MANIFIESTO POR LA DESAPARICIÓN DEL ARTE EN LA EDUCACIÓN

” Para lanzar un manifiesto es necesario:
A, B, C. irritarse y aguzar las alas para conquistar y propagar muchos pequeños y grandes a, b, c, y afirmar, gritar, blasfemar, acomodar la prosa en forma de obviedad absoluta, irrefutable, probar el propio non plus ultra y sostener que la novedad se asemeja a la vida como la última aparición de una cocotte prueba la esencia de Dios.
Yo hablo siempre de mí porque no quiero convencer. No tengo derecho a arrastrar a nadie a mi río, yo no obligo a nadie a que me siga. Cada cual hace su arte a su modo y manera,…”
( 1918, Manifiesto Dadaísta, Tristán Tzara ).

A. La educación artística distrae, incomoda, hace ruido, mancha, crea ambigüedades y dudas, exalta las diferencias, inventa.
B. Las continuas reformas y reducciones horarias, las normas no han conseguido igualar la educación artística a otras materias.
C. Una mayoría de la sociedad actual olvida y no valora el arte como algo fundamental en la educación.

Por todo ello yo grito, me irrito y acomodo mi prosa a la obviedad absoluta de lo que vivimos día a día y lo que vendrá en el futuro, y por ello, por A, por B y por C, escribo este manifiesto una noche antes del previsible eclipse que anticipa la oscuridad que nos invade donde se destruyen Nínives y se construyen muros, se invisibiliza a las mayorías y se decide ajeno a ellas, y por ello, ante la imposibilidad de llevar el Arte a la educación, lanzo el siguiente

MANIFIESTO POR LA DESAPARICIÓN DEL ARTE EN LA EDUCACIÓN

Basta de ya de sufrimientos, de interrupciones, de agravios y de olvidos, basta ya de intentar estar donde no se le quiere.: fuera el arte de la educación.

El arte en la educación – como antes Dadá – hoy ya no significa nada. Si alguien lo considera inútil, si alguien cree que no se puede enseñar, si no quiere perder tiempo por algo que no significa nada… y más si ese alguien es el propio ministro elegido por la mayoría, mejor es arrojar el arte fuera: que no quede nada, ni un solo rastro del arte en las escuelas, ni un color, ni una línea, ni una imagen que nos recuerde eso que algunos llamamos arte, que nadie entiende, que nadie quiere, que nadie parece necesitar hoy.

Nada de piedad, nada de hipocresía. Si todos tienen razón y si todas las materias han de ser iguales, tratemos de no tener razón. Yo estoy contra los sistemas: el único sistema todavía aceptable es el de no tener sistemas. El artista, el poeta aprecia el veneno de la masa condensada en un jefe de sección de la industria. Es feliz si se le insulta: eso es como una prueba de su coherencia.

Váyase pues el arte fuera de las escuelas, de los institutos, de las universidades, sean todos los centros educativos iguales, productivos, similares, coja cada materia su parcela de sabiduría y repártala a su gusto, pero no toque para nada el arte, la estética, lo bello o lo feo, lo irritante o lo ambiguo, lo creativo o lo emocional. Quédese todo eso fuera de la educación.

Porque si el conocimiento que hoy nos dan los medios, el compromiso cómodo, la hipocresía y la cortesía no son arte; si la imposición de la lógica y la danza de los impotentes en la creación no son arte; si la jerarquía y la ecuación social de valores establecidos entre siervos no son arte; si la abolición de la memoria y la abolición del futuro no son arte…

Porque si así ha de ser el arte, lejano, olvidado, prohibido, distinto, crítico, personal, mejor es que lo sea fuera, que encerrado en los muros cada vez más estrechos de esta educación y de esas leyes que estamos creando.

Por A, por B, por C y por todo lo anterior, yo, sabiendo que hablo siempre de mí porque no quiero convencer, porque no tengo derecho a arrastrar a nadie a mi río, y porque yo no obligo a nadie a que me siga, pues cada cual hace su arte y su trabajo a su modo y manera, este 20 de marzo de 2015, a pocas horas del eclipse de sol y de la entrada de la primavera, firmo el presente

MANIFIESTO POR LA DESAPARICIÓN DEL ARTE EN LA EDUCACIÓN

Nota final: basado libremente en el manifiesto dadaísta de Tristán Tzara, del que intercalo frases, este manifiesto parte de la irritación de una ley de educación que hace optativa la educación artística de los niños y, si no oficialmente sí que de facto, arroja el arte fuera de las escuelas, dejando la cultura y la creación futura a los productos comerciales enlatados listos para ser consumidos y no pensados ni criticados.

El título original en que pensé era “Manifiesto por la desaparición del arte en la Educación obligatoria”, pero un manifiesto ha de ser provocador y por ello quise ser más radical.

