Aviso de cierre

Ya lo ven. Son tiempos de cierres. Puede que sea el cansancio de este duro curso. Otras veces me ha ocurrido, pero fueron cierres temporales, veraniegos.
Ahora lo que me planteo es el cierre definitivo de este blog, que empecé casi cuando lo hizo mi vida digital en Internet, como un aprendizaje y una reflexión, y con él, también, el de mi cuenta en Twitter @pvil, con más de 5.000 seguidores y seguidos.
Empecé por dar pequeños pasos y practicar, y qué mejor que hacerlo en mi blog, y luego también en Twitter: escribir, insertar fotos y vídeos, enlazar, comentar, compartir, avisar, incluso hasta pontificar…
368 entradas, 7 años, pero ya ven, este año, apenas he pasado por aquí 8 veces. Y en Twitter he escrito más de 50.000 tuits sobre temas educativos, personales, artísticos, políticos… y últimamente son más los retuits que tuits propios.
Analizo los factores que me llevan a este aviso de cierre, y no destaco ninguno en especial: mi abrupto paso por un instituto “real”, mi consecuente distanciamiento del mundo TIC y TAC, que ni los iPads, ni la RA ni los QR me emocionen,… mi regreso al mundo de papel, los pinceles y lápices, el poco tiempo, o ganas, quién sabe, para leer RSSs o blogs, que por otro lado no sólo yo, ya casi nadie lee ni comenta, el que los debates educativos, si aún los hay, vayan ahora por pasillos y otros derroteros más… económicos y políticos, la politización, mercantilización y tecnofilia de Twitter… la saturación en suma de muy distintos motivos es la que me lleva hoy a querer alejarme de ambos rincones.

Pero también es cierto que aún me quedan cosas que decir, errores que cometer, opiniones, artículos que quisiera escribir antes de cerrar Discentia, o tuits que escribir en Twitter. 
Quizás piense si no son demasiado radicales, imperfectos o personales como para traerlos aquí. si no tengo miedo de que me den más disgustos y molestias que satisfacciones.
No sé si me bastará algo de descanso para retomarlos, quedarán para siempre en el tintero virtual o irán a alguno de los otros blogs que aún mantengo.
O puede que este avisó de cierre me obligue a cambiar el tono de este blog y a dejarme llevar por mis peregrinas ideas al respecto, y exponerlos tal y como se me ocurren, al fin y al cabo este sigue siendo un blog de aprendizaje.
Quizás sea esa una manera de dar un cierre distinto a estos rincones, y es que, a veces, los avisos de cierre estimulan a cambiar.
Los cambios son buenos.
Y descansar, y aligerar cargas.
Seguiré pensando, seguiré aprendiendo, escribiendo, dibujando, observando…
Eso no lo puedo evitar.
¿Dónde lo compartiré?

Bueno, quizás eso no sea lo más importante.
Anuncios
Published in: on 22 junio 2013 at 1:37 am  Comments (8)  

Julio: 2010… 2009… 2008… 2007

Anualmente, paso por aquí en julio, escribo un único post y me despido… 
Hasta septiembre.
(Bueno, el verano pasado seguí dando la lata: cambié de tema, me pasé a Twitter, Tumblr, WordPress, y a mis acuarelas).
Hoy no escribiré mucho más. Mucho de lo que pienso ya está en mis post de 2010, 2009, 2008 y 2007. Pulsando en los títulos irán al post original. Pero lo he puesto más fácil: los copié como imágenes y los añado a este post.
Feliz verano.

2010 – “Downgrading”…

2009 – Barcelona – Bilbao: viajes,birras y blogs

2008 – Despedida veraniega

2007 – Desinflaaaaa…aaaadoooooo

Published in: on 1 julio 2011 at 11:01 am  Dejar un comentario  

Despedida veraniega

Aunque mañana partimos para Lanzarote, y mis vacaciones no serán exactamente como las del dibujo de Jim Borgman, lo cierto es que sí me siento ahora un poco así: con ganas de descansar mis pies en remojo, de no moverme mucho, y de leer y de pensar.

Seguramente lo que sobrará será esa televisión que se ve ahí, aunque supongo que no podré abandonar mi viejo portátil Powerbook, que el último verano rompió una de sus bisagras y aún se mantiene con cinta adhesiva. ¿Resistirá el viaje? ¿Se saturará su memoria con mis acuarelas digitales? ¿Me despertará con mi música archivada?… no se sabe.

Posiblemente, mi imagen veraniega a partir de ahora se parezca precisamente más a quienes aparecen en una de mis acuarelas, digitales, “Aprendiendo… a vivir (que no es poco)”, que tuvo incluso sus minutos de gloria en la Bitácora de Aníbal de la Torre.

Aprenderé o re-aprenderé a vivir, sí, que no es poco, a dejar que las mareas marquen el ritmo cada día, que el sonido de las olas se convierta en mi nuevo tic-tac, a que el viento mande y suene, a reposar la vista mirando al horizonte, o siguiendo el flotar de un corcho al extremo de un sedal, perseguir con mi cámara algún detalle o un momento, leer sentado en el mentidero un libro indefinido, dibujar una pared o una nube, pararme a esperar que el programa diario del sol de atardecer pinte de muy diversas formas el risco de Famara,…

Published in: on 24 julio 2008 at 9:44 am  Comments (2)  

Despedida veraniega

Aunque mañana partimos para Lanzarote, y mis vacaciones no serán exactamente como las del dibujo de Jim Borgman, lo cierto es que sí me siento ahora un poco así: con ganas de descansar mis pies en remojo, de no moverme mucho, y de leer y de pensar.

Seguramente lo que sobrará será esa televisión que se ve ahí, aunque supongo que no podré abandonar mi viejo portátil Powerbook, que el último verano rompió una de sus bisagras y aún se mantiene con cinta adhesiva. ¿Resistirá el viaje? ¿Se saturará su memoria con mis acuarelas digitales? ¿Me despertará con mi música archivada?… no se sabe.

Posiblemente, mi imagen veraniega a partir de ahora se parezca precisamente más a quienes aparecen en una de mis acuarelas, digitales, “Aprendiendo… a vivir (que no es poco)”, que tuvo incluso sus minutos de gloria en la Bitácora de Aníbal de la Torre.

Aprenderé o re-aprenderé a vivir, sí, que no es poco, a dejar que las mareas marquen el ritmo cada día, que el sonido de las olas se convierta en mi nuevo tic-tac, a que el viento mande y suene, a reposar la vista mirando al horizonte, o siguiendo el flotar de un corcho al extremo de un sedal, perseguir con mi cámara algún detalle o un momento, leer sentado en el mentidero un libro indefinido, dibujar una pared o una nube, pararme a esperar que el programa diario del sol de atardecer pinte de muy diversas formas el risco de Famara,…

Published in: on 24 julio 2008 at 9:44 am  Comments (2)