Cuestión… de Salud

Hoy me quedo en casa. Es día laborable, pero me quedo en casa.
Ayer fue el día Mundial del Cáncer. Dicen que hay un millón y medio de españoles/as que padece esa enfermedad.
Ayer también fui a ver a mi médico, tras sábado y domingo de fiebre y dolor de huesos. Gripe. Me dio la baja. Me dijo que tomase mucha agua, y analgésicos, y que descansase. Y yo le hago caso.

Hoy me quedo en casa.
Otras veces me he quedado por hacer huelga, por una mejor educación, por nuestros derechos laborales, como protesta por tantas cosas… pero hoy es por Salud. Hoy es un día para pensar en la Salud, con mayúsculas.
Cierto es que podría, atiborrado de medicamentos, tosiendo y moqueando, haberme acercado a mi centro, subir y bajar las escaleras hasta la tercera planta, donde está mi aula, y luego bajar a la primera, y volver a subir, intentar dar una clase si me escuchasen y mirar a mis alumnos desde mis ojos enrojecidos por la gripe. Ya lo hice en diciembre. Entonces eran las sacrosantas evaluaciones… las notas, el fin de trimestre… había que estar, y aunque no tuviese casi voz… había que estar.
Per hoy no, hoy me quedo en casa. 
Por Salud. Por mí Salud, pero también por la de quienes no pueden – o no quieren – hacer lo que yo. Puede que si entienden que mi Salud me importa, no jueguen con ella tan alegremente. Puede que así entiendan que para trabajar y más con niños y adolescentes es preciso estar muy sano, puede que si mi cuerpo me avisa y yo le escucho, no me deje yo arrebatar la Salud por un dinero que no podré aprovechar cuando ya no la tenga.
El domingo, en una de esas curvas que deja la fiebre, vi el programa “Cuestión de Educación”, allí nos llevaban de Cataluña a Finlandia. Y aunque no haya visto por aquí en 23 años aulas como las que se veían de la escuela “Antaviana”, y aún menos como las finlandesas, sería la fiebre o mi maldita observación, pero mientras lo veía no pensaba yo tanto en la Educación como en Salud, alumnos/as que pasan hambre, alumnos/as que no hacen ejercicio, con dificultades…
Así que hoy, que me quedo en casa, me he hecho un cuadro visual, y he puesto en él lo que ví en ese reportaje sobre Finlandia, que puede que no sea igual en todo ese país, comparado con lo que yo he visto en los centros públicos, que puede no ser igual en todo nuestro país. Así  que dejo libertad para que cada quien puede superponer a cada imagen lo que cada uno vea en sus centros o en los de sus hijos, y comparar.
Faltan detalles: cuánto ejercicio hacen nuestros alumnos/as, cuanta agua beben, cuánto se limpian, cuánto van al baño o a los servicios, qué es lo que comen en verdad. Y hay que saber que esas mismas carencias las padece el profesorado: horarios forzados, poco tiempo de descanso, beber poca agua, comer deprisa y mal, clases seguidas, centros incómodos, la edad…

Los hábitos de salud, de higiene y limpieza en los centros educativos, esa “excelencia”, me parece a mí hoy, debe ser la gripe, suelen quedar aquí muy lejos de nuestros objetivos “educativos”.

Y como soy un antiguo y porque quizás escribo esto por tener 53 y no 35 años, acabo este post insalubre con una antigua canción, Ahora que tanto se oye eso de que algo es verdad o mentira “salvo algunas cosas”, hace muchos años sólo había tres cosas en la vida y entre ellas, así nos va, no estaba la educación.

Y no parecemos haber mejorado, pues para muchos hoy sólo hay una cosa, el dinero, o “la platita”, que dice esta canción. Aunque eso, al menos para mí hoy, no es así:


Tres cosas hay en la vida:
salud, dinero y amor.
El que tenga esas tres cosas
que le de gracias a Dios.
Pues, con ellas uno vive
libre de preocupación,
por eso quiero que aprendan
el refrán de esta canción.

El que tenga un amor,
que lo cuide, que lo cuide.
La salud y la platita,
que no la tire, que no la tire.
Hay que guardar, eso conviene
que aquel que guarda, siempre tiene.

