75 citas sobre Arte

Estos últimos días, preparando la exposición +@rtísticas para la próxima Semana de la Educación Artística, me dio por buscar citas sobre Arte.

Me pareció que sería buena idea imprimirlas y exponerlas. Encontradas en diversas webs de Internet, pueden ser inexactas o erróneas.
No tienen ningún orden especial, están tal cual las encontré y copié. Están numeradas para facilitar su comentario. Agradeceré pues comentarios, correcciones y aportaciones a este post.

Sin más, son estas:

1. Toda obra de arte debe ser seductora y si por ser demasiado original se pierde la cualidad de la seducción, ya no hay obra de arte. (Antonio Gaudí)

2. Un pintor es un hombre que pinta lo que vende. Un artista, en cambio, es un hombre que vende lo que pinta. (Picasso)

3. El que en un arte ha llegado a maestro puede prescindir de las reglas. (Arturo Graf)

4. El que escucha música siente que su soledad, de repente, se puebla. (Robert Browning)

5. El arte es sobre todo un estado del alma. (Marc Chagall)

6. El arte es plagiador o revolucionario. (Paul Gauguin)

7. Si yo pinto mi perro exactamente como es, naturalmente tendré dos perros, pero no una obra de arte. (Goethe)

8. El arte es la expresión de los más profundos pensamientos por el camino más sencillo. (Albert Einstein)

9. Ama el arte. De todas las mentiras es, cuando menos, la menos falaz. (Gustave Flaubert)

10. El arte es la mentira que nos permite comprender la verdad. (Picasso)

11. El arte es la filosofía que refleja un pensamiento. (Antoni Tapies)

12. El mundo está lleno de pequeñas alegrías: el arte consiste en saber distinguirlas. (Li Tai-Po)

13. A veces hay que estropear un poquito el cuadro para poder terminarlo. (Eugène Delacroix)

14. Sin arte la vida sería un error. (Friedrich Nietzsche)

15. La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu. (Miguel de Cervantes)

16. La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia. (Aristóteles)

17. La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo. (Platón)

18. Quienquiera que cultive la fantasía en el arte está un poco loco. Su problema estriba en hacer interesante esa locura. (François Truffaut)

19. La música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido. (Leonard Bernstein)

20. Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma. (George Bernard Shaw)

21. La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor. (Kurt D. Cobain)

22. En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad. (Arthur Schopenhauer)

23. No es necesario creer en lo que dice un artista, sino en lo que hace. (David Hockney)

24. En verdad, si no fuera por la música, habría más razones para volverse loco. (Piotr Ilich Tchaikovski)

25. La música es el lenguaje que me permite comunicarme con el más allá. (Robert Schumann)

26. Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista. (Oscar Wilde)

27. La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando. (Pablo Picasso)

28. El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos. (Oscar Wilde)

29. La arquitectura es una música congelada. (Arthur Schopenhauer)

30. Estoy seguro de que la buena música la vida alarga. (Jehudi Menuhin)

31. El jarrón da forma al vacío y la música al silencio. (Georges Braque)

32. El primer mérito de un cuadro es ser una fiesta para la vista. (Eugène Delacroix)

33. La fotografía es verdad. Y el cine es una verdad 24 veces por segundo. (Jean Luc Goddard)

34. Si se me pidiera que definiera en pocas palabras el término arte, lo llamaría la reproducción de lo que los sentidos perciben en la naturaleza a través del velo del alma. (Edgar Allan Poe)

35. Una pintura es un poema sin palabras. (Horacio)

36. Un cuadro debe ser pintado con el mismo sentimiento con que un criminal comete un crimen. (Edgar Degas)

37. El arte es inútil, pero el hombre es incapaz de prescindir de lo inútil. (Eugene Ionesco)

38. El arte es el placer de un espíritu que penetra en la naturaleza y descubre que también ésta tiene alma. (Auguste Rodin)

