Yo no soy pedro2. Ni lo quiero ser. (Epílogo)

Éste es mi post en mi blog.
No es ni un debate, ni es un foro, ni es la red Ning.
Este post es público y comentado, pero yo controlo los comentarios.

Éste es mi post intolerante con la intolerancia, pesimista contra los pesimistas, enojado con los que enojan y un monólogo contra los que no dialogan.

Estoy harto de que seamos tolerantes con “losantos”, “revertes” y “roucovarelas”, de que defendamos los derechos de las minorías neonazis, talibanes, terroristas y oligárquicas, de que toleremos la violencia, la banalidad, la estupidez y la prepotencia, de que callemos cuando otros nos callan. Y harto de que se nos diga que somos blanditos.

Y sobre todo, este post es mío.
Habla sobre quién soy yo y quién no quiero ser.

(Epílogo del 11-6-2008)
Este era el post original:

Hace tiempo me persigue la desgracia de encontrarme en chats, en comentarios, en redes, con un pedro que ni soy yo, ni lo quisiera ser. Llamémosle pedro2, a veces también pedro.

pedro2 aparece, como los tiburones, sin ser llamado. Al olor de un tema agradable, él se afanará en enfangarlo. Si tú hablas de amor, él te enseñará el odio. Si es de ternura, él te regalará crueldad. pedro2 es capaz de mezclar sin problemas la muerte con el rencor y la desesperanza.

Y yo no soy pedro2.

pedro2 nos regalará en un mismo paquete a Reverte, y, como si no conociésemos ya sus vomitivos textos, se mofará de la muerte y violación de una mujer, o glorificará Irán como prodigio de sistema político… también para las mujeres.

Pero yo no soy pedro2.

Si hablamos de 65 horas semanales de trabajo, pedro2 nos dirá que es lo que hay, sin ninguna otra razón. Nos dirá que para qué escuelas de padres o madres, y si le preguntas qué hacer te enviará un enlace al MEHV, Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria.

No, yo no soy pedro2.

Por supuesto, pedro2 siempre despotricará de las TIC, y si hablamos entre nosotros de Moodle y sus usos, nos buscará el enlace contrario, pero al rato encontrará la ocasión de defender a Microsoft como un prodigio, o nos hablará de reducir mochilas… para vendernos un cacharro tecnológico con licencia americana.

Y es que yo no soy pedro2.

pedro2 dice que todo es muy blandito en la red Internet en el Aula, que sus foros son muy blanditos, que somos muy conformistas. Y debe ser verdad: aguantamos sus palabras, le dejamos hablar en los chats, toleramos sus disparates y barbaridades, callamos, nos marchamos cuando lo vemos entrar. No nos gusta la sangre, los noes y las vísceras en la red Internet en el Aula. Y a pedro2 le molesta que lo confundan con Pedro Villarrubia. Pero es que….

Yo nunca seré pedro2.

No me gusta pedro2. No es un coyote pedro2. Ni siquiera es una rata pedro2. No creo que nunca llegue a cazar al correcaminos pedro2. Para eso hace falta mirar hacia delante, colaborar, pensar, respetar. Y tu no sabes, pedro2. Qué pena, pedro2, no eres suficientemente blandito, pedro2.

Yo no soy pedro2.
Ni lo quiero ser.
Por favor, no me confundan.
Ni se confundan con él.

Saludos.

Published in: on 11 junio 2008 at 12:21 pm  Comments (6)  

>Yo no soy pedro2. Ni lo quiero ser. (Epílogo)

>

Éste es mi post en mi blog.
No es ni un debate, ni es un foro, ni es la red Ning.
Este post es público y comentado, pero yo controlo los comentarios.

Éste es mi post intolerante con la intolerancia, pesimista contra los pesimistas, enojado con los que enojan y un monólogo contra los que no dialogan.

Estoy harto de que seamos tolerantes con “losantos”, “revertes” y “roucovarelas”, de que defendamos los derechos de las minorías neonazis, talibanes, terroristas y oligárquicas, de que toleremos la violencia, la banalidad, la estupidez y la prepotencia, de que callemos cuando otros nos callan. Y harto de que se nos diga que somos blanditos.

Y sobre todo, este post es mío.
Habla sobre quién soy yo y quién no quiero ser.

(Epílogo del 11-6-2008)
Este era el post original:

Hace tiempo me persigue la desgracia de encontrarme en chats, en comentarios, en redes, con un pedro que ni soy yo, ni lo quisiera ser. Llamémosle pedro2, a veces también pedro.

pedro2 aparece, como los tiburones, sin ser llamado. Al olor de un tema agradable, él se afanará en enfangarlo. Si tú hablas de amor, él te enseñará el odio. Si es de ternura, él te regalará crueldad. pedro2 es capaz de mezclar sin problemas la muerte con el rencor y la desesperanza.

Y yo no soy pedro2.

pedro2 nos regalará en un mismo paquete a Reverte, y, como si no conociésemos ya sus vomitivos textos, se mofará de la muerte y violación de una mujer, o glorificará Irán como prodigio de sistema político… también para las mujeres.

Pero yo no soy pedro2.

Si hablamos de 65 horas semanales de trabajo, pedro2 nos dirá que es lo que hay, sin ninguna otra razón. Nos dirá que para qué escuelas de padres o madres, y si le preguntas qué hacer te enviará un enlace al MEHV, Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria.

No, yo no soy pedro2.

Por supuesto, pedro2 siempre despotricará de las TIC, y si hablamos entre nosotros de Moodle y sus usos, nos buscará el enlace contrario, pero al rato encontrará la ocasión de defender a Microsoft como un prodigio, o nos hablará de reducir mochilas… para vendernos un cacharro tecnológico con licencia americana.

Y es que yo no soy pedro2.

pedro2 dice que todo es muy blandito en la red Internet en el Aula, que sus foros son muy blanditos, que somos muy conformistas. Y debe ser verdad: aguantamos sus palabras, le dejamos hablar en los chats, toleramos sus disparates y barbaridades, callamos, nos marchamos cuando lo vemos entrar. No nos gusta la sangre, los noes y las vísceras en la red Internet en el Aula. Y a pedro2 le molesta que lo confundan con Pedro Villarrubia. Pero es que….

Yo nunca seré pedro2.

No me gusta pedro2. No es un coyote pedro2. Ni siquiera es una rata pedro2. No creo que nunca llegue a cazar al correcaminos pedro2. Para eso hace falta mirar hacia delante, colaborar, pensar, respetar. Y tu no sabes, pedro2. Qué pena, pedro2, no eres suficientemente blandito, pedro2.

Yo no soy pedro2.
Ni lo quiero ser.
Por favor, no me confundan.
Ni se confundan con él.

Saludos.

Published in: on 11 junio 2008 at 12:21 pm  Dejar un comentario