El que tenga un amor,
que lo cuide, que lo cuide.
La salud y la platita,
que no la tire, que no la tire.

Un gran amor he tenido
y tanto en él me confié.
Nunca pensé que un descuido
pudo hacérmelo perder.

Con la salud y el dinero
lo mismo me sucedió,
por eso pido que canten
el refrán de esta canción.

Anuncios
Published in: on 5 febrero 2013 at 1:59 pm  Comments (3)  

_ducación y _anidad

__ difícil __cribir _in utilizar la “_” d_ _ducación ni la “_” d_ _anidad.

Algo a_í ocurr_ cuando un gobi_rno d_mocráticam_nt_ _l_gido d_cid_, contrariam_nt_ a lo qu_ proclamó _n _u campaña _l_ctoral, r_ducir _l núm_ro d_ prof__or__, aum_ntar _l núm_ro d_ hora_ y _l núm_ro d_ alumno_ por aula. D_ _anidad no conozco lo_ r_cort__, p_ro algo __ oy_ d_ pagar, pr__cindir d_ p_r_onal, aum_ntar la __p_ra para pru_ba_ y op_racion__.

Y todo _llo, __gún dic_ _l pr__id_nt_ d_ M_rcadona, y par_c_ qu_ tambi_n la __ñora M_rk_l y _u_ aliado_, porqu_ _omo_ un paí_ d_rrochador. (Int_r__ant_ la _ntr_vi_ta al pr__id_nt_ d_ M_rcadona: no_ cu_nta cómo _n __t_ paí_ un d_p_ndi_nt_ d_ _up_rm_rcado _in formación n_c__ita uno_ poco_ año_ para igualar _n _u_ldo a un doc_nt_ qu_ acc_dió a _u plaza tra_ formación univ_r_itaria y opo_ición).

D_j_nm_ qu_ lo m_dit_… d_rroch__… y no __, m_ vi_n_n a la cab_za __o_ carí_imo_ tr_n__ d_ alta v_locidad d_ m_cánica al_mana y franc__a, __o_ pu_rto_ y a_ropu_rto_ _in pa_aj_ro_, __a_ carr_t_ra_ y call__ a ninguna part_, __o_ futboli_ta_ multimillonario_, __o_ __tadio_ olímpico_, y no olímpico_, __a_ carr_ra_ d_ Fórmula uno y “Am_rican Cup_”, __o_ macro_dificio_ admini_trativo_, __o_ macro_u_ldo_, a___or__ y ga_to_ d_ nu__tro_ partido_ político_ _nd_udado_, m_ vi_n_n a la cab_za lo_ ga_to_ militar__, lo_ d_ protocolo, la_ monarquía_, princ__a_ y _u_ boda_ r_al__ _ irr_al__, la_ comida_ y ga_to_ d_ _mpr__a_, la_ t_l_vi_ion__ y radio_ y _u_ _u_ldo_, la_ p_lícula_ y actuacion__ _ubv_ncionada_, la_ inauguracion__ d_ nada_,…

P_ro ya v_n, d_bo __tar ci_go, no __ m_ vi_n_n a la cab_za ni mi _u_ldo doc_nt_, año_ cong_lado, ni la_ vi_jí_ima_ y mal acondicionada_ aula_ __colar_, ni lo_ __cu_to_ m_nú__ __colar__, ni lo_ antiquí_imo_ y mínimo_ r_cur_o_ d_ nu__tro_ c_ntro_ __colar__.

D_ la _anidad p_rmítanm_ qu_ no profundic_: algo __ habla d_ _mpr__a_ a qui_n__ __ adjudican contrato_ millonario_, d_ farmac_utica_ _in comp_t_ncia qu_ ganan mucho con _l d_rroch_, d_ ho_pital__ cr_ado_, p_ro vacío_ o _in din_ro para p_r_onal… y dic_n qu_ la _olución __: d__p_dir p_r_onal.