39. El artista debe de ser mezcla de niño, hombre y mujer. (Ernesto Sábato)

40. La arquitectura es el testigo menos sobornable de la historia. (Octavio Paz)

41. El ojo recibe de la belleza pintada el mismo placer que de la belleza real. (Leonardo Da Vinci)

42. El arte es el hombre añadido a la naturaleza. (Vincent Van Gogh)

43. La calidad de un pintor depende de la cantidad de pasado que lleve consigo. (Pablo Picasso)

44. El cine no es un trozo de vida, sino un pedazo de pastel. (Alfred Hitchcock)

45. Si el mundo fuera claro, el arte no existiría. (Albert Camus)

46. El arte es la forma más intensa de individualismo que el mundo ha conocido. (Oscar Wilde)

47. Yo no digo todo, mas pinto todo. (Pablo Picasso)

48. Un buen retrato es una biografía pintada. (Anatole France)

49. Tenemos arte para no morir de la verdad. (Friedrich Nietzsche)

50. El arte, cuando es bueno, es siempre entretenimiento. (Bertolt Brecht)

51. Contra toda opinión, no son los pintores sino los espectadores quienes hacen los cuadros. (Marcel Duchamp)

52. El arte nace en el cerebro y no en el corazón. (Honoré de Balzac)

53. Cada vez que las facultades humanas alcanzan su plenitud, necesariamente se expresan mediante el arte. (John Ruskin)

54. ¿Qué es el arte, sino una manera de ver? (Thomas Louis Berger)

55. El arte es uno de los medios de comunicación entre los hombres. (Leon Tolstoi)

56. Una verdadera pintura del más pequeño hombre es capaz de interesar al hombre más grande. (Thomas Carlyle)

57. El escultor piensa en mármol. (Oscar Wilde)

58. El arte, en sí mismo, no camina hacia adelante ni hacia atrás. (Victor Hugo)

59. El arte es hacer algo de la nada y venderlo. (Frank Zappa)

60. Un intelectual es el que dice una cosa simple de un modo complicado. Un artista es el que dice una cosa complicada de un modo simple. (Charles Bukowski)

61. El sabio generaliza; el artista individualiza. (Jules Renard)

62. Si puede ser escrito o pensado, puede ser filmado. (Stanley Kubrick)

63. El arte debe ser gusto, diversión y alucinación. (Naguib Mahfuz)

64. El arte nunca progresa, evoluciona. (Raul Soldi)

65. El mayor artista es aquel que en la suma de sus obras ha incorporado el mayor número de sus mejores ideas. (John Ruskin)

66. El arte es el reflejo del mundo. Si el mundo es horrible, el reflejo también lo es. (Paul Verhoeven)

67. La pintura es más fuerte que yo, siempre consigue que haga lo que ella quiere. (Pablo Picasso)

68. El arte es un compendio de la naturaleza formado por la imaginación. (José María Eça de Queirós)

69. El arte en vez de declinar, debe conquistar la esfera de la tecnología. (Otto Wagner)

70. El arte no tiene nada que ver con el gusto. No existe para que se le pruebe. (Max Ernst)

71. El arte no es algo que haga una sola persona, sino un proceso puesto en movimiento por muchos. (John Cage)

72. Pienso que una obra de arte debería dejar perplejo al espectador, hacerle meditar sobre el sentido de la vida. (Antoni Tapies)

