¿Merece la pena escribir sobre la huelga?

Interpretación mía del logo “Educación pública sí, recortes no”. Las tijeras antiguas apuntan al ojo de Buñuel, de su película “el perro andaluz”.

En otras ocasiones en este blog he escrito y contado sobre distintas huelgas, generales o educativas.

En esta ocasión me planteo si merece la pena hacerlo, pero puesto que la movilización contra la LOMCE se hace para mejorar la educación pública, con esa intención escribo aquí mis reflexiones previas:

1 – En mi opinión la huelga es un derecho de los trabajadores (por cierto, el ministro, con esa sagacidad que le caracteriza, ha dicho que “los profesores hacen huelga porque tienen trabajo fijo”. Su ilusión es que nadie tenga derecho a trabajo fijo. Evidentemente, los sustitutos e interinos despedidos no podrán hacer huelga), es un derecho, digo, que sirve de muy poco si es para quedarse en casa y luego manifestarse por la tarde. Así prácticamente pasa desapercibida, y así nos va… y nos irá.

2 – La huelga, si tiene algún efecto, es cuando se hace en los centros de trabajo, cuandos se hace visible el personal que está de huelga, cuando se reunen y suman fuerzas, se realizan asambleas, y se informa de los motivos y medidas a tomar.

Dicho esto, quiero informar de lo que yo haré el próximo jueves 24 de octubre:
A las 8 y media me personaré en mi centro de trabajo y esperaré en la entrada por si algún compañero o compañera secunda la huelga y está de acuerdo en realizar las acciones que mencioné antes.

Si no es así, cumplida mi hora de entrada, renunciaré a ejercer mi derecho de huelga y me incorporaré a mi trabajo en mi horario normal. Llegada la tarde valoraré si asistir o no a la manifestación convocada.

Si quieren más información sobre la huelga en Canarias basta con que hagan una búsqueda en Internet: https://www.google.es/search?q=huelga+24+octubre+educaci%C3%B3n+canarias&ie=utf-8&oe=utf-8&rls=org.mozilla:es-ES:official&client=firefox-a&channel=fflb&gws_rd=cr&ei=u6pnUt7KM4iA0AWTnoCQAQ

Y a quien le gusten los documentos, aquí está el Manifiesto conjunto para esta fecha.
Anuncios
Published in: on 23 octubre 2013 at 4:29 pm  Comments (1)  

Huelgan las listas

Son varias las veces que he escrito aquí sobre huelgas, algunas que he secundado, otras que no. He escrito aquí mis razones y lo que he visto – o no visto – en ellas.
Esta vez no pensaba escribir sobre la del pasado jueves 9 de mayo. Hasta que el viernes, en el tablón de anuncios de mi centro encontré mi nombre en una corta lista: “Relación de profesorado en huelga 9/05/2013”, con su sello de dirección y del centro y todo. Salí, entré, y volví a salir. Luego volví y escribí lo que ven arriba: 
A mucha honra
miles de estudiantes y profesores como
estos pararon ayer la LOMCE.
¡GRACIAS!
Me dicen que esa lista es para evitar que alguien que faltó por otras causas se le descuente no habiendo estado en huelga. No me sirve: quien faltase aquel día por otras causas habrá de justificarlo en plazo y forma, y a la dirección de un centro, aún somos personas, le es posible confirmar con cada huelguista su condición y su apoyo o no a la huelga.
Quizás nuestros jóvenes directivos hayan olvidado, qué mala memoria, lo que significan y lo que significaron las listas en otras épocas, quizás hayan olvidado nuestros dirigentes que el derecho de huelga aún es un derecho y no un delito o una falta. Por eso añado:
Huelgan las listas. (De buenos, de malos y de regulares).
Y faltan palabras. 
Como a mí.
Y aún así, para que otros sepan qué es una huelga, por si lo han olvidado, quizás alguien tenga razón y nos queden pocas ya, redacto este post, con pocas palabras, con algunas imágenes:
El jueves, eran las 7 de la tarde, nos reunimos en Las Palmas de Gran Canaria miles de personas (la televisión y los medios dijeron después sólo “mil”, pero allá ellos con sus problemas contables y matématicos). Algunos profesores, muchos más estudiantes, y ellos, casi debería decir “ellas” a la cabeza, gritando, animando, lanzando consignas, voces, gritos, con silbatos, sirenas y banderas de todos los colores, pero sobre todo el verde, ese color esperanza, la esperanza de poder cambiar una ley injusta con los débiles, la LOMCE.
Eso ví, y eso dibujé yo aquella tarde, en la plaza del obelisco, que alguien llamó oficialmente “Plaza de la Constitución”:
Y esto se oía allí antes de empezar:
//www.youtube.com/get_player

Así estaba la manifestación  cuando llevábamos caminadas varias calles. Al fondo la plaza del obelisco:
Estos son los “mil” manifestantes
Esta era la cabeza de la manifestación, algo más adelante:
No llegué al final, lo reconozco. Los dejé allí en Tomás Morales, escuchando a los jóvenes gritar preguntando dónde está el PP, dónde van a recortar, qué podrán hacer en el futuro… 

Published in: on 12 mayo 2013 at 8:40 pm  Dejar un comentario  

Huelgan las palabras


Published in: on 14 noviembre 2012 at 12:35 am  Dejar un comentario  

Así viví la huelga general

Published in: on 30 septiembre 2010 at 10:57 am  Comments (2)