Creo que hay que repensarse el modelo de educación artística y por ello me ha hecho pensar para elaborar este manifiesto el artículo que relata lo sucedido en Finlandia en los años 80: se crearon las Escuelas de Arte para niños y jóvenes, fuera de las escuelas obligatorias, porque en Finlandia en los años 70, en un proceso de recortes educativos artísticos similar al actual en España, perdida la batalla, profesores, artistas y familias se unieron para crear escuelas de arte para niños fuera de la enseñanza obligatoria. Recomiendo su lectura porque quizás sea ese el milagro educativo finlandés al que debamos de mirar ahora. Si eso fuese así, si fuésemos como ellos entonces capaces de unirnos hoy, este manifiesto-provocación que hoy he escrito quizás no fuese tan desencaminado. Saludos.

http://fronterad.com/?q=bitacoras%2Fjorgeraedo%2Fdesde-escuela-arte-a-educacion-basica-arte-elisse-heinimaa

Gisele Jaquenod – Cambio de plantilla: llegó "mi" primavera

Como en otras ocasiones, cambio mi plantilla, y como ya he dicho otras veces, utilizo una de la diseñadora argentina Gisele Jaquenod, aún cuando su nombre y apellidos más me recuerdan las riberas del Sena que del Río de la Plata, pero el mundo es redondo, y bueno, yo, con mis apellidos castellano-andaluces ando, y alguna vez pinto algo, dede hace 30 años por las Islas Canarias.
Lo cierto es que, quizás sea por mi declarada adicción a Twitter, los “Birdies” de Gisele me gustan mucho, e incluso recuerdo haberle abonado hace tiempo una modesta cifra por usar sus plantillas en mi blog, a pesar de que ella los cede gratuitamente.
Blogger lo pone algo difícil con sus diseños precocinados, pero yo suelo utilizar una plantilla de Gisele para el otoño, “Wellcome Autumn!”

Y otra plantilla de Gisele para la primavera, esta que se llama “Birdie’s Secret Garden”

Este año, quizás por la invasión de los “hombres de gris” he tardado en sentir la primavera, pero hoy, quizás por los recuerdos del 15-M he decidido ponerla.

Gisele es una  gran diseñadora, que parece que ahora reside en Oslo y recomiendo una visita a su blog, a su portfolio y su galería en Flickr.

Y hasta añado algo de publicidad de sus “birdies”:
Gracias, Gisele.

Make Custom Gifts at CafePress
Published in: on 12 mayo 2013 at 5:45 pm  Dejar un comentario  

>Primaverizarse

>

     


P.R.I.M.A.V.E.R.I.Z.A.R.S.E


Hace casi un año publiqué un post, “Primaverizados”, donde explicaba por qué había decidido llenar de primavera las caras de la gente, así que hoy no me voy a extender en ello.

Lo que quiero es facilitar a quienes quieran y puedan hacerlo, el “primaverizarse”.

Tampoco es este exactamente un tutorial. Ya expliqué en “How to Potachovizace yourself” (por cierto, que hoy he decidido sustituir al “personaje”original por alguien más de mi gusto.

Además, a aquel post le he añadido lo que sigue, que es un resumen breve de lo necesario para realizar el proceso, basado en el de la propia potachovización descrita allí:

La primaverización consiste, básicamente, en sustituir las gafas y portátil por otro modelo floreado,  añadir un fondo de flores, y si se quiere, igualmente una ropa estampada de flores. 
Necesitaremos las gafas y portátil “primaverizados”:
Tras proceder a colocar las gafas, cambiar el fondo y la ropa, nuestro personaje quedaría más o menos así:

Espero que les haya sido de utilidad.

Saludos.

Published in: on 2 abril 2011 at 2:43 am  Comments (2)  

>2010: Desván de "inutilidades"

>

“Inutilidades” llamo yo a todas esas pequeñas cosas a las que dedico mi tiempo, y que aparentemente no sirven para nada, que no figurarán en ningún curriculum, ni cobraré nunca por ellas,
Son todas esas pequeñas tareas que asumo o acepto, que me invento, que pruebo y que comparto con quien quiera aceptarlas, recibiendo, que no es poco, agradecimiento, ánimo y dosis de afecto, aunque mucho haya de ser a distancia.
En este post reúno para mí, quizás para esos días en que me digo que no hago nada, que no sirvo para nada y que pierdo mi tiempo, un bazar de imágenes y proyectos que tienen un valor, quizás no medible en horas, en dinero o en méritos, pero un valor par mí… sentimental, y artístico.
Y como en un desván están, medio desvanecidas por el tiempo. Y no me pidan ni orden, ni razones, ni justificaciones, ni clasificaciones. Todas estas “inutilidades”, y otras que no aparecen aquí, forman parte de mis tiempos “perdidos”, unas fueron más afortunadas, otras más discretas, unas divertidas, otras melancólicas, unas difíciles, otras de una sencillez pasmosa. Aquí dejaré una muestra:
Hace un año, escribí un post, “Potachovizad@s”, que es el reflejo de una de mis máximas “inutilidades”, más de 500 (no me hagan contarlos) avatares de distintas personas, coloreados, adornadas con gafas y portátiles. Aún tengo peticiones de personas (discúlpenme) que no he podido “potachovizar”. Hoy no sé si seré capaz de continuar. 
En Febrero, cuando se empezaba a hablar de la ley Sinde, y ante el cierre de una cuenta de Twitter, escribí otro post: INTERNET… ¿AMORDAZADA? con otra pequeña inutilidad, un gif animado que me llevó mi tiempo elaborar… e insertar:
Ese mes también elaboré mi primer video técnico y lo posteé en “4 Lápices capacitivos para iPhone, iPod (¿e iPad?)”





Published in: on 29 enero 2011 at 3:39 am  Comments (27)