>Murió Benedetti: "La gente que me gusta"

>


Murió Benedetti.

No esperen de mí un post redondo, perfecto, sino la suma de muchos recuerdos, palabras y emociones. Pero se lo debo.

Hace casi un año escribí aquí un post sobre la película “El lado oscuro del corazón”.
En ella los actores recitaban o escificaban versos de Mario Benedetti.
También, en alemán, el propio Benedetti recitaba allí:

Benedetti también nos ha dejado su voz grabada, recitada, a veces cantada por otros, a veces recitada con ellos:
http://blip.fm/_/swf/BlipEmbedPlayer.swf
http://blip.fm/_/swf/BlipEmbedPlayer.swf
http://blip.fm/_/swf/BlipEmbedPlayer.swf
http://blip.fm/_/swf/BlipEmbedPlayer.swf
http://blip.fm/_/swf/BlipEmbedPlayer.swf

A Benedetti le gustaba la gente.
No toda la gente, pero sí cierta gente.
Como todo poeta, sus palabras se repiten y repetirán como ecos en el tiempo.

Por eso no me importa repetir hoy un post que puse en Internet en el Aula hace un año, y que hoy, por desgracia, he tenido que volver a repetir:

“Hoy voy a trabajar poco. Me voy a limitar a compartir el post que Chelucana puso hace unos días en la red “Claustro Ideal Oficial“:

genteqmgusta_

Fíjense en el título y la mínima diferencia de una letra entre gustarnos… y no gustar.”

Anuncios
Published in: on 18 mayo 2009 at 3:09 pm  Comments (5)  

Se está arrimando un día de abril

Me apetecía compartirlo:
(Si les gusta Silvio, no dejen de visitar el blog de Antonio Ibarra)

El día feliz que está llegando (Silvio Rodríguez, 1974)

Se está arrimando un día feliz
como hace un barco tras sus meses.
Se está acercando un día de abril,
un día de abril se va a arrimar
a los finales de noviembre.

Y yo me apego más al mar,
me hermano doble de los peces.
Yo enciendo leña en el hogar
que vio brillar la tempestad
que guía el curso de estos meses.

Se está arrimando un día de sol,
un día de duendes en añejo.
Se acerca un pájaro feroz
zumbando al goce de tu olor.
Se acerca un tiempo de conejos.

Y a mí me escarba la ansiedad,
me escarba hondo, acá, en lo blando.
Me escarba simple de escarbar,
como para que se hunda más
el día feliz que está llegando.

Como esperando abril – Silvio Rodriguez

el dia feliz que esta llegando

¿Y a que no conocían “Sång Till Friheten”, la versión en noruego?
Sång Till Friheten – Åge Aleksandersen & Mikael Wiehe

Published in: on 24 abril 2009 at 8:28 am  Dejar un comentario  

Se está arrimando un día de abril

Me apetecía compartirlo:
(Si les gusta Silvio, no dejen de visitar el blog de Antonio Ibarra)

El día feliz que está llegando (Silvio Rodríguez, 1974)

Se está arrimando un día feliz
como hace un barco tras sus meses.
Se está acercando un día de abril,
un día de abril se va a arrimar
a los finales de noviembre.

Y yo me apego más al mar,
me hermano doble de los peces.
Yo enciendo leña en el hogar
que vio brillar la tempestad
que guía el curso de estos meses.

Se está arrimando un día de sol,
un día de duendes en añejo.
Se acerca un pájaro feroz
zumbando al goce de tu olor.
Se acerca un tiempo de conejos.

Y a mí me escarba la ansiedad,
me escarba hondo, acá, en lo blando.
Me escarba simple de escarbar,
como para que se hunda más
el día feliz que está llegando.

Como esperando abril – Silvio Rodriguez

el dia feliz que esta llegando

¿Y a que no conocían “Sång Till Friheten”, la versión en noruego?
Sång Till Friheten – Åge Aleksandersen & Mikael Wiehe

Published in: on 24 abril 2009 at 8:28 am  Dejar un comentario  

La cancamusa del Arte

“Escapando de la crítica”, trampantojo de Pere Borrell del Caso

(Encontrado en la web Comecocos)


Aclaración: este post nació como un comentario al post “La cancamusa artística”. Luego creí oportuno compartirlo aquí. A mis años creo poder atreverme a escribir sobre esto.

Reconozco que no conocía el significado de cancamusa , pero sí el de la pena. Y por esa palabra sí que soy capaz de intervenir.

Nunca he sabido qué es exactamente el Arte, pero sí que desde siempre ha vivido del engaño: de convertir paredes en paisajes o palabras en música, de que un golpe se haga ritmo o de que una lágrima resista mil años.
Pienso también que el Arte es sentimiento, y que puede ser risa y burla, y también llanto y dolor. Nunca he sabido el valor del Arte, si lo es más por quienes lo aprecian o por quienes lo venden, por quienes lo atacan o por quienes lo defienden.
A mi me parece que el Arte es como el agua, que brota y se agota, y se comparte, y se escapa cuando queremos atraparlo. A veces lo encerramos en una urna y decimos “esto es Arte y se escapa entonces por las rendijas como vapor de agua.
Y también creo que el Arte es humor y teatro, y farsa y duda. El Arte es infantil y al mismo tiempo antiguo. Es curioso e inquieto, fugaz y eterno. Es local y al mismo tiempo universal. Personal y colectivo. Ya ven que poco sé de Arte.
Tan poco sé de esto que, cuando alguien me cuenta que el Arte es esto o aquello, lo miro entre asombrado, y receloso, esperando averiguar el truco con el que pudo atraparlo, clasificarlo, atento a la cancamusa con la que pretenderá desorientarme para que crea que ese Arte es bueno o malo.
Posiblemente, antes de que acabe su discurso, me encontraré mirando una línea en el techo, los colores del cielo, escuchando el silbido del viento, el ruido de unos pasos, una pantalla rellena de risas y colores, para encontrar allí, seguramente, otras miradas asombradas y recelosas.
Yo no sé si un Arte es bueno o malo. Pero me gusta dejar que el Arte se exprese, que el Arte nos encuentre. Y esperar también a que sean la pena, la alegría o la ira quienes me digan lo que siento. Posiblemente hay engaño en el Arte. Posiblemente no todo lo etiquetado así es Arte para mí. Pero eso no invalida cualquier esfuerzo por crearlo, por cambiarlo, por difundirlo, por compartirlo.
Y me niego a que etiqueten el Arte para mí o para otros, a que lo seleccionen o valoren por mí o por otros. Dejen los dogmas y pontificados para otros ámbitos y territorios y permitan a todo el mundo, pero sobre todo a los jóvenes, adivinar, pensar, crear y juzgar libremente el Arte que quieran. El Arte que sientan.
Que la cancamusa del Arte nos siga engañando. Por muchos años. Con mucho gusto.