Utopías, inopias y escuelas pías (Educación)

(Redacto este post con un título ya pensado hace días.  Las recientes movilizaciones del 15M me llevan a pensar que se podría también aplicar este título a la situación política actual, y hasta a la económica y social, por lo que he añadido el paréntesis “Educación”. Más adelante quizás me atreva a aplicar este título a otros campos, como la política, economía, innovación,…).

El lenguaje tiene múltiples sentidos y por ello, como en otros post, comienzo aclarando el título de este post y los significados que yo le aplico a estas tres palabras, que, en mi opinión, vienen recorriendo el mundo de la educación, y parece que otros, últimamente.
Utopía: Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación.
Inopia (estar en): Ignorar algo que otros conocen, no haberse enterado de ello.
(Escuela) pía: Devota, inclinada a la piedad, dada al culto de la religión y a las cosas pertenecientes al servicio de Dios y de los santos. En este último concepto debo añadir que no me refiero exclusivamente a las escuelas confesionales, que las hay muchas en este país, sino a una especie de concepto de “fe educativa”, de devoción o seguimiento de ideas o de “referentes”, que creo acompaña también a muchos “movimientos” educativos de renovación.

Pues bien, me parece que últimamente la educación se debate entre estos tres aspectos, pero no aislados, sino que, como en aquellos diagramas que nos daban a estudiar en las “nuevas matemáticas”, comparte en muchos casos dos de ellos, o hasta los tres.
Y es que me parece muchos movimientos educativos o “innovadores” educativos nos marcan una utopía que pretende sacarnos de la inopia para incluirnos en una devoción por la propia innovación en sí, que nos vuelve a llevar al punto de partida, sin que yo aprecie hechos prácticos que me permitan creer que supongan un cambio real en la educación.

No dejaré yo de apreciar el valor de estos intentos, que de vez en cuando nos llevan a auditorios nacionales o internacionales donde determinados “ocurrentes educativos”, como diría José Ramón Flecha nos hablan de cambio, innovación educativa, y otros aspectos, llevando al profesorado, y a veces a los medios, la necesidad de un cambio educativo. En algunos casos plantean que el cambio ha de ser poco a poco, en pequeños grupos, y empezando en las aulas, los blogs, las nuevas tecnologías.

Luego, mientras parte de los docentes siguen permaneciendo en la inopia, otros pasarán al bloque de creyentes, de “escuela pía” que cree que la utopía requiere de fe, y permanecerán en un estado de inopia utópica creyente muy curioso.

Y debo reconocer que yo mismo, muy a menudo, paso de pensar en utopías a estar en la inopia por ser devoto de ciertas utopías educativas que parecen estar en la inopia de cuanto pasa en muchas escuelas pías.

Aunque también, en otras ocasiones, me gustaría poder pinchar esos tres globos. Como hoy.

…………………………………………………………………………..
Por cierto, sobre este tema, no dejen de leer el post “De utopías y realidades educativas” de mi amigo Jordi (@xarxatic).
Published in: on 18 mayo 2011 at 9:35 am  Comments (1)