A_í qu_ hablar_ d_ _ducación:

Y ahora r__ulta qu_ _n un paí_ con _l paro qu_ t_n_mo_, _l p_r_onal, ya __a _ducativo o _anitario, __ _l gran probl_ma, y qu_ la _olución __tá _n d__p_dirlo.

Y ahora r__ulta qu_ _n un paí_ con grand__ __pacio_ vacío_, ca_a_ _in habitar, _dificio_ multimillonario_, la _olución _ducativa __ hacinar 35 alumno_ _n aula_ d_ 7 x 10 m (cuando hay _u_rt_).

Y ahora r__ulta qu_ _n un paí_ dond_ faltan hora_ para m_jorar la coordinación y formación d_ lo_ doc_nt__, la _olución __ qu_ impartan má_ hora_ d_ cla__ _n __a_ aula_ ma_ificada_.

Y ahora r__ulta qu_ no_ dic_n qu_ __o no af_ctará ni a la _ducación, ni a la _anidad.

Pu__ mir_n, p_rmítanm_ qu_ l__ diga qu_ yo no lo _nti_ndo.

Como u_t_d__ _i l_y___n __to _in la “_” d_ _ducación ni la “_” d_ _anidad.



xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Es difícil escribir sin utilizar ni la “e” de Educación ni la “s” de Sanidad.


Algo así ocurre cuando un gobierno democráticamente elegido decide, contrariamente a lo que proclamó en su campaña electoral, reducir el número de profesores, aumentar el número de horas y el número de alumnos por aula. De Sanidad no conozco los recortes, pero algo se oye de pagar, prescindir de personal, aumentar la espera para pruebas y operaciones.


Y todo ello, según dice el presidente de Mercadona, y parece que también la señora Merkel y sus aliados, porque somos un país derrochador. (Interesante la entrevista al presidente de Mercadona: nos cuenta cómo en este país un dependiente de supermercado sin formación necesita unos pocos años para igualar en sueldo a un docente que accedió a su plaza tras formación universitaria y oposición).


Déjenme que lo medite… derroches… y no sé, me vienen a la cabeza esos carísimos trenes de alta velocidad de mecánica alemana y francesa, esos puertos y aeropuertos sin pasajeros, esas carreteras y calles a ninguna parte, esos futbolistas multimillonarios, esos estadios olímpicos, y no olímpicos, esas carreras de Fórmula uno y “American Cups”, esos macroedificios administrativos, esos macrosueldos, asesores y gastos de nuestros partidos políticos endeudados, me vienen a la cabeza los gastos militares, los de protocolo, las monarquías, princesas y sus bodas reales e irreales, las comidas y gastos de empresas, las televisiones y radios y sus sueldos, las películas y actuaciones subvencionadas, las inauguraciones de nadas,…


Pero ya ven, debo estar ciego, no se me vienen a la cabeza ni mi sueldo docente, años congelado, ni las viejísimas y mal acondicionadas aulas escolares, ni los escuetos menúes escolares, ni los antiquísimos y mínimos recursos de nuestros centros escolares.


De la sanidad permítanme que no profundice: algo se habla de empresas a quienes se adjudican contratos millonarios, de farmacéuticas sin competencia que ganan mucho con el derroche, de hospitales creados, pero vacíos o sin dinero para personal… y dicen que la solución es: despedir personal.


Así que hablaré de educación:


Y ahora resulta que en un país con el paro que tenemos, el personal, ya sea educativo o sanitario, es el gran problema, y que la solución está en despedirlo.


Y ahora resulta que en un país con grandes espacios vacíos, casas sin habitar, edificios multimillonarios, la solución educativa es hacinar 35 alumnos en aulas de 7 x 10 m (cuando hay suerte).


Y ahora resulta que en un país donde faltan horas para mejorar la coordinación y formación de los docentes, la solución es que impartan más horas de clase en esas aulas masificadas.


Y ahora resulta que nos dicen que eso no afectará ni a la educación, ni a la Sanidad.


Pues miren, permítanme que les diga que yo no lo entiendo.

Como ustedes si leyesen esto sin la “e” de Educación ni la “s” de Sanidad.  
Published in: on 17 abril 2012 at 12:38 pm  Comments (1)