Liquidación por cierre: adelgazando @pvil

@pvil es mi nick en Twitter.
El 1 de julio decidí “adelgazar” mi cuenta: dejar de seguir miles de cuentas.

Lo que sigue es un relato, totalemte prescindible, de mi trayectoria en Twitter y cómo llegué a esto:
Como conté una vez, “cuando llegué a Twitter, Aníbal de la Torre ya estaba allí”.
Debió de ser por abril de 2008, no me hagan buscarlo… siguiendo a Aníbal y algún otro precursor/a, como Tíscar Lara (ellos llegan, nos pican la curiosidad y luego se marchan, o se quedan ahí viéndonos “procrastinar”, vulgo “perder el tiempo”).
Entré buscando información, y empecé, como muchos, por curiosidad. Y me fui, y volví. Y me di cuenta de que si no seguías a alguien aquello apenas se movía. Y que si no te seguían, nadie – o casi – se enteraba de lo que escribías. Así que empecé primero siguiendo a tuiteros norteamericanos o sudamericanos, que allí comenzaron antes, viendo sus enlaces, traduciendo con ayuda de Google lo que contaban, interactuando…
Luego pasé a la interacción y comentarios. Las primeras sorpresas es que si los mencionaba en Twitter, o retuiteaba, que en aquel entonces no sabía muy bien qué era, ellos en algún lugar del mundo lo leían, o no, y me mencionaban a su vez. Por otro lado, si yo los/as seguía, tenían la deferencia, luego vi que no todos hacían lo mismo, de seguirme a mí, lo que me obligaba en algún caso a tuitear en mi inglés traducido. Se creaba así una relación/conversación followers/followings curiosa, y en mi caso, sorprendente.
Luego vinieron los debates, los “hashtag” o esa manera de seguir un tema o evento, aunque alguna vez, yo mismo también lo hice, lo tuiteado tuviese poco que ver con el tema.
Por otro lado, que sólo fuesen 140 caracteres era un reto. Yo, que he sido siempre de respuestas cortas, lacónicas y sentencias, me sentía en ello como pez en el agua.
Aún así, tuve que “adelgazar” por primera vez mi cuenta. En aquellos tiempos el nick contaba en el espacio escrito (creo que ahora no, pero no lo he comprobado) y mi nombre y apellido son largos, así que lo dejé en @pvil. Mi idea además, no sé si conseguida, es que ese final en “vil” me permitiese ser más ácido o crítico en mis tuits.
Luego llegó la “socialización”. Vinieron los “avatares”. Sí, lo reconozco, yo soy uno de esos que cambia de avatar y no deja su foto de fotomatón o el pajarito, hoy el huevo, como avatar por años. Yo valoro el avatar como ese carácter extra que te deja expresar un estado de ánimo, un color, una protesta. Otros se hicieron eco de esa posibilidad y se inventaron los lazos, los avatares específicos para determinadas causas.

Una de mis “inutilidades” fue modificar avatares ajenos de aquellas personas que seguía y en una especie de homenaje o de “causa común” añadirles gafas y portátiles, publicarlos y regalarlos de algún modo. Aquello lo llamé “potachovización” y últimamente “pevilización”. Era una manera de homenaje, de crear afinidad y grupo entre aquellos/as a quienes seguía. Hubo quien no lo entendió asi, lo tomó a mal y hasta me bloqueó. Supongo que en adelante tendría precaución en publicar su foto como perfil. Otros/as, muchos/as, me lo agradecieron y en algún momento el timeline se me pobló de avatares con gafas y portátil.

Siento decir que no a todo el mundo que me lo pidió pude hacérselo. Algunas fotos se perdieron, el tiempo no dio para más, y todo se fue diluyendo poco a poco. Aún están en mi cuenta de Flickr esas 479 fotos de “potachovizados”, 73 “potachovized”, y 73 “pevilizados”. Faltan otros, los “primaverizad@s” y “otoñales”, que parece que no subí a Flickr.
También usé otras opciones en Twitter, como la micropoesía, los microcuentos o las citas famosas, publicar mis acuarelas o dibujos, comentar eventos o “educhats”, simplemente escribir lo que pensaba…
Y para llegar a ello, muchos tuits… 59.966, mucho tiempo, difícil saber si son esos todos los míos, algunos se borraron, otros simplemente son retuits, otros enlaces compartidos, mucho tiempo, sí,  si lo contamos como minutos ante el ordenador primero, luego en el móvil, tuiteando en la calle o desde cualquier lugar…
Y los seguidos y seguidores. El 1 de julio yo seguía 5.938 cuentas de Twitter. Eso son muchos tuits en mi timeline, muchos temas distintos, mucha, demasiada información, imposibles de seguir. Y me seguían no menos, 5.352 cuentas de Twitter que cada vez que yo escribía una tontería recibían una actualización mía.
Tenía tres opciones: dejar de usarla, adelgazarla dejando de seguir gente, o cerrarla definitivamente.
Decidí lo segundo. 
Dejar de entrar es difícil para mí, están en mi contra mi curiosidad y mi aburrimiento. Por otro lado, alguna vez Twitter me ha estimulado la imaginación, o proporcionado ayuda, o conversación.
Cerrarla implicaba perder lo escrito, aunque sé que se puede copiar o guardar, y también sé que nunca se pierde. Alguien lo guardará para ser utilizado en mi contra, o a mi favor, o al suyo propio.

@pvil me ha dado a conocer. También me ha informado y me ha dado a conocer otras personas e ideas. No sé si eso es suficiente. Hoy mismo reflexionaba, en Twitter y Facebook, sobre mis  “amistades virtuales”:

Así que en eso estuve y eso estoy, o no estoy: adelgazando @pvil.
Actualmente sigo 2.337 cuentas de Twitter y aún me siguen 5.201.
¿Será esto suficiente?

