>Pizdaus.com

>

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge
Anuncios
Published in: on 29 noviembre 2007 at 11:54 am  Dejar un comentario  

Pizdaus.com

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge

click to enlarge
Published in: on 29 noviembre 2007 at 11:54 am  Dejar un comentario  

La gran gotera nacional

(Imagen de http://www.20minutos.es)

En este país de sequías y campos de golf, cuando caen algunas gotas, llámese tormenta, llámese borrasca, el suelo se llena de charcos y goteras, y baldes y fregonas aparecen en los sitios más insospechados: centros comerciales, bancos, estaciones, colegios, nadie está a salvo de sortear estos obstáculos tan poco habituales.

Las calles esos días se llenan de coches, como si se fuera a organizar el éxodo masivo, expertos en mojar aceras y transeuntes con total impunidad. Los semáforos dejan de funcionar y la ciudad se hace aún más caótica.

¿Y qué tiene que ver esto con un blog sobre discentes?

Bueno, con Isbert y Berlanga aprendimos a reírnos de nuestras miserias. Fernán Gómez siguió recordándonos el pasado y el presente, y haciéndonos reir y rabiar con estas y otras anécdotas algo más serias. Y ahí parece que nos hemos quedado, sonreímos, saltamos el charco y seguimos nuestro camino… hasta las próximas lluvias.

El problema es que no siempre es una simple gotera. A veces se inundan edificios que hemos dejado construir en barrancos, se inundan calles, se caen muros, o presas…

Hace casi diez años una gran gotera negra inundó Doñana, cayó una presa, y con él miles de toneladas de residuos tóxicos. Aználcollar. Creo recordar que no hubo víctimas humanas. Algunos perdieron sus tierras. La empresa responsable se lo tomó a broma. Enterraron los lodos. Y dimos todos un rodeo al gran charco.

JRMora comenta en su web la iniciativa del CSIC de reunir dibujos alusivos al desastre. A mí particularmente no se me ocurre nada gracioso, salvo enviar a la empresa Boliden, si es que aún existe, un millón de paquetes navideños de sus lodos tóxicos, muy bien envueltos.

¿Hasta cuándo tomaremos a broma estos excesos o faltas?

Published in: on 22 noviembre 2007 at 3:52 pm  Dejar un comentario  

La gran gotera nacional

(Imagen de http://www.20minutos.es)

En este país de sequías y campos de golf, cuando caen algunas gotas, llámese tormenta, llámese borrasca, el suelo se llena de charcos y goteras, y baldes y fregonas aparecen en los sitios más insospechados: centros comerciales, bancos, estaciones, colegios, nadie está a salvo de sortear estos obstáculos tan poco habituales.

Las calles esos días se llenan de coches, como si se fuera a organizar el éxodo masivo, expertos en mojar aceras y transeuntes con total impunidad. Los semáforos dejan de funcionar y la ciudad se hace aún más caótica.

¿Y qué tiene que ver esto con un blog sobre discentes?

Bueno, con Isbert y Berlanga aprendimos a reírnos de nuestras miserias. Fernán Gómez siguió recordándonos el pasado y el presente, y haciéndonos reir y rabiar con estas y otras anécdotas algo más serias. Y ahí parece que nos hemos quedado, sonreímos, saltamos el charco y seguimos nuestro camino… hasta las próximas lluvias.

El problema es que no siempre es una simple gotera. A veces se inundan edificios que hemos dejado construir en barrancos, se inundan calles, se caen muros, o presas…

Hace casi diez años una gran gotera negra inundó Doñana, cayó una presa, y con él miles de toneladas de residuos tóxicos. Aználcollar. Creo recordar que no hubo víctimas humanas. Algunos perdieron sus tierras. La empresa responsable se lo tomó a broma. Enterraron los lodos. Y dimos todos un rodeo al gran charco.

JRMora comenta en su web la iniciativa del CSIC de reunir dibujos alusivos al desastre. A mí particularmente no se me ocurre nada gracioso, salvo enviar a la empresa Boliden, si es que aún existe, un millón de paquetes navideños de sus lodos tóxicos, muy bien envueltos.

¿Hasta cuándo tomaremos a broma estos excesos o faltas?

Published in: on 22 noviembre 2007 at 3:52 pm  Dejar un comentario