73. La escultura y la pintura tienen el efecto de enseñarnos modales y suprimir la prisa. (Emerson)

74. La pintura se aprende en los museos. Pierre (Auguste Renoir)

75. El arte no reproduce aquello que es visible sino que hace visible aquello que no siempre lo es. (Paul Klee)

Museos

Museo Thyssen - exposición

Hoy -y creo que mañana también- se celebra el día mundial de los Museos.
Por lo que yo recuerdo, Museo es, parafraseando a Maurice Sendak, recientemente fallecido, el lugar “donde habitan las musas”. Y las musas eran diosas que inspiraban… la Música. 
Aunque luego los griegos parece ser que vieron que se quedaron cortos, y fueron añadiendo más y más musas, para la Poesía, para la tragedia, para la Comedia, para la Danza y hasta para la Historia, la “poesía didáctica” o la Astronomía. La genealogía de las musas y su número es algo complejo y no me detendré en ello, pues de lo que yo quiero escribir es de los museos.
Lo cierto es que los museos han proliferado ya más incluso que las musas y hay museos sobre todo y para todo, del jamón, de la mar, de la Ciencia, del comercio, de personas concretas, famosas o no. Hoy, todo, inspire o no, es susceptible de ser convertido en museo. (Aunque yo, por cierta deformación profesional, me centraré sobre todo en los museos “de Arte”, sea este el antiguo, el moderno, o el “contemporáneo”, aunque creo que muchas de mis preguntas y reflexiones bien podrían servir para otros museos).
En algunos casos, y muchos en los últimos años, los museos se crean de la nada, en torno a singulares edificios que constituyen en sí mismos “el Museo”. Lo de menos es a veces el contenido, sino el continente, que si es grande, vistoso y de nombre críptico, extranjero o acrónimo será aún más visitado, publicitado y halagado en los medios.
Otras veces, los edificios que ya tenían o tuvieron un uso, como palacios, estadios, o jardines, con una función propia, y pienso ahora en la Alhambra, aunque hay cientos de ellos, piensen, se reconvierten en museos, museos de sí mismos, visitables, y por supuesto, cobrables.

¿Habitan ya estos lugares, los museos, las musas?

He conocido muchos museos. Y visitado lugares inspiradores, como la Alhambra, antes de que fueran “Museo”. Los suelo visitar cuando viajo, en aquellas ciudades o lugares adonde voy, normalmente con una libretilla en la mano y un lápiz o rotulador, y dibujo lo que veo allí, lo que me llama la atención, lo que me inspira, no sigo las rutas, avanzo y retrocedo, hago una visita rápida y luego regreso a lo que me conmovió. Y me paro allí, ajeno a la cola de gente que se empuja, que habla, que se acerca y dice mirar, pero normalmente no ve. A veces miro de reojo a los niños, que llegan nuevos y se paran y se fijan y, como yo, no siguen las normas que unos estirados guardias se empeñan en recordar.

Ahora la moda es llevar un aparato en la oreja. Es curioso, no te dejan usar el móvil, pero todos circulan allí en fila, con un móvil que oyes sin querer, que no te deja mirar, que les cuenta una historia de números, de fechas, de anécdotas y estilos.

Exposición Chagall - Museo Thyssen - 2

Y me temo que las musas no suelen ya habitar los museos. Se suelen esconder ante las multitudes. A lo mejor, los días que viene poca gente, conversan al oído de los niños o rozan con sus túnicas alguna escultura móvil o algún cuadro, o iluminan con un rayo de sol algún color oculto o una pincelada.

¿Inspiran nuevas obras, expanden cultura, crean inquietudes los museos?
Unos sí, otros muy poco. Y claro, depende también del nivel cultural y de inquietudes de quien los visita. La mayoría lo que suelen inspirar son compras, recuerdos, “merchandising”, camisetas, libros y postales que acabarán en algún rincón de nuestras casas. 
Y además, no suele haber lugar en los museos para crear, y si lo hay está muy alejado de lo visible, como un lugar aparte. Y es que crear, según parece, más bien turba el “natural” recorrer de las visitas.
Hay sin embargo, todo hay que decirlo, en algunos museos -pocos, cada vez más pocos- espléndidos gabinetes pedagógicos, aunque por desgracia, en mi opinión, más orientados a esa segregación educación/vida/arte, o enfocados, no a la creación/inspiración de artistas, sino a la divulgación y “domesticación” de futuros consumidores culturales, y que además, es la crisis, están en “franco” retroceso, o decididamente se dirigen a ser “de pago” por ese servicio de… guardería cultural.

¿Son pues los museos  lugares vivos, creativos y populares, o más bien “cementerios” o “templos” del arte, secuestrado, a veces hasta robado, comerciado y enmarcado para su consumo de masas?
Es imposible usar la misma respuesta para todos los museos. Y sin embargo, en mi opinión, y por desgracia, es el segundo modelo el que se está imponiendo y defendiendo: museos recaudatorios, masificados, “privados” y de pago, aunque hayan sido costeados con dinero público, y permanentemente vigilados, y limitados. 
La gran tienda es hoy el fin último de cualquier museo que se precie. Allí acaban todas las visitas. 
Los cuadros y otras obras se hacinan entre pasillos de hileras de gente que está allí dos segundos, los justos para pasar al cuadro u obra siguiente, lugares donde se impide hablar, acercarse y por supuesto tocar, pero menos aún reproducirlos y hasta está mal visto el pararse ante ellos demasiado tiempo, o mirarlos de lado, boca abajo o en una perspectiva distinta.
Por no hablar también de aquellas dos terceras partes de obras que suele haber ocultas, como en los icebergs, permaneciendo invisibles en los sótanos a la espera de que la moda, algún restaurador extranjero, o la casualidad permitan mostrarlos en alguna sala algún día.

