11. Más es más – nunca la información y educación son demasiado.
Había una vez instituciones tales como la Iglesia que priorizaban el poder por encima de la conciencia personal y alertaban sobre un flujo de información sin filtros cuando la imprenta fue inventada. Por otro lado estaban los panfleteros, enciclopedistas y periodistas que probaron que más información conduce a más libertad, tanto para el individuo como para la sociedad en su conjunto. Al día de hoy, nada ha cambiado al respecto.

12. La tradición no es un modelo de negocio.
Se puede hacer dinero en Internet con contenido educativo. Existen muchos ejemplos de esto actualmente. Sin embargo, a causa de que Internet es altamente competitiva, los modelos educativos tienen que ser adaptados a la estructura de la red. Nadie debería intentar fugarse de esta adaptación esencial diseñando políticas destinadas a preservar el status quo. La educación necesita abrir competencias para las mejores soluciones de refinanciación en la red, junto con el coraje de invertir en la implementación multifacética de estas soluciones.

13. El Copyright se vuelve un deber cívico en Internet.
El derecho de reproducción es la piedra angular fundamental de la organización informacional en Internet. Los derechos de los creadores para decidir el tipo y ámbito de diseminación de sus contenidos también son válidos en la red. Al mismo tiempo, el copyright no deberá ser abusado como una palanca para salvaguardar mecanismos de abastecimiento obsoletos y aislar nuevos modelos de distribución o programas de licencias. La propiedad acarrea obligaciones educativas.

14. Internet posee numerosas divisas.
Los servicios educativos en línea financiados a través de anuncios ofrecen contenido a cambio del “efecto-tirón”. El tiempo de un lector, espectador u oyente es valorable. En educación, esta correlación ha sido a veces uno de sus principios fundamentales de financiación. Otras formas de refinanciación que sean educativamente justificables necesitan ser forjadas y evaluadas.

15. Lo que está en la red se queda en la red.
Internet está elevando la educación a un nuevo nivel cualitativo. Texto, sonido e imágenes en línea ya no tienen que ser transitorios. Permanecen recuperables, y por consiguiente construyen un archivo de historia contemporánea. La educación debe tomar el desarrollo de la información, su interpretación y errores en consideración, por ej., debe admitir estos errores y corregirlos de una manera transparente.

16. La calidad permanece como la cualidad más importante.
Internet desacredita los productos educativos homogéneos y en masa. Sólo aquellos que sobresalen, son creíbles y excepcionales conseguirán una audiencia estable a largo plazo. Las demandas educativas se han incrementado. La educación debe satisfacerlas y acatar sus propios principios formulados.

17. Todos para todos.
La web constituye una infraestructura para el intercambio social superior a la de los medios masivos de comunicación del siglo 20: cuando entra en duda, la “generación Wikipedia” es capaz de valorar la credibilidad de una fuente, rastrear noticias hasta la fuente original, investigarla, chequearla y evaluarla —solos o como parte de un esfuerzo grupal. Los educadores que desdeñan esto y no están dispuestos a respetar estas habilidades no serán tomados en serio por estos internautas. Internet hace posible comunicarse directamente con aquellos alguna vez conocidos como destinatarios —alumnado, como oyentes y espectadores—y sacar provecho de su conocimiento. No son los docentes sabelotodos los que están en demanda, sino aquellos que comunican e investigan.

Published in: on 15 septiembre 2009 at 2:45 pm  Comments (16)  

>País de sudores…

>

En este … país de Larra y Torquemada “trabajar es sudar… y eso no puede ser divertido”. Aquí, “ganarás el pan con el sudor de tu frente” está fuertemente implantado en el ADN.

Aquí divertirse no es trabajar. Para eso tienes que sudar.

Por eso creo yo que Bisbal salta y salta sin parar, o los futbolistas corren y corren aunque el balón esté parado, o los presentadores de la tele piden que les suban los focos para sudar un poco más. Los que no sudan mucho intentan justificarse: “tengo suerte, me pagan por algo que me divierte”.

¿Y por qué digo esto, aplicado a las TICs y a la educación?

Tú estás muchas horas delante del ordenador…
– Sí
Casado y con hijos pequeños, no estarán muy contentos contigo en tu casa…
– Pues no lo están mucho, ¿por qué?
– Pues porque tú te estás divirtiendo…
– Pero es que yo trabajo con TICs…

Da igual lo que digas, si estás delante de una pantalla, eso debe ser divertido.

Ahora entiendo que los sesudos siquiatras que tenemos nos estén hablando de “ludopatías y TICs”. Ahora entiendo que en la tele tengamos los mejores programas de humor del mundo. Da igual lo que se diga, que te cuenten una desgracia o insulten a alguien, pero si te ríes… Y si no te ríes… pues vaya porquería… esto no es divertido…”

Ahora entiendo que nadie se lea aquí un manual de instrucciones o las instrucciones de un programa, y prefiera preguntar: “¿Cómo se hace ésto?” ¿No leíste…? Es que eso no es divertido… además yo sólo quiero hacer tres cositas…”
Ahora entiendo por qué una presentación TIC no se distingue de unas diapositivas, y un pdf de las fotocopias de la Universidad. “…no pueden ser divertidas”
Ahora entiendo por qué se deja de leer, escribir, pensar blogs o wikis… eso no es divertido”
En este país aprender no puede ser divertido… debemos de sudar…

Ahora entiendo por qué tenemos los centros educativos que tenemos… “Aquí sí que se aprende… cómo huele a sudor”. O los edificios sin rampas ni ascensores, o pequeños… “¿qué pasa, no quieren sudar, y cómo van a aprender?”

Sudan los políticos cada cuatro años, “levanta más el brazo, que no se te ve sudar”. Por eso cardenales y obispos van tan abrigados, “hay que sudar…”. Y por eso a los jugadores de fútbol y a los pilotos de carreras les pagamos mucho, y a los nadadores poco: “es que sudan mucho…”

Ahora entiendo que en este país se enseñe poca música, plástica, TICs,… no hace falta… no se suda… eso es divertido…”

Ahora ya entiendo por qué en este país pagamos millonadas por un piso (haciéndolos se suda mucho) y la música, la plástica, los cómics, el teatro, la tele, las TICs han de ser gratis… es que son divertidas”.

Y ahora entiendo porque los portátiles ahora dan tanto calor. Se trata de sudar. Deberían distribuirlos con olor a gimnasio. La gente se volvería y diria: “como trabaja ese tío” y no “mira ese… divirtiéndose… así va el país”

Asi va el país, j… , pero contento…

Published in: on 11 febrero 2008 at 9:49 am  Dejar un comentario