>Primaverizarse

>

     


P.R.I.M.A.V.E.R.I.Z.A.R.S.E


Hace casi un año publiqué un post, “Primaverizados”, donde explicaba por qué había decidido llenar de primavera las caras de la gente, así que hoy no me voy a extender en ello.

Lo que quiero es facilitar a quienes quieran y puedan hacerlo, el “primaverizarse”.

Tampoco es este exactamente un tutorial. Ya expliqué en “How to Potachovizace yourself” (por cierto, que hoy he decidido sustituir al “personaje”original por alguien más de mi gusto.

Además, a aquel post le he añadido lo que sigue, que es un resumen breve de lo necesario para realizar el proceso, basado en el de la propia potachovización descrita allí:

La primaverización consiste, básicamente, en sustituir las gafas y portátil por otro modelo floreado,  añadir un fondo de flores, y si se quiere, igualmente una ropa estampada de flores. 
Necesitaremos las gafas y portátil “primaverizados”:
Tras proceder a colocar las gafas, cambiar el fondo y la ropa, nuestro personaje quedaría más o menos así:

Espero que les haya sido de utilidad.

Saludos.

Published in: on 2 abril 2011 at 2:43 am  Comments (2)  

>2010: Desván de "inutilidades"

>

“Inutilidades” llamo yo a todas esas pequeñas cosas a las que dedico mi tiempo, y que aparentemente no sirven para nada, que no figurarán en ningún curriculum, ni cobraré nunca por ellas,
Son todas esas pequeñas tareas que asumo o acepto, que me invento, que pruebo y que comparto con quien quiera aceptarlas, recibiendo, que no es poco, agradecimiento, ánimo y dosis de afecto, aunque mucho haya de ser a distancia.
En este post reúno para mí, quizás para esos días en que me digo que no hago nada, que no sirvo para nada y que pierdo mi tiempo, un bazar de imágenes y proyectos que tienen un valor, quizás no medible en horas, en dinero o en méritos, pero un valor par mí… sentimental, y artístico.
Y como en un desván están, medio desvanecidas por el tiempo. Y no me pidan ni orden, ni razones, ni justificaciones, ni clasificaciones. Todas estas “inutilidades”, y otras que no aparecen aquí, forman parte de mis tiempos “perdidos”, unas fueron más afortunadas, otras más discretas, unas divertidas, otras melancólicas, unas difíciles, otras de una sencillez pasmosa. Aquí dejaré una muestra:
Hace un año, escribí un post, “Potachovizad@s”, que es el reflejo de una de mis máximas “inutilidades”, más de 500 (no me hagan contarlos) avatares de distintas personas, coloreados, adornadas con gafas y portátiles. Aún tengo peticiones de personas (discúlpenme) que no he podido “potachovizar”. Hoy no sé si seré capaz de continuar. 
En Febrero, cuando se empezaba a hablar de la ley Sinde, y ante el cierre de una cuenta de Twitter, escribí otro post: INTERNET… ¿AMORDAZADA? con otra pequeña inutilidad, un gif animado que me llevó mi tiempo elaborar… e insertar:
Ese mes también elaboré mi primer video técnico y lo posteé en “4 Lápices capacitivos para iPhone, iPod (¿e iPad?)”





Published in: on 29 enero 2011 at 3:39 am  Comments (27)  

¡"Neo-Potachovizables" del mundo, comenten!

Desde que comencé, allá por enero, esta aventura gráfico-social-educativa de los “Potachovizad@s” he recibido muchas peticiones. Y, aunque me sigue gustando “potachovizar” por sorpresa y sin avisar, he intentado, en la medida de lo posible, atenderlas, aunque también, seguramente, se me hayan olvidado otras, (y recuerdo ahora quienes me lo pidieron en AulaBlog10 de Avilés). Quizás otras personas no hayan sabido, querido, o atrevido, a pedírmelo. Y ya desde principios de este mes estoy recibiendo peticiones para ser “potachovizad@s”.
Aunque puedan no creerlo, a mí no me gusta repetirme, y detrás de cada “potachovización” intento no igualar, sino destacar la individualidad, personalidad y belleza personal de cada retratad@. Aunque puedan parecer iguales, cada avatar es diferente y personal.
Ahora, tentado a abandonar (son ya más de 500 personas) quiero cambiar algo el proceso: abandono los cristales opacos por gafas de cristales transparentes o ausentes de cristal, y el color azul por uno verde (que también podrá ser variado, acabo de terminar una en morado, y los azules aún abundan)
El motivo de este post es que creo que la mejor manera de saber quién quiere ser “potachovizado”, y les  recuerdo que, para mí, otros dirán otras cosas,”potachovizable” es toda persona interesada en:
“…actuar en la práctica -y en la plástica-, mirar más allá de los despachos, cambiar las cosas día a día, compartir lo que se hace, lo que se encuentra y lo que se opina, mantener viva la curiosidad, la ironía y el aprecio a los estudiantes…”
Pues eso, que la mejor manera que se me ocurre de solicitar ser potachovizad@ es dejar aquí su comentario, y hacerme llegar una foto o un enlace a una, lo suficientemente grande para poder hacerlo bien. (Y si no se atreven a hacerlo aquí, pueden hacerlo a través de mi Twitter, @pvil, aunque. eso sí, mi timeline empieza a ser tan numeroso que a veces me es difícil seguir todos los mensajes).
Eso sí, les ruego comprensión y paciencia, y les dejo con l@s últim@s “neo-potachovizad@s”: 
Published in: on 13 septiembre 2010 at 4:33 pm  Comments (57)