¿Tienen futuro los museos?
No lo sé. Yo seguiré visitándolos, si puedo y me dejan, porque es cierto que pocas cosas hay más emocionantes que contemplar una obra original, revisarla, intentar pensar como el autor o autora , revisar su trazos, su historia, o su época, e intentar seguir inspirándose y aprendiendo en ellos.
Sin embargo, no dejaré de pensar en que hay algo de lúgubre y triste en esa exposición de obras alejadas de su lugar original, rígidas y ancladas a las paredes como lápidas, apartadas de la luz solar y de las manos, ojos y voces de los niños, descritas con su fecha, título y técnica y una sucinta mención en el catálogo.
Porque lo cierto es que a mi me gustan otro tipo de museos, más cercanos, que esperan el momento en que algún niño los visite y sonría ante sus obras, corra o se asuste asombrado, para luego, en casa, intentar dibujarlas en su cuaderno… o en la pared.

Exposición Chagall - Museo Thyssen - 4

Hay pocos museos de estos, pequeños, cercanos, tranquilos, y están en peligro, pero los hay, y se merecen un post aparte. Y en ello estoy, pero les daré una pista:

Sorolla. Portrait. 6 - Final
Published in: on 18 mayo 2012 at 9:36 am  Comments (5)  

Cuaderno de Viaje

Ahí lo ven. Ese es mi pequeño cuaderno de viaje. Dibujos y acuarelas. Momentos vividos y evocados.
Este post bien podría estar en mi otro blog, “Acuarelas y Apuntes”, y seguramente lo estará, aunque de otra manera, pero está aquí en Discentia porque este cuaderno de viaje es para mí también de aprendizaje.
Me escribía hace un rato Lourdes Barroso, tras ver este cuaderno, “…Los artistas percibís el mundo de otra manera y vuestra obra nos permite al resto disfrutarlo…”

“…si llego a serlo… te diría que lo percibimos parecido, pero nos paramos, miramos e intentamos capturar esa visión.” le respondí.
Percibir, aprender, expresar. 
Dibujar, pintar, es eso para mí: repetir ese aprendizaje infantil de mirar, tocar, coger y lanzar.
Hoy en día viajamos con la cámara, con el móvil. Es nuestro ojo. Volvemos de viaje con cientos de fotografías, pero apenas nos hemos parado, apenas hemos tocado o cogido, apenas podemos lanzar más que alguna frase hecha y cientos de imágenes planas.
Este verano he aprendido. Me he parado, con mi libreta. He mirado. He pasado minutos mirando, decidiendo qué quiero agarrar, con qué color pintarlo, equivocándome, acertando, divirtiéndome, lanzando mis dibujos, compartiéndolos, viviendo.
Aprendiendo.

>Concurso de Pintura al aire libre “Mar de Velas”

>

Nota previa: este post es copia de otro que he escrito en mi blog “Acuarelas y Apuntes”. Lo traigo a Discentia porque es también una historia de aprendizaje.

mardevelas
Hace dos semanas, como ya conté en otro blog,”Acuarelas y apuntes“, me presenté a un concurso de pintura al aire libre en Las Palmas de Gran Canaria.

El pasado sábado participé  en Las Palmas de Gran Canaria en otro concurso de pintura al aire libre, “Mar de Velas”.

La temática y el entorno era el del muelle deportivo, ya que coincide con el 25 aniversario de la regata trasatlántica ARC, que une las islas de Gran Canaria y la caribeña de Santa Lucía, lo que le da un aspecto festivo, colorista y concurrido al muelle deportivo de Las Palmas de Gran Canaria.

Muelle 2009El año pasado me presenté también. Mi cuadro, “Muelle Deportivo” fue seleccionado y expuesto, pero al final no se llevó premio alguno.
Y este año, como en el concurso de Mesa y López, decidí hacerlo en acuarela. Me presenté temprano, y estuve sacando algunas fotos:

Muelle 1
Vista del Muelle Deportivo

amanecer
Amanecer en el muelle
Desde temprano, había ganas de pintar. Se inscribieron un centenar de pintores y pintoras. Y ya habían algunos preparando lienzos y esperando a sellar…

Sellado
Sellando lienzos
El día amaneció nuboso, apagado y cambiante. Me situé al extremo del muelle, donde estaban atracados muchos veleros de la regata:

Muelle 2
Muelle Deportivo, el tema principal
El tema me gustaba, pero la luz no era como imaginé. El sol se asomaba entre nubes densas, incluso comenzó a llover un poco. Mal día para acuarelas. Esperé. Intenté incluso algún dibujo…

Apunte
Apunte inicial

Hacía frío. Decidí caminar y visitar… bueno… imaginen… ya saben…

En el paseo vi caballetes por todas partes. Refugiados del día desapacible, muchos habían escogido pintar bajo techo. Me resultó extraño ver tanto pintor “al aire libre” pintando en “interior”.
Pintando bajo techo
Pintando bajo techo

Pintando en la terraza
Pintando en la terraza
Pintando en el club
Pintando en el club

Pintando bajo toldo
Pintando bajo toldo
Pintando en la calle
Pintando en la calle

Me gustaron los cuadros que vi.

Incluso estuve tentado a abandonar.

No tenía nada pintado, era media mañana y llovía finamente.

Salí a la calle. Aún quedaban algunos valientes pintando.

Decidí intentarlo.

El problema de haber sacado tantas fotos con el móvil es que enseguida me quedé sin batería, y las fotos se han hecho un auxiliar “casi” imprescindible para mi pintura: detalles, encuadres, colores los obtengo de las fotos, aunque el resultado final dependa de mi mano y del capricho del agua y los colores.

Volví al punto de partida cargado con el caballete, el papel sin pintar y mi mochila de pintura. Miré los barcos. Había pensado en un tema sencillo, pero aquello me pedía pintarlo.

Y empecé, el dibujo, el barco cercano, los mástiles, el muelle lejano, la ciudad, el cielo… y el barquito con la vela roja. Lo había visto la tarde anterior. Lo recordaba. No es fácil ver un barco con la vela roja. Pensé que era un buen mensaje. Contaba una historia. Al menos para mí.

Y luego vino pintar el cielo gris y azul, como dos cortinas dejando escapar el sol, el reflejo amarillo, el verde de las aguas, los reflejos, los mástiles y las banderitas multicolores. Pasaron las horas, casi sin darme cuenta. Llegaron mi mujer y mis hijos. Les gustó lo que vieron. Me animé. Un nuevo paseo y los toques finales.

No había cámara. ni móvil. Tampoco había Twitter para contarlo. Llegó el momento de presentar y exponer el resultado en plena calle. Las horas de espera. La gente pasando. La acuarela, pequeña y luminosa entre lienzos enormes y empastados. La gente se paraba. el jurado también, con sus carpetas, miraba mi obra.

Para calmar mis nervios, pinté una pequeña acuarela:
Exposición al aire libre
“Mar de velas”. Exposición al aire libre. 13 noviembre 2010

Finalmente, con el iPod, mi mujer pudo rodar un vídeo, del que pude extraer una imagen de mi acuarela, “Vela Roja”:

Vela Roja
“Vela Roja”. Acuarela. 13 noviembre 2010. 50×70 cm.
La acuarela ya no la tengo.

Cuando, finalmente, solo, mi familia ya se había marchado, dijeron los números de los 22 cuadros seleccionados, mi cuadro, el 48, estaba entre ellos.

El viernes 19, a las 20:00 horas, siempre más o menos, dirán si recibe alguno de los premios. Si es así, estaré doblemente alegre.

Y no sólo porque será expuesto igualmente, sino porque, de alguna manera, ya he ganado: he pintado, he expresado, he aprendido.

En la exposición de Turner que visité en el Prado aprendí de él, no a pintar, que para eso necesitaré años, pero sí a observar, expresar y competir, primero contra mí mismo y luego contra los elementos, aprendiendo siempre algo nuevo.

En ello estoy.
Published in: on 16 noviembre 2010 at 2:54 am  